+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CABALGATA AÉREA

¿Es un pájaro? ¿Es un avión? ¡Son los Reyes Magos sobrevolando Córdoba!

Sus Majestades de Oriente han despegado en un vuelo similar al de una estrella fugaz que ha dejado a muchos con las ganas de verlos

 

Araceli R. Arjona Araceli R. Arjona
05/01/2021

Más fotos

Los Reyes Magos surcan en globo el cielo de Córdoba.

Ver galería completa

Los Reyes Magos surcan en globo el cielo de Córdoba.

Ver galería completa

Los Reyes Magos surcan en globo el cielo de Córdoba.

Ver galería completa

La cabalgata aérea de Melchor, Gaspar y Baltasar partió esta mañana desde el campus de Rabanales, poco antes de la hora fijada para la salida, a bordo de tres globos aerostáticos que, en este año de pandemia en que se ha tenido que suspender el recorrido habitual, ha surcado los cielos de parte de la ciudad a toda velocidad, siguiendo el ritmo marcado por los vientos, que han soplado a unos 15 kilómetros por hora a esa hora. De hecho, el adelanto se ha debido en parte, según algunos técnicos presentes, precisamente a que el viento empezaba a arreciar y era necesario subir cuanto antes. Finalmente, el trayecto ha durado la mitad de lo que estaba previsto y ha sabido a poco.

Muchos cordobeses que habían salido a la calle y a grandes explanadas de la ciudad para verlos se han quedado con las ganas de ver a los Reyes Magos en el cielo. Algunos ni siquiera los han identificado pese al esfuerzo de sus cuellos mirando al infinito y otros han visto tres globos pero como no era la hora prevista, ni siquiera se han percatado de que eran ellos. "Pensábamos que era una promoción de los Reyes porque no he visto las lonas con sus caras y aún no habían dado las once", explica la familia López, que aguardaba en El Arenal el momento. Los comentarios sobre lo ocurrido no se han hecho esperar en las redes sociales, donde algunos cordobeses se han desahogado de la decepción. En la mente de muchos aún están las críticas que el PP vertió en el 2016 sobre la cabalgata suspendida por la lluvia, un asunto con el que el actual alcalde se mostró muy críticos pese a que se debió a las inclemencias del tiempo. Este año, ha sido la pandemia en primera instancia y el viento después, los que han arruinado la fiesta. 

Media hora antes de lo previsto, empezaban a despegar los pajes en parapente desde la explanada de la autovía próxima al recinto ferial. "¿Ya están saliendo, esos son los pajes?", se preguntaban algunos padres mientras señalaban a los niños al cielo, la mayoría perdidos ante la idea de que incluso desde la distancia podrían identificar las caras y los trajes de Melchor, Gaspar o Baltasar. Nada más lejos de la realidad, tanto los vuelos de los globos como los de los parapentes han ofrecido un espectáculo aéreo fugaz, un visto y no visto que ha dejado un tanto decepcionados a los presentes, que esperaban más. Solo los más precavidos han podido ver algún detalle a lo lejos, ya que han salido a la calle con los prismáticos al hombro.

Los parapentes han hecho un recorrido de reconocimiento rodeando la ciudad, por la zona de la autovía y se les ha divisado de lejos en algunos barrios periféricos, ya que no pueden sobrevolar el casco histórico. "Este año, hay que conformarse con esto, es lo que hay", comentaban los padres a los pequeños intentando conformarles.

Los Reyes Magos realizan su cabalgata en globo. FOTO: FRANCISCO GONZÁLEZ

¿Aterrizaje forzoso o normal?

