+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CRÓNICA

La pica en Flandes

En el pulso entre las direcciones andaluza y federal del PSOE puede imponerse el Talión o la diplomacia. La lista de la capital puede ser la gota en el océano o un flanco abierto para Sánchez en Andalucía

 

Calvo, Sánchez y Roldán, en Córdoba en marzo del 2018. - SÁNCHEZ MORENO

Irina Marzo Irina Marzo
16/03/2019

Un pulso no se acaba hasta que la mano del adversario toca la mesa. El que el PSOE-A, liderado por Susana Díaz, le está echando a la dirección nacional por las candidaturas al Congreso y el Senado, tiene de límite el domingo a las 10 a.m., cuando se reúna la comisión de listas (en la que está Carmen Calvo) y emita su dictamen. En Córdoba, el suspense es total porque la dirección provincial solo colocó en su plancha a un hombre de Pedro Sánchez, el ministro Luis Planas. El resto de nombres está, por tanto, en entredicho.

Sobre la mesa de Ferraz hay dos opciones: la línea dura, que apuesta por la laminación integral de las planchas susanistas; y la línea moderada, que optaría por respetar para los puestos de salida algunos nombres del PSOE-A, colocando en los puestos claves a los de la órbita sanchista. La primera opción permitiría a Sánchez rodearse solo de leales en el futuro grupo parlamentario, y la segunda, que no fue la elegida por Díaz en los comicios andaluces, permitiría una lectura menos dramática a puertas de una campaña electoral. Cuando conozcamos los nombres definitivos sabremos qué vía se impone, si la del Talión o la diplomática.

En este pulso con Ferraz se ha colado, en el caso de Córdoba, la lista para las municipales de la capital, que no debe interpretarse, para quienes se hayan perdido en el culebrón, en clave sanchista-susanista, sino en la batalla abierta (ya, de facto, más allá del horizonte del 26-M) entre los afines a la alcaldesa y los próximos a la dirección provincial, controlada por Antonio Ruiz. Isabel Ambrosio ha pedido mediación a Madrid, porque considera que el secretario provincial le ha impuesto la plancha. Hay quienes piensan que, en el maremagnum de listas que deben verse en apenas unos días, el problema de la lista municipal de Córdoba será una gota en el océano madrileño por la que se pasará de puntillas (además, en la lista solo hay un nombre significado con el sanchismo, el de Joaquín Dobládez). Otros, por el contrario, creen que no, y piensan que, si Sánchez atiende la demanda de la candidata (que hasta la fecha se ha declarado una fiel susanista), podría convertir Córdoba en Flandes y poner una pica en un territorio hostil con él hasta el momento. Solo en esta clave puede entenderse una frase escuchada a un veterano socialista: «Estos susanistas nos van a hacer sanchistas».

Temas relacionados
 
   
1 Comentario
01

Por Juan Gutiérrez 10:54 - 16.03.2019

Conversaciones verídicas. A.- Con ocasión del traslado a una nueva vivienda Niño: Aita, parece que Antonio te mira mucho. Aita: No sé; seguramente será porque tengo un cuarto de baño de mármol. Las carcajadas aún resuenan en mis oídos. B.- Con motivo de la designación de un cabeza de lista electoral Alsiniano: ¿Y qué vinculación tiene Vd. con Cádiz? Cabeza de lista: Pues, ejem, tengo vinculación con Cádiz, no crea. “Desde hace seis o siete años paso la primera semana del año en Rota con mi marido y mis tres perros, concretamente en una casa de mi hermana en Costa Ballena. "No es mucho", "todos estos últimos seis o siete años que empiezo en Cádiz no me han ido mal, tengo esa relación con ellos". El cabreo seguro que me dura hasta después del 28 A. Esto es lo que hay: ni sanchistas ni susanistas. Dedocracia y pueblo al que se le dicen cosas como la escuchada en la radio