+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

POLÉMICA ANTE LA REORGANIZACIÓN ADMINISTRATIVA

El PSOE y la Junta se enfrentan a cuenta de las oficinas liquidadoras

Siguen abiertas al público pero cambian sus funciones y hay que pedir cita previa

 

Fachada principal de la Delegación de Hacienda de la Junta en Córdoba. - SÁNCHEZ MORENO

M. Luna Castro M. Luna Castro
14/01/2020

El proceso de reorganización administrativa que está llevando a cabo el Gobierno de la Junta de Andalucía en las oficinas liquidadoras, ahora llamadas oficinas de información y asistencia, sigue creando controversia. Ayer la parlamentaria andaluza del PSOE por Córdoba Rosa Aguilar denunció que la Junta de Andalucía ha eliminado 13 oficinas liquidadoras en la provincia y el «grave perjuicio que esta decisión irresponsable del Gobierno de Moreno Bonilla va a ocasionar a miles de personas». Entre las funciones de estas oficinas se encuentra la gestión de los impuestos de transmisiones patrimoniales, actos jurídicos documentados, sucesiones, donaciones, vehículos y embarcaciones, se encargan también de las liquidaciones complementarias y un largo etcétera.

Frente a la denuncia pública de Aguilar, el delegado del Gobierno de Andalucía en Córdoba, Antonio Repullo, aseguraba también ayer que la firma del convenio entre la Agencia Tributaria de Andalucía (Atrian) y los registradores de la propiedad no conlleva el cierre de ninguna oficina liquidadora. «Ni se cierran oficinas liquidadoras ni se deja de prestar servicio alguno al ciudadano». Aseguraba en este sentido que «la alarma social creada por determinados grupos políticos es fruto del desconocimiento o de la mala intención».

En la práctica, según las fuentes consultadas por este periódico, el nuevo convenio está trayendo serios trastornos a los ciudadanos que se acercan hasta estas oficinas, que continúan abiertas aunque con funciones diferentes tras la firma del convenio entre la Atrian y los registradores, y complican el día a día de los ciudadanos. Uno de los principales viene dado por la necesidad de pedir cita previa, lo que limita el número de personas atendidas en las oficinas, algo que hasta ahora no se producía y está contrariando a los usuarios que no pueden ser atendidos por falta de citas.

 Un documento por cita

Además, en cada cita solo se puede liquidar un documento, por lo que si un ciudadano o una entidad va a realizar distintas liquidaciones tendrá que pedir varias citas. Por otro lado, las oficinas de la provincia van a tramitar la documentación que entreguen los ciudadanos, pero solo las respuestas que les den en las oficinas de Posadas y Priego, que han pasado a ser las dos únicas competentes en la provincia, van a ser vinculantes con respecto a las dudas que los ciudadanos planteen.