Un vídeo difundido por las redes sociales sobre el "aterrizaje forzoso" de uno de los globos ha despertado la preocupación sobre el final del vuelo de Sus Majestades. El Ayuntamiento ha aclarado después que ha sido "un aterrizaje normal por el viento controlado por la Guardia Civil" y que todos los que iban en los globos aerostáticos están en perfecto estado. El responsable de la empresa Gloobo, Alfonso Fernández de Aguilar, ha explicado que "volar en globo siempre es una aventura" y que "se sabe de dónde se sale, pero no dónde se para". Según ha relatado, una vez se divisa que el trayecto ha acabado, se empieza a descender cuando se ve una explanada grande, aunque si viajan tres globos juntos como en este caso, "es posible que uno aterrice antes que otro". Eso es justo lo que ha ocurrido, señala. "El globo de Gaspar ha parado en la zona del Parque Joyero y los otros dos un poco más adelante". Con viento como el de hoy, ha añadido, "se aterriza tumbado y los tres han llegado a tierra así, pero están perfectamente, es lo normal". En cuanto a la rapidez del recorrido, ha comentado que "lo ideal para un vuelo más lento habría sido despegar media hora antes". La intensidad del viento que se ha levantado posteriormente "no solo ha hecho que el viaje sea más corto sino que de haberlo retrasado, no se habría podido realizar".

Críticas de la oposición a la "globogata"

IU ya publicado a través de twitter su crítica al alcalde de Córdoba, José María Bellido, que ha publicado un tuit desde la azotea del Ayuntamiento acompañado de sus hijas:

https://t.co/EvieO2fR1a

Podemos Córdoba se ha sumado a las críticas a la "globogata" al considerar que se ha hecho "un planteamiento erróneo y mal ejecutado en el que la precipitación en la salida sin cumplir el horario ha provocado que miles de niños se lo pierdan así como el fugaz paso por la ciudad". Tras criticar el uso de la azotea del Ayuntamiento por parte del alcalde, ha aludido a la Televisión Municipal. "Ha sido otro desastre más de un organismo municipal obsoleto y falto de medios, con una promoción que ha sido fallida y llena de decepción para miles de niños y niñas que esperaban verlo desde casa. No solo no han retransmitido nada interesante, sino que solo se han excusado torpemente ante el disparate de esta mañana", ha sentenciado.

"Ni rastro por la Asomadilla", según los presentes

Algunos cordobeses habían elegido el parque de La Asomadilla para divisar el vuelo real. Varios centenares de personas se han concentrado en esta zona de la ciudad, donde era previsible según se anunció por parte del Ayuntamiento, que se vería pasar a Sus Majestades, pero al parecer, algunos se han quedado con las ganas. "Por aquí no hemos visto nada", han explicado varias personas, contrariadas antes de volverse a casa.

"No me ha dado tiempo casi a verlos", ha explicado Pablo, contrariado. La velocidad del viento es la que marca el ritmo a los globos, que han estado monitorizados desde tierra por la empresa Globo, que al finalizar el trayecto han ido con remolques a buscarlos a la zona de llegada. Según Alfonso Fernández, para manejar un globo aerostático "hace falta una mezcla de conocimientos, experiencia y un poco de arte y pericia porque vas en una nave a merced del viento".

Temas relacionados
 

Pulsa aquí

Pulsa aquí

NUEVO SERVICIO PARA LOS LECTORES

Únete al canal de Telegram de Diario CÓRDOBA y entérate de la actualidad antes que nadie

Este sistema gratuito de notificaciones se suma a la difusión de información en las redes sociales de Diario CÓRDOBA ...

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

    Buscar tiempo en otra localidad

     
     
    3 Comentarios
    03

    Por Cordobés77 12:19 - 05.01.2021

    Toda Córdoba esperando ver los globos y los globos iban del aeropuerto para el higuerón antes de las 11.00 y han durado 20 minutos escasos, otra chapuza mas de este Ayuntamiento de Córdoba.

    02

    Por Ciudadano del Sur 12:08 - 05.01.2021

    Ni pájaro ni avión, es una absurdez más que se hace, un despropósito. Esto es... "Hago esto mismo y me quito el muerto de la cabalgata" Sin más ideas, sin más aportes y con desgana. Vaya "dirigentes" que estamos teniendo en Córdoba, ni los de antes ni los de ahora. En un trabajo como tenemos las demas personas, estarian en la calle por vagos e inutiles. Veréis como en elecciones te mandan las cartitas a casa, empapelan calles y hacen mítines con o sin covid y no ponen tres globos a lo lejos para promocionarse.

    01

    Por Radastan 11:36 - 05.01.2021

    Pues al final no se ha visto nada por la transmisión online de la salida ni el vuelo de los globos. Una decepción.