+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

IZNÁJAR / La vivienda se encuentra en un diseminado a 4 kilómetros del casco urbano

La Guardia Civil investiga la muerte de una pareja por disparos de escopeta

Las primeras hipótesis apuntan que se trata de un caso de violencia de género. El cadáver de la mujer estaba en la casa y el del hombre, fuera con el arma

 
Más fotos

El furgón fúnebre abandona el lugar del crimen en dirección al Instituto de Medicina Legal. - J.A.F. / EFE

El diseminado de El Charcón, a 4 kilómetros del casco urbano de Iznájar, se vio ayer sorprendido por un terrible suceso que ha conmocionado a todo el municipio. Un matrimonio de mediana edad fue encontrado al mediodía muerto en su vivienda con disparos de escopeta. Quien halló los cuerpos fue uno de los hijos de la pareja y enseguida dio la voz de alarma. En este diseminado, situado a la altura del kilómetro 29 de la carretera A-331, en un olivar, casi todos los vecinos son familia, por lo que todos están consternados y esperan un rápido esclarecimiento del caso.

La Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación y desde primera hora se trasladó un equipo de la policía judicial. Aunque aún es pronto para establecer una hipótesis clara, los primeros indicios apuntan a un caso de violencia de género y que el marido habría matado a la mujer y luego se habría suicidado con una escopeta de su propiedad, de la que poseía licencia, si bien no constan denuncias previas en este sentido. Según ha podido saber este periódico, el cadáver de la mujer, del 50 años, apareció en el interior de la vivienda con un disparo en la cabeza, mientras que el del hombre (53) se encontraba fuera con otro disparo en la cabeza y junto a la escopeta.

Los fallecidos son Juan Antonio Pérez Campillos y Piedad Páez Vivas. La pareja tenía dos hijos, de 22 y 18 años, y toda la familia se dedica a las labores del campo, en el entorno de la vivienda en la que se ha producido el crimen. El levantamiento de los cadáveres se produjo en torno a las cinco y media de la tarde e inmediatamente fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal de Córdoba para practicarles la autopsia.

NO DABAN CRÉDITO / Entretanto, algunos vecinos que se acercaron hasta el lugar del suceso no daban crédito ayer a lo ocurrido y aseguraban que, de confirmarse la muerte por violencia machista, nadie en el entorno sospechaba un desenlace así en la pareja.

Si las primeras averiguaciones son ciertas, con la muerte de Piedad Páez serían ya 23 las mujeres muertas en lo que va de año a manos de sus parejas o exparejas en España.

Por otra parte, un suceso similar ocurrió la tarde del pasado domingo en la barriada de San Isidro del municipio de Níjar (Almería), donde una mujer de 30 años y de origen marroquí resultó herida grave por arma blanca a manos de su pareja y permanece ingresada desde entonces en la UCI del Hospital Universitario Torrecárdenas de Almería. El presunto agresor fue encontrado muerto ayer lunes, informa Efe.

Temas relacionados