+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CONSECUENCIAS DEL ESTADO DE ALARMA

Coronavirus en Córdoba: los principales afectados en el mercado laboral por la crisis sanitaria

Empleadas del hogar, cuidadoras, inmigrantes y trabajadores de sectores con alto fraude laboral son los más perjudicados por la situación

 

Una empleada del hogar en una imagen de archivo. - RICARD CUGAT

Francisco Expósito Francisco Expósito
29/03/2020

Empleadas del hogar | El 60% no están dadas de alta

El colectivo de las empleadas del hogar es uno de los que están teniendo más problemas tras la declaración del estado de alarma por el coronavirus. La mayoría están siendo despedidas o, como no tenían contrato, no pueden acudir a los domicilios a los que iban a trabajar por el miedo a los contagios de las familias.

Coronavirus en Córdoba | Últimas noticias en directo

Por ello, los sindicatos están pidiendo algún tipo de prestación para este colectivo. Las dificultades son aún mayores para las trabajadoras que no estaban dadas de alta, que representan alrededor del 60% de las personas que desarrollan esta actividad, pues no percibirán nada. A final de febrero había en la provincia 3.549 trabajadores inscritos en el régimen de empleados del hogar, de los 42.919 de Andalucía. El Gobierno ha anunciado que está preparando una serie de medidas para que las empleadas del hogar se vean acogidas a algún tipo de protección. La ayuda en la que está trabajando el Ejecutivo tendría una duración de un mes y otorgaría un subsidio por desempleo del 70% de la base de cotización a la Seguridad Social.

Comercio y hostelería | Las jornadas no declaradas

La Inspección de Trabajo da a conocer todos los años un informe en el que se reflejan los sectores en los que se detecta más fraude. En su último estudio anual, publicado en el 2019, recoge que en España hay cuatro sectores principales en los que se concentra el 63% del fraude. En primer lugar se encuentra la hostelería (23,46%), seguido de los servicios profesionales (15,88%), el comercio (13,36%) y la construcción (10,21%).

La Inspección destaca que la hostelería concentra el mayor fraude por el carácter estacional y temporal de la actividad. Eso hace que sea muy difícil de descubrir la jornada real que trabaja un contratado respecto a lo que se declara, como sucede también en el comercio. Los sindicatos UGT y CCOO denuncian que eso provoca que, al cerrarse ahora los comercios y los negocios de hostelería, los trabajadores que estaban contratados se encuentran con una prestación reducida al no haberse declarado realmente lo que estaban trabajando en la empresa.

Los inmigrantes | Un colectivo muy vulnerable

Los inmigrantes se encuentran entre los colectivos más vulnerables por la expansión del covid-19 y las medidas adoptadas por el estado de alarma en España. Estos trabajadores, que en muchas ocasiones no estaban dados de alta en la Seguridad Social, como advierten los sindicatos, venían ocupando empleos de ayuda a domicilio, trabajos en la hostelería o en la actividad agraria, que no suelen tener sueldos elevados, con lo que ahora tienen grandes problemas para mantener a sus familias.

«Estamos pidiendo ayuda para esta población, pero como estaban ilegalizados en muchas ocasiones no se pueden contabilizar», afirma Jaime Sarmiento, secretario de Acción Sindical de UGT en Córdoba. En Córdoba se contabilizaban el pasado año un total de 21.103 inmigrantes, de los que 10.165 son hombres y 10.938, mujeres. «Esperamos que su situación se solvente cuanto antes», afirma Manuel Merino, de CCOO.

Dependencia | Los problemas del tercer sector

Las medidas adoptadas por el coronavirus también han llegado a empresas del tercer sector, que venían prestando sus servicios a personas con diversidad funcional, y a los cuidadores que acudían a los domicilios de las personas dependientes para prestarles ayuda.

Eso ha provocado que entidades o asociaciones hayan tenido que reducir de manera significativa los servicios que venían ofreciendo. Cerradas las unidades de día, los tratamientos o cuidados se llevan a cabo en las residencias, como sucede con la federación Fepamic o la asociación Aspacyd.

En el caso de terapias que se desarrollaban en unidades de día o en las asociaciones, se han tenido que suspender, con el problema que se plantea a las familias con personas con diversidad funcional. Algunas asociaciones tratan de paliar este problema implantando terapias on line, como ha promovido también la Junta de Andalucía con la atención temprana.

Temas relacionados
 

Apúntate a nuestra Newsletter

Desescalada en Córdoba