+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LUCENA

La necrópolis judía se abrirá al público el 27 de septiembre

Integrada en la Red de Juderías, es de la mayores que existe en el país. Se han interesado comunidades hebreas y rabinos de distintos países

 

Visita de un grupo de rabinos a la necrópolis judía de Lucena. - JAF

JUAN A. FERNANDEZ
24/08/2013

El concejal de Cultura y Patrimonio de Ayuntamiento de Lucena, Manuel Lara Cantizani, ha informado de la culminación de las obras en la necrópolis judía local, una de las mayores de España. Los trabajos se han hecho con la colaboración con la delegación municipal de Obras a través de contratos de emergencia social. Se ha realizado un muro de contención y una baranda para su entorno, así como la localización de distintos elementos patrimoniales. Por otro lado, se ejecutaron unas obras importantes con fondos de la Diputación de Córdoba por importe de unos 12.000 euros y se han localizado cinco tótems, los cuales han sido subvencionados desde el área de Régimen Interior.

Cabe destacar que en su momento, a través de los fondos FEIL, se invirtieron algo más de 70.000 euros en el vallado del recinto. También se llevó a cabo un importante trabajo de limpieza, restauración y creación de moldes por parte de la restauradora lucentina Eva Montilla, por importe de unos 9.500 euros.

Según Lara, la idea es inaugurar la Necrópolis con motivo del Día Mundial del Turismo, el 27 de septiembre, pues paralelamente se celebran las Jornadas Mundiales del Mundo Judío, en las que se rinde homenaje a la naturaleza y se ofrecerá una una cata dirigida de vinos kosher .

La necrópolis judía de Lucena fue descubierta en el año 2009 en la Ronda Sur y podrá ser visitada a través de la Red de Juderías, a la que pertenece la ciudad. Se trata de un cementerio judío datado en el siglo XI, época en la que Lucena se convirtió en uno de los principales emporios de la cultura hebrea en Occidente, siendo conocida desde entonces como la Perla de Sefarad.

El descubrimiento se produjo con motivo de la construcción del tramo de la Ronda Sur entre el Calvario y la carretera que accede al santuario de María Santísima de Araceli. En dichas obras se pusieron al descubierto 374 tumbas, lo cual da una idea de la importancia que tuvo la judería lucentina en aquella época. Gracias a distintos trabajos de recuperación de la necrópolis han podido conservarse en un óptimo estado los restos de 116 tumbas. Por parte de la delegación municipal de Patrimonio se ha logrado conservar estos restos en el fondo del Museo Municipal, que dirige Daniel Botella.

El objetivo que se persigue ahora es que estos restos humanos puedan trasladarse de nuevo hasta la necrópolis. Por parte del Ayuntamiento se realizan gestiones para la puesta en valor de un yacimiento por el que se están interesando rabinos y comunidades hebreas de Estados Unidos y otros países.