+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CONSEJO DE MINISTROS

Coronavirus: el Gobierno aprueba un subsidio especial para las trabajadoras del hogar y los temporales despedidos

Las empleadas del hogar podrán compatibilizar el cobro de la ayuda con seguir trabajando parte de su jornada. Los trabajadores temporales que hayan sido despedidos podrán percibir una paga única de 430 euros

 

Una mujer trabajando como personal de limpieza. - EL PERIÓDICO (ARCHIVO)

Gabriel Ubieto
31/03/2020

El Gobierno ha dado luz verde en su Consejo de Ministros de este martes a dos nuevas medidas de protección social para dos de los colectivos más vulnerables ante la actual crisis del coronavirus: las trabajadoras del hogar y los parados sin ingresos. El Ejecutivo extiende mediante este nuevo paquete de ayudas su "escudo social" a dos perfiles que hasta ahora se habían visto excluidos del resto de mecanismos extraordinarios habilitados. Así lo ha explicado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros el vicepresindente segundo, Pablo Iglesias.

Las empleadas del hogar, un colectivo que no tiene reconocido el derecho a prestación por desempleo, pese a estar dado de alta en la Seguridad Social, podrán acceder por primera vez a un subsidio en caso de quedarse sin trabajo. También compatibilizar el cobro de la ayuda con seguir trabajando parte de su jornada. Según los últimos datos recopilados por el Ministerio de Trabajo, en España hay 319.000 trabajadoras dadas de alta en el régimen especial para trabajadores del hogar.

La cuantía de dicho subsidio será del 70% de la base de cotización de la empleada de hogar. Para acreditar la bajada de actividad y poder acceder al subsidio, las trabajadoras del hogar deberán presentar su carta de despido, la comunicación de desistimiento o la baja en el Sistema Especial de Empleados del Hogar del Régimen General de la Seguridad Social. Dicha ayuda deberá tramitarse a través del SEPE.

Ante la ola de extinciones de contratos temporales originada en las primeras semanas de confinamiento, el Gobierno ha decidido asegura un mínimo blindaje a esas personas que se quedaron sin empleo y que no habían cotizado previamente lo suficiente para generar derecho a prestación. Es por ello que todos los trabajadores que tuvieran un contrato de duración finita con un mínimo de dos meses de antigüedad. Es decir, la extinción debe haberse producido durante el estado de alarma y el trabajador debe acreditar que en enero estaba trabajando con dicho contrato. La cuantía del mismo será de 430,2 euros, el equivalente al 80% del Iprem, y su duración será de un mes.

Temas relacionados