+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPORTAJE

Tras la huella de un montillano ilustre

El general Adolfo Jiménez Castellanos fue el militar encargado de hacer la entrega oficial de la isla de Cuba a los Estados Unidos al mediodía del primero de enero del año 1899

 

Grabado: Adolfo Jiménez Castellanos abandona la sede de la Capitanía General de La Habana. -

JUAN PABLO BELLIDO
02/01/2015

Primer día del año 1899. Cuando los relojes del salón rojo del palacio de la Capitanía General marcaban las doce en punto, el general montillano Adolfo Jiménez Castellanos hacía entrega de la isla de Cuba a los Estados Unidos, en presencia de un nutrido grupo de militares cubanos. Mientras la bandera española descendía del mástil del jardín, este insigne capitán general de brigada se veía en la difícil tesitura de pronunciar unas palabras que pasaron a formar parte de uno de los capítulos más interesantes de la Historia universal.

"En cumplimiento de lo estipulado en el Tratado de Paz, de lo convenido por las comisiones militares de evacuación y de las órdenes de mi Rey, cesa de existir desde este momento, hoy primero de enero de 1899, a las doce del día, la soberanía de España en la Isla de Cuba y empieza la de los Estados Unidos".

Hoy, 116 años después de la instauración de la República de Cuba, la figura del último capitán general español en la isla sigue bien presente, gracias al tesón de Pilar Toledano, una tenaz investigadora que se decidió a escudriñar la figura de su bisabuelo, el militar y escritor montillano Adolfo Jiménez Castellanos.

Natural de Madrid, esta profesora de marquetería se planteó un buen día recuperar la memoria del insigne militar montillano, algo que quedó plasmado en un libro que vio la luz en el año 2009 y que fue presentado en el patio del Ayuntamiento de Montilla.

Descendiente de Elisa, una de las hijas del general, Pilar Toledano se planteó un buen día indagar en la biografía de un hombre "sentimental y romántico". Capitán general de brigada y último gobernador español en Cuba, Adolfo Jiménez Castellanos y Tapia fue padre de seis hijos, fruto de su matrimonio con Narcisa del Carmen Barreto Esteves, natural de la ciudad cubana de Puerto Príncipe.

Al mando de la Comandancia de esa ciudad, Jiménez Castellanos dirigió importantes operaciones de campaña por todo el territorio bajo su mando, hasta abril de 1898, momento en que toma el mando de la División de la Trocha. Tras la renuncia de Ramón Blanco como gobernador de Cuba en 1898, Jiménez Castellanos se haría cargo de la Capitanía General en La Habana para acabar entregándola al Mayor norteamericano John R. Brooke.

Poco antes, se había trasladado en el vapor Rabat a Matanzas y Cienfuegos para ultimar las repatriaciones de los 87.000 soldados que aún permanecían en la isla caribeña, velando personalmente por su buena asistencia, acomodo y alimentación, así como por la evolución de los hospitalizados. Como presidente español de la Comisión de Evacuación, intentó contener las prisas del Gobierno estadounidense por hacerse con el control de la isla, y evitó que las tropas españolas embarcaran en condiciones de hacinamiento.

El 6 de febrero del año 1899, este militar tomó junto al último contingente de tropas españolas el barco Cataluña que lo conduciría de nuevo a la Península.

   
1 Comentario
01

Por Juan A López 13:43 - 02.01.2015

Entre apellidos grandilocuentes, santos y militares, elitismo en estado puro, los montillanos no levantamos cabeza. A ver si alguna vez somos noticia por algo que merezca la pena, un gran cientifico, o admiremos la cultura, o al menos, que una persona trabajadora al frente de algo.