+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ENTREVISTA

Fátima Gálvez: «Río es una oportunidad para vender el deporte femenino»

 

Fátima Gálvez, con varias de las medallas conseguidas la pasada temporada. - A.J. GONZÁLEZ

Antonio Raya Antonio Raya
02/06/2016

La tiradora baenense Fátima Gálvez ha sido distinguida con el premio en el apartado de deportes de los Cordobeses del Año para reconocer los éxitos deportivos que ha acumulado a lo largo de su carrera. Fátima Gálvez Marín (Baena, 9 de enero de 1987) es una especialista en foso olímpico de tiro al plato que el pasado año ganó sendos oros en el Mundial celebrado en Lonato (Italia) y los Juegos Europeos de Baku (Azerbaiyán). Además obtuvo un podio de bronce en la final de la Copa del Mundo de Chipre y acabó el año como la número uno del ránking mundial de foso olímpico. Solo se le escapó una medalla en el Campeonato de Europa y porque la Federación Española no quiso convocarla de forma injusta.

Gálvez empezó a destacar en el 2002 en la modalidad de foso universal, en la que lo ganó casi todo entre los años 2002 y 2004. En cuanto al foso olímpico fue campeona mundial y subcampeona europea júnior en el 2005 y bronce europeo y oro continental júnior por naciones en el 2006. En agosto del 2011 obtuvo su primer gran éxito al proclamarse campeona europea absoluta de foso olímpico en la ciudad de Belgrado (Serbia). Su primer oro en una prueba de la Copa del Mundo lo logró el 26 de abril del 2012 en Londres. El 4 de agosto del 2012 debutó en los Juegos Olímpicos consiguiendo un quinto puesto.Aquel puesto de finalista fue el primero conseguido por una mujer cordobesa en toda la historia de los Juegos. En el 2013 obtuvo una plata en los Juegos del Mediterráneo de Mersin (Turquía). El 12 de septiembre del 2014 consiguió la plata individual en el foso olímpico del Mundial de Las Gabias, el bronce por equipos y la clasificación para los Juegos de Río. Actualmente está preparando su segunda participación olímpica que llegará en los primeros días de agosto de este año. Es una de las claras favoritas para conseguir una medalla en Río.

Su padre, Pío Gálvez, su madre, Josefina Marín, y su representante, el jienense Alfonso Herrera, han tenido mucho que ver en los éxitos que acumulado esta baenense en los últimos 18 años.

-¿Qué sintió al conocer la concesión del premio de Cordobés del Año?

-Siempre es un orgullo recibir un premio como cordobesa del año procedente de gente de tu provincia y de los medios de comunicación que pertenecen a ella. Es un reconocimiento a mi trabajo, sacrificio y esfuerzo de tantos años dedicada a esta modalidad tan especial como es el tiro olímpico.

-¿Cómo se ve vendiendo la imagen de Córdoba por los cinco continentes?

-Siempre llevo por bandera mis raíces. Tanto Córdoba como mi Baena natal van siempre cogidas de la mano en cada viaje. Son unos sentimientos imprescindibles que nunca faltan en mi corazón. Estoy orgullosa de decir por todos los lugares que voy que soy una cordobesa de Baena.

-¿Cuándo comenzó a interesarse por el tiro al plato?

-Una tarde del verano de 1996 estaba viendo junto a mi padre, Pío, la prueba de tiro al plato de los Juegos Olímpicos de Atlanta. Entonces le dije a mi padre que me gustaría estar en los Juegos Olímpicos. Mi padre me comentó entonces que si me esforzaba lo conseguiría. Mi padre hay que decir que ha practicado este deporte toda su vida en diversas pruebas locales y nacionales. En 1998 cogí por primera vez una escopeta. Ese año gané ya la Copa Andalucía de foso olímpico en Granada. Desde entonces no he parado.

-¿Qué recuerda de sus inicios en el mundo de la escopeta?

-Era curioso al principio ver como los hombres se sorprendían cuando en muchas pruebas en las que competía con ellos les ganaba una niña de tan corta edad.

-Desde hace algo más de un año tiene como entrenador personal al italiano Luca di Mari ¿Qué le ha aportado a su carrera como tiradora?

-Me ha ayudado a mejorar mi técnica de tiro. También en los campeonatos ha sido muy importante aconsejándome en todo momento para mejorar mi nivel competitivo.

¿Qué es para usted su representante, el jienense Alfonso Herrera?

-Es más que un representante, un amigo. Me presta apoyo psicológico continuamente. En todo momento me ha estado ayudando durante los últimos años. Fue muy importante su ayuda para ganar el Mundial del pasado año celebrado en la ciudad italiana de Lonato.

-¿Cómo ve los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro que se avecinan?

-Lo primero que pienso hacer es ir prueba a prueba para ver cómo me encuentro en el momento de la verdad. También estoy preparándome físicamente para esta competición tan importante.

-Usted, la gimnasta de rítmica Lourdes Mohedano y la judoca Julia Figueroa tendrán la opción de ser las primeras mujeres cordobesas medallistas olímpicas. ¿Lo ha pensado en algún momento?

-No, la vedad es que no lo he pensado ni lo pensaré ja ja ja, porque lo que tenga que ser será cuando llegue el momento de la competición. Ya veremos que es lo que ocurre.

Por primera vez habrá probablemente más mujeres cordobesas que hombres en los Juegos Olímpicos. ¿Qué opina sobre este dato?

-Río es una oportunidad perfecta para vender el deporte femenino en nuestra provincia. Es una buena oportunidad para que más chicas cordobesas se animen a practicar cualquier modalidad deportiva.

Actualmente vive en Granada. ¿Cuál es su rutina diaria de trabajo?

-Mi dedicación es plena al tiro al plato a día de hoy. Estoy todo el día pensando en el tiro y desde luego entrenando todo lo que puedo. Ahora paso mucho tiempo fuera de casa concentrada para preparar los Juegos Olímpicos.

-¿Se ha planteado alguna vez cuantos años quiere dedicarse profesionalmente a esta modalidad tan especial como es el tiro al plato?

-Creo que nunca dejaré el tiro al plato. Mi vida está vinculada a este deporte desde niña y por tanto nunca lo dejaré. Siempre seguiré ligada de alguna manera a este deporte. 

Buscar tiempo en otra localidad