+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPORTAJE

El rascacielos de Córdoba

La estructura de la Torre del Agua, ese edificio de viviendas ubicado junto a la glorieta Amadora que destacará por sus 49 metros, ya se puede percibir en su totalidad sobresaliendo sobre todos

 

Estructura de la Torre del Agua. - A.J. GONZÁLEZ

El rascacielos de Córdoba -

Isabel Leña Isabel Leña
10/10/2018

Más fotos

El nuevo gigante de Córdoba.

Ver galería completa

El nuevo gigante de Córdoba.

Ver galería completa

El nuevo gigante de Córdoba.

Ver galería completa

Hace diez años en Córdoba aún se debatía sobre la idoneidad de las torres proyectadas. Entonces había dos proyectos a los que la Gerencia de Urbanismo intentaba buscar encaje, la torre de 49 metros de altura de ÑXXI en la glorieta Amadora y la de 56 metros de la Junta prevista para el solar de la antigua residencia Noreña. En Córdoba aún estaban muy presentes los inconvenientes que encontró Prasa para construir El ojo del califa, un hotel de cinco estrellas, trece plantas y 45 metros, pensado para el solar que ocupó el antiguo hotel Meliá, que no cuajó y que fue sustituido por el Eurostars Palace. El primer proyecto que superó todos los trámites necesarios fue la torre del desaparecido grupo ÑXXI -el de la Junta quedó en stand by-, que lograba en aquel momento la modificación del plan parcial del Cortijo del Cura que da cobertura urbanística a la parcela en la que se iba a levantar.

Diez años después, y tras diversas vicisitudes, aquella torre, con un diseño y contenido totalmente distinto y otros promotores, empieza a ser una realidad. El rascacielos de Córdoba, la Torre del Agua, un bloque de 38 viviendas, luce ya su esqueleto totalmente completo. Solo la torre de la Catedral, con sus 56 metros, la supera.

La Torre del Agua es uno de los tres bloques de viviendas que promueve Cooviur Desarrollos en el Cortijo del Cura. El edificio no solo llama la atención por sus catorce plantas, sino que será diferente a los demás por su diseño interior, ya que todos los pisos cuentan con piscina privada, por lo que cada terraza tendrá lámina de agua. Su fachada también atraerá por sus jardines colgantes. El complejo residencial, presupuestado en 36 millones, está compuesto además por otros dos bloques de menor altura denominados Azud del Agua y Claro del Agua, con 41 pisos cada uno. Los autores del proyecto son los arquitectos Rafael Castelló y Soledad García Domenech, artífices también de la torre de ÑXXI, que iba a estar destinada a oficinas y hotel. Las últimas previsiones, dadas a finales de agosto, son que esta peculiar torre esté terminada en abril del año que viene.

   
1 Comentario
01

Por Venancio 12:32 - 10.10.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Muy bonito eso de tener terrazas piscinas, pero cuando se pasen unos años veremos por donde sale el agua al fallar el impermeabilizante al que no dan mas de 10 años de garantía los propios fabricantes.