+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CONCLUYE EL ESTUDIO ARQUEOLÓGICO EN LA SEGUNDA PUERTA

El Cabildo admite el daño que provocan las celosías en el muro norte de la Mezquita

El deán de la Catedral propone realizar una puerta de cristal de hojas abatibles que deje pasar la luz

 

Apertura de la segunda puerta en la Mezquita-Catedral. - MANUEL MURILLO

C.AUMENTE
26/10/2017

El deán presidente del Cabildo Catedral de Córdoba, Manuel Pérez Moya, ha manifestado esta mañana que ya se ha terminado el estudio arqueológico de la segunda puerta del templo, “que nos ha hecho ver lo complicado que era esa estructura y esa forma de la puerta puesto que en el siglo XVII-XVIII hubo que hacer unas grandes reformas porque el muro se venía abajo”. 

Después de ese estudio previo de arqueología, ha dicho el deán, "ha quedado la puerta limpia de todo obstáculo, se ha recuperado todo lo que tenían los muros, se ha fortalecido y ahora lo que queda es el primer proyecto, que ni siquiera se ha hecho, de lo que sería la sustitución de la celosía por una puerta de cristales que fuera abatible en dos hojas”. Eso tiene que ser un trabajo de los arquitectos del Cabildo junto a los de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía de Córdoba, “para que una vez que nos sentemos veamos cual es el efecto mejor que produzca”.

En su opinión, gracias a esta intervención “se ha recuperado la integración del patio dentro del edificio y el edificio que se prolonga a través de ese patio, donde la misma estructura de cómo se plantaron los árboles configuran a las mismas formas internas de las columnas, con lo cual hay una sintonía entre la naturaleza y lo que es el edificio arquitectónicamente, y eso no se puede perder, por eso habrá que ver cuál es el proyecto estéticamente mejor”.

Una puerta transparente donde la luz pueda entrar es lo que propone el Cabildo, pues el deán piensa que “la celosía era enormemente gorda, de anchura desproporcionada, y cada vez que cambiaban las temperaturas presionaba sobre el muro de una manera horrible, según dicen los arquitectos conservadores y los arqueológos y entonces, esa estructura volverla a poner significaría tener que reforzar el muro, que sería una amenaza al muro norte de la Mezquita Catedral”.

Para el deán, las celosías son "una amenaza que dañan al muro norte", por tanto lo que entiende que "debemos buscar entre todos la razón, con un método científico propio y lleguemos a unas conclusiones para poder corregir esa influencia negativa que tienen sobre el muro”.

Pérez Moya apuesta también por integrar la celosía retirada de la segunda puerta en el patio de los Naranjos.

Temas relacionados