+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPORTAJE

Policía Local, mucho más que tráfico

Siete nuevos agentes entraron ayer a prestar servicio en Córdoba. Estarán tutelados por veteranos hasta septiembre, cuando empezarán a patrullar solos

 

Daniel Navarro y José Caro, en el coche patrulla. - FRANCISCO GONZÁLEZ

Irina Marzo Irina Marzo
21/08/2019

Más fotos

Policía Local, mucho más que tráfico.

Ver galería completa

Policía Local, mucho más que tráfico.

Ver galería completa

Policía Local, mucho más que tráfico.

Ver galería completa

Daniel Navarro es el único cordobés nacido en la capital de los siete agentes, seis hombres y una mujer, que ayer empezaron a prestar servicio en la Policía Local de Córdoba. El agente se incorpora a una plantilla que lo ha recibido con los brazos abiertos. No es para menos. Al cuerpo no entraba nadie --a excepción de otros siete agentes de la misma convocatoria de oposiciones que Daniel, que no han tenido que pasar por la escuela de prácticas-- desde el año 2009. Ahí es nada.

«Ahora solo nos faltan doscientos más», bromea José Caro, el veterano que lo acompaña en su primer día de servicio, y que es consciente, como el resto de sus compañeros y el propio equipo de gobierno, de las carencias de personal, agravadas desde que los policías locales se han podido sumar a la jubilación anticipada, que ya disfrutaban otros cuerpos. La promesa de PP y Cs pasa por incorporar en los próximos cuatro años agentes suficientes para recuperar la ratio de 1,5 por cada mil habitantes que recomienda la FEMP. Ahora, hay 350 policías locales en Córdoba. Se estima que faltan 140. En marcha, pendiente de publicarse en el BOJA, hay una convocatoria para 97 plazas. Detrás de esa expectativa, miles de opositores de toda España. Así está el patio.

Daniel tiene 37 años, una década de opositor a sus espaldas, y un agradecimiento infinito a sus padres y a sus abuelos, que han sufragado esta carrera de fondo: «He trabajado puntualmente, poniendo copas y de guardia de seguridad, pero los últimos años, sin ellos, no lo hubiera conseguido», explica. Con novia pero sin planes de independencia hasta el lunes, cuando firmó el decreto que lo convirtió en funcionario de carrera: «Ahora ya no me escapo», puntualiza quien ha pasado de cobrar unos 600 euros mientras hacía las prácticas, ya aprobada la oposición, en la Escuela de Seguridad Pública de Andalucía (ESPA), a los cerca de 2.000 euros que percibirá ahora. «Esto es un sueño, trabajar en mi ciudad, después de tantos años opositando. Me he presentado muchas veces, en toda Andalucía», dice orgulloso de su gesta.

Con 48 años y desde los 23 trabajando en la Policía Local, primero en Lucena y, por fin, en Córdoba, José, que le ha dado ya varios consejos al nuevo. Algunos de tipo práctico: que se mantenga en forma y se recicle; que suba el cristal cuando hable con un sospechoso; que hable con cercanía, pero que guarde las distancias; que calcule qué multa no hay más remedio que poner y cuál se puede bonificar. Y consejos de carácter más filosófico: «Le he dicho que aprenda y desconecte. Lo bonito de esto es que cada día es diferente. Hay que saber actuar, pero también ser flexible».

Los policías se montan en el coche en capitulares. Foto: FRANCISCO GONZÁLEZ

Galería de imágenes

El nuevo, por su parte, ya ha aprendido una lección básica del manual del buen policía local: todo el mundo tiene una excusa y todos tratan de ser agradables, al menos hasta que son multados. «Han sido solo cinco minutos». «Estaba esperando a que baje mi mujer un momentito y ya me iba». «No he visto el semáforo en rojo». «He cogido el móvil, pero no lo cojo nunca»... En fin.

Fuego, sanciones, consejos

«Estamos mal vistos, como digo yo, por el boli, por las multas. Pero la Policía Local es mucho más que tráfico», afirma José al repasar la jornada de trabajo de ayer. En el parte inicial se reflejaban unas tareas: vigilar las zonas de carga y descarga en el distrito Levante, una citación judicial para localizar a una mujer por delitos leves o la ronda habitual (desde hace un par de semanas) por la zona del Alpargate para comprobar que todo está en orden. A todo eso, los agentes le sumaron ayer varios imprevistos: una intervención en un posible caso de violencia de género, un incendio de pastos en la zona del Arenal, la advertencia a una mujer que circulaba en un patinete con un niño pequeño, un pinchazo de la rueda de su coche patrulla --la flota de la Policía Local está a la espera desde hace meses de 19 vehículos nuevos--, la localización de un coche abandonado...

A las doce de la mañana ya llevaban todo eso, además de varias multas. «La primera que he puesto ha sido a un vehículo estacionado en una zona de uso exclusivo para minusválidos. Un clásico. Es de las graves, pero si se paga antes, se bonifica al 50%», comenta Daniel. Los dos policías han pasado por alto otras tantas infracciones. Doy fe (también de que nadie se quita cuando suena la sirena). «Mira, ese se ha saltado el semáforo; ese está en carga y descarga; aquel va hablando con el móvil... Si nos paráramos en todo, no terminaríamos nunca», apunta José para añadir que las que no se pueden evitar son las multas por alcoholemia o circular sin seguro (1.500 euros).

«Pero el tráfico al final es lo de menos. Una infracción se corrige y punto. Aunque, como te digo es lo que más se ve, la Policía Local hace otras muchas cosas de tipo social, como la atención a mayores en su domicilio que, por ejemplo, sufren caídas. El otro día le devolvimos a un taxista de Málaga 280 euros y evitamos que un hombre se tirara por el puente, y eso nadie lo cuenta», lamenta. De hecho, para este veterano, que reconoce haber sufrido en muchos servicios, «lo más duro es ver a las personas pasarlo mal de verdad, o el fallecimiento de gente joven. Eso no se olvida». «Con este trabajo se sufre, por eso hay que aprender a desconectar», añade.

A partir de septiembre, los nuevos policías locales empezarán a prestar servicio sin el apoyo de los veteranos. Lo harán con un compañero, al que en principio podrán elegir. «Esto es como un matrimonio, son muchas horas de trabajo. Hay que buscar al mejor, que no siempre tiene por qué ser tu amigo», aconseja José, que al mirar a Daniel concluye diciendo: «Le irá bien, tiene buenas cualidades».

Temas relacionados
 
   
5 Comentarios
05

Por Foncho 17:30 - 21.08.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

¿Policía Local? no gracias, si tengo un problema llamo a Policía Nacional o Guardia Civil, recuerdo un dia parado al lado de la antigua cafetería Gaudí en el Gran Capitán, yo dentro de mi vehículo y al volante, mi mujer se había bajado para sacar dinero de un cajero, cuando llegó un policía local y golpeando con la mano en la puerta trasera del coche a la vez que me decía de malas maneras ¡fuera de aquí! sobresaltado por el sonido del golpe de su mano contra la puerta me volví mirando por la ventanilla y le dije que no volviera a tocar mi coche y mucho menos dando un golpe, se vino hacia mi de forma chulesca pidiendo la documentación diciendo que me iba a denunciar, yo le dije que me denunciara pero que me iba directamente a su Jefatura para hablar con fulanito de copas para dar cuenta de su actitud, cosa que le cambió la cara me dijo que me marchara del lugar, y le dije que iba a esperar a que mi mujer llegara al coche ya que se estaba acercando, todo éste alboroto fue presenciado por las personas que estaban sentadas en los veladores de dicha cafetería, así que de educación y vergüenza carecen, (no todos por supuesto, pero la gran mayoría) y nunca he escuchado a nadie, repito, a nadie hablar bien de la policía local.

04

Por mhorfeus 13:00 - 21.08.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El problema lo tienen en la extendida mala educación de la mayoría. Se dirigen hacia los ciudadanos con aires de superioridad y con un vocabulario bastante agresivo. Por eso están mal vistos. Incluso he visto este tipo de acciones con otros policías nacionales, los cuales les hablaban con respeto y ellos con muy mala educación.

03

Por JuanBernal 10:47 - 21.08.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Seguimos para linea. Llamo porque veo un coche abandonado y desguazado pero aún con matriculas. Aparte de no saber ni donde le estaba diciendo que estaba el coche, me dice que (por 10 metros que está la señal del término) es competencia de la Guardia Civil -Seprona. "Que a ver si me va a costar mucho trabajo llamarlos".

02

Por Moto Honda 10:38 - 21.08.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

No estais mal vistos por las multas de tráfico, estais mal vistos por la forma de dirigiros al infractor, muchísimos con poca educación cívica y policial, porque ahí tenemos a la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, cuyos miembros se dirigen al ciudadano con toda la educación del mundo, respetan y se hacen respetar, pero sin groserías, bién considerada y querida por la gran mayoría de los conductores, ¿veis la diferencia?

01

Por JuanBernal 10:35 - 21.08.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Pues a mi me parece todo una broma. Años ha que a mi mujer le hurtaron el bolso en el Arenal. Iba con nuestro hijo de algo más de un año de edad. Al solicitar ayuda a un P.L. para que me llamara y pudiera recogerla (se quedó sin ni siquiera poder coger un autobus), el P.L. le dijo que su telefono no estaba para esas cosas. Menos mal que la P.N. estaba cerca y ellos...si que le prestaron auxilio. Para mí, la P.L. y pegarle fuego al dinero que cuestan es lo mismo. Ahora lo que hace falta es que no censuren este comentario porque "mancha" el publireportaje.