+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

OLEADA DE VANDALISMO

Otros dos contenedores incendiados entre la noche y la madrugada

Los enseres calcinados se encontraban en la calle carretera de Granada, en el Sector Sur, y en Miguel de Unamuno, en La Fuensanta

 

Contenedor quemado hoy en la carretera de Granada. - Foto: CHENCHO MARTÍNEZ

Juan M. Niza Juan M. Niza
11/08/2018

Otros dos contenedores han ardido entre las 23.00 horas de ayer y las 6 de la madrugada de hoy obligando a intervenir de nuevo al Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento de Córdoba (SEIS), en una noche relativamente ‘tranquila’, al menos en comparación con días pasados, en donde llegaron a quemarse cinco contenedores a la vez en Virgen Milagrosa, el miércoles, o la madrugada de hace una semana, con cuatro de estos enseres ardiendo en otros tantos puntos de la ciudad simultáneamente.

En concreto, esta noche ardió un contenedor en la calle Carretera de Granada, entre el Sector Sur y el Campo de la Verdad, y el siguiente en la avenida de Miguel de Unamuno, en el barrio de La Fuensanta.

A estos incendios hay que sumar un vehículo que ardió ayer en la Torrecilla, según informa el Seis desde su centro en Vista Alegre y a través de redes sociales.

La ola de vandalismo ha hecho que la quema de contenedores llegue a una media de un contendor quemado al día, 138 hasta el mes de julio y 14 en lo que va en el mes de agosto, siendo el distrito Sur el que concentra la mitad de los incidentes vandálicos en enseres públicos, habiendo originado una polémica que ha llegado incluso al ámbito político local y llevando a responsables municipales a pedir esta misma semana la colaboración ciudadana para que se denuncien actitudes y gestos sospechosos que lleven a detener a los autores de los incendios.

Temas relacionados
 
   
1 Comentario
01

Por otras posibilidades 9:16 - 11.08.2018

Existen varias posibilidades o causas por las cuales hay quema reiterada en la ciudad. El Ayuntamiento demuestra su impotencia ante tales sucesos, al ignorar por qué y quienes realizan dichos actos de violencia callejera. Es lo primero que tienen que tener en cuenta los dirigentes municipales. Poner el precio de coste en el mobiliario urbano que se expone a agresiones violentas es como colocar una tirita a alguien que tiene un cáncer en fase terminal. Asi pