+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

cartas del norte

Libros para una nueva era

Propuestas de London, Kaku y Guelbenzu

 

Luis Santillán
27/06/2020

Año 2013. Una fulminante pandemia comienza a asolar la tierra propagándose con una rapidez y una furia inusual y desconocida, diezmada la población de una forma alarmante y acabando lentamente con todo resquicio de humanidad. Poco a poco, los escasos supervivientes se van agrupando en colonias de animales, más que de humanos con un único objetivo: sobrevivir al nuevo escenario que la peste escarlata les ha traído. Un escenario en el que tienen que competir de igual a igual con la naturaleza en estado puro. Sesenta años después, un viejo profesor intenta inculcar en sus nietos lo poco que le queda de los valores de aquella sociedad que él ayudó a crear. Difícil tarea si tenemos en cuenta que esos niños solo han conocido el teatro actual. Jack London, todo un visionario como en su día lo fuera Julio Verne, escribió La peste escarlata en 1912, anticipándose más de cien años a la literatura y el cine de catástrofes, de zombies y de virus letales, a Cormac McCarthy y el cómic. Lo verdaderamente curioso, es que Jack London preveía que en 2010 sobre el planeta Tierra habría unos ocho billones de habitantes. No estuvo muy alejado en sus pronósticos.

Libros para una nueva era, o un nuevo comienzo, como ahora se dice. Aunque, por otra parte, es probable que hayamos vivido todos estos siglos en un universo paralelo, en un sueño del que hemos despertado de golpe, eso sí, con mascarilla, merced al covid-19. Bueno es, por tanto, acercarnos a autores como Michio Kaku, físico y divulgador de manuales eminentemente didácticos y entretenidos y lo más importante, que llegan a producirnos escalofríos con sus premoniciones. ¿Qué nos deparará el mundo, la Tierra, el hombre en los próximos cien años? Se pregunta a menudo.

A desentrañar este y otros enigmas nos ayuda precisamente en uno de sus proféticos volúmenes, Universos paralelos, que ahora rescato de mi estantería en estos meses de confinamiento.

O dicho de otra de manera, ¿se puede manipular la historia desde un laboratorio? Pero la nueva era avanza con paso firme, las editoriales empiezan a ofrecer sus catálogos veraniegos a la espera de las canceladas ferias que veremos este otoño, y dentro de la vorágine de esa indeseada rentrée literaria, algunas novelas intentan asomar con voz propia. Es el caso de la última entrega del narrador José María Guelbenzu, En la cama con el hombre inapropiado, quien una vez más, y como suele acostumbrar a sus fieles seguidores, abandona la novela negra y su ya célebre personaje la jueza Mariana de Marco (nunca entenderé la tardanza a la hora de llevar sus historias a la gran pantalla) para arriesgar con una propuesta muy cercana en cuanto a recursos a su celebérrima Un peso en el mundo.

Tres libros diferentes para tres autores diferentes en épocas muy diferentes. Bienvenida sea la nueva era.