+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPORTAJE

¿Qué se come en prisión?

El BOE publica el contrato de suministro de materias primas para la alimentación de los internos de cinco centros penitenciarios de Andalucía, entre ellos el de Córdoba, por un importe de 5,9 millones

 

Imagen exterior de archivo de la prisión de Córdoba. - A. J. GONZÁLEZ

Araceli R. Arjona Araceli R. Arjona
20/01/2018

De un tiempo a esta parte, a raíz de que personajes conocidos del mundo del folclore o la política han sido encarcelados, han empezado a trascender detalles sobre cuestiones de la vida diaria de un centro penitenciario como la comida que se sirve a los internos en días señalados como la Navidad. El Boletín Oficial del Estado publicó ayer el contrato de suministro de materias primas para la alimentación de los presos de cinco cárceles andaluzas, entre ellas la de Córdoba, por un importe de casi 6 millones de euros. Dicho contrato incluye 22 adjudicaciones a nueve empresas, las que ofrecieron «la oferta más ventajosa para la Administración»; ninguna, lamentablemente es de Córdoba. Los aceites, la leche, las pastas y las sopas son cosa de plataforma Femar, de Sevilla; las aves y caza fresca, de Sada PA Andalucía, también de Sevilla. Aceites Málaga tiene adjudicada la bollería, los productos en porciones y las salsas de mesa. La carne fresca y los huevos se compran a Masilba, de Sevilla mientras las especias, caldos, condimentos, legumbres y arroz llegan de Toledo, de la empresa Hermanos Vidal. Los ovoproductos son cosa de Juan José Sola Ricca, también de Sevilla, los postres lácteos se compran a Danone, mientras los precocinados, el pescado y la verdura congelada se han adjudicado a Congelados Escobar, de Huelva. Una empresa de Badajoz, Andrés Marín Márquez, surte de verdura y hortalizas frescas, de patatas, cebollas, ajos y de frutas a las cinco prisiones.

Con estas materias primas, según fuentes contrastadas, una veintena de presos prepara cada día los menús para más de 1.300 internos, supervisados por cuatro cocineros (en cocina están con un cocinero menos porque no se ha cubierto una baja). Los menús, sometidos a diario a control médico para garantizar el aporte calórico y la dieta equilibrada, incluyen pan elaborado en la panadería de la cárcel. A excepción de los musulmanes (sin cerdo) y los que tienen prescripción médica, todo el mundo recibe lo mismo, si bien «se desperdicia mucha comida». Según las fuentes, los platos de cuchara vuelven a menudo a cocina enteros, ya que hay internos a los que no les gusta y prefieren «tirar de economato» o comer solo un plato.

Buscar tiempo en otra localidad

   
2 Comentarios
02

Por Energy MC2 20:33 - 20.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Visto y comprobado, los internos de nuestros centros penitenciarios tienen los mismos derechos, y aún más privilegios, exceptuando que no están en la calle haciendo sus fechorías y delinquiendo. Gracias sres. del gobierno y demás partidos políticos representados.

01

Por ESPAÑOLdeESPAÑA 9:50 - 20.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

No parece muy sensato que una persona que está en la cárcel (algo malo habrá hecho) gaste un dineral del erario público y para colmo que una buena parte se tire a la basura. Incomprensible que se permitan economatos, todos a comer lo que haya y, además, a trabajar para resarcir al Estado los gastos de comida, luz, agua, sueldos de funcionarios y empleados. Seguro que muchas personas se pensarían un poco más el delinquir. Ahora mismo parece que a muchas personas les es rentable porque poco tienen que perder.