+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ANÁLISIS

El vertido y lo que vino después

Un accidente ocurrido en la planta de Oleícola El Tejar en Pedro Abad, donde falló el sistema de contención en el trasvase de residuos, fue la causa del siniestro, que dio la cara en la zona de El Carpio

 

Imagen de los peces muertos en el Guadalquivir a causa del vertido de orujo. - A. J. GONZÁLEZ

Araceli R. Arjona Araceli R. Arjona
02/07/2017

Lo que pudo haber sido, fue. Hay veces en que un proceso rutinario, que se realiza a menudo sin comportar excesivos riesgos, se trunca de forma inesperada y causa un estropicio. Eso fue lo que, según el relato de Oleícola El Tejar, ocurrió en su planta de Pedro Abad el fin de semana pasado, cuando una pequeña tubería empleada en el trasvase de orujo se rompió de forma accidental generando un vertido de 20 kilómetros, «el mayor que sufre el Guadalquivir desde hace dos décadas», según lo calificó la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. Aunque la mancha se detectó en El Carpio, la noticia saltó a los medios cuando la mancha se hizo visible en el cauce del río a su paso por Córdoba, después de que la CHG soltara agua del pantano para aliviar el problema.

Vertido no tóxicoTodo aconteció de forma muy rápida. Las primeras explicaciones de la Confederación señalaban que el vertido no era tóxico, sino de falta de oxígeno del agua, motivo por el cual los peces estaban muriendo. Casi 5 toneladas de peces muertos fueron recogidos en los días posteriores por la empresa pública Tragsa. Al tiempo que los técnicos trabajaban en restablecer la normalidad y conocer los detalles de lo ocurrido se sucedieron las voces de todas las administraciones y grupos ecologistas destacando el «desastre medioambiental» y pidiendo «sanciones ejemplares» para la empresa responsable del vertido. En medio del tumulto, El Tejar permaneció en silencio hasta que el presidente, Francisco Serrano, confirmó a este periódico que se había producido un accidente en la planta de Pedro Abad que habría generado un vertido de «entre 150 y 200 metros cúbicos». La empresa anunció que revisaría sus sistemas de control para reforzarlos y su disposición de asumir las responsabilidades que en su momento se le atribuyan, si bien planteó que el efecto devastador del vertido podría estar relacionado con el estado previo del cauce del río a la altura de Pedro Abad «con muy poca agua, altas temperaturas y gran cantidad de cieno», según Serrano, «lo que habría producido la muerte de peces incluso antes de registrarse el vertido».

Responsabilidades

A mediados de esta semana, retirada la mayor parte de los peces afectados, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir dio por restituidos los niveles óptimos de oxígeno en el agua, pendiente aún la valoración de los efectos medioambientales del episodio a corto y largo plazo así como los detalles de los expedientes sancionadores abiertos tanto por la Confederación como por la Consejería de Medio Ambiente. Ecologistas en Acción, que ha recordado vertidos anteriores de El Tejar, y el Ayuntamiento reclamaron una actuación contundente con la empresa y el refuerzo de los sistemas de contención en las empresas cercanas a los cauces hidrográficos para evitar que algo así se repita. Ayer mismo, la plataforma Por un Río Vivo celebró una concentración con el lema Ni un vertido más.

El ‘vertido’ político

El vertido ecológico ha entrado ahora en fase de rifirrafe político a cuenta de las dos administraciones implicadas en su gestión, de signo político contrario. La petición de la comparecencia en el Congreso de la ministra de Agricultura y Medio Ambiente realizada por el diputado socialista Antonio Hurtado, interesado en conocer «toda la información» de cómo se ha gestionado el asunto por parte de la Confederación Hidrográfica y de los informes sobre el impacto medioambiental sobre el río, ha llevado al PP a ir más allá y además de reclamar la comparecencia del consejero en el Parlamento andaluz, exige la dimisión del delegado de Medio Ambiente, Francisco de Paula Algar. Ambas partes se acusan de desconocer las competencias del otro, generándose un cruce de acusaciones que solo contribuye a confundir a la ciudadanía.

Competencias

Lo cierto es que la investigación sobre la empresa corresponde a la Junta de Andalucía, que tendrá que aclarar las condiciones en que se produjo el siniestro y comprobar si la empresa cumplió las exigencias legales en la gestión de residuos.

La CHG, por su parte, como responsable de la gestión del río, deberá exponer qué actuaciones se llevaron a cabo para aminorar los efectos contaminantes del vertido y cuáles serán sus efectos.

Temas relacionados
 
   
5 Comentarios
05

Por exvotante 17:07 - 02.07.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

No existiria ninguna discusion entre estas dos administraciones si no existiera la cueva de ali baba y los 40 ladrones. FUERA LAS AUTONOSUYAS. Fueron tan diligentes en el vertido de Aznazcollar que si fue toxico, creo que no, los politicos que tenemos son pateticos, que los compren quien los entiendan

04

Por titomojama 15:08 - 02.07.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Ayer mismo, la plataforma Por un Río Vivo celebró una concentración con el lema Ni un vertido más. EFECTIVAMENTE y la plataforma Ecologistas en Acción y P.A.C.M.A. Partido Animalista Contra el Maltrato Animal, pero a buenas horas mangas verdes, aunque creo que dá lo mismo, haberse hecho eco de la concentración antes, así somos los Cordobeses, tenemos lo que nos merecemos y dejémonos yá de quejarnos del pueblo más grande de la provincia de Córdoba, niño que no llora.............................

03

Por posvale 12:07 - 02.07.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Sres. del PP: No soy técnico en la materia ni en legislación pero como aficionado, con licencia y seguro de responsabilidad civil, de la pesca fluvial les recuerdo que las competencias de policía sobre el río Guadalquivir son del estado. Y digo Guadalquivir porque esto solo se da en aquellos ríos cuyo cauce discurre por más de una Comunidad Autónoma como es el caso.

02

Por fajado 11:53 - 02.07.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

La responsabilidad es únicamente de la empresa culpable del vertido. Es una pena que ahora la administración autonómica y estatal busquen sacar tajada de esta desgracia. Cómo regante que soy sólo puedo opinar de lo que conozco y que ya he comentado en otras ocasiones respecto a esta misma noticia, la junta y la empresa oleicola debieron avisar en el mismo momento que ocurrió el vertido a la CHG. La CHG hizo lo que tenía que hacer y fue aliviar agua para dar caudal al río y como consecuencia oxígeno. Me creo que en vez de pedir responsabilidades a la CHG, debieran reconocerle al jefe de la CHG de Córdoba su gran atino al efectuar esa maniobra de apertura de compuertas. El desastre hubiera sido mucho mayor. Cuando avisó la junta a la CHG del vertido?

01

Por SALVADOR GUZMAN 11:14 - 02.07.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

¿Porque las balsas de contención se construyen junto a los ríos? con el consentimiento y las licencias de la Junta de Andalucía y los Ayuntamientos, muy fácil, cuando están llenas, en vez de reciclar el orujo, se abren las compuertas y al agua pato. Después hay que pena, que desastre, y así hasta la próxima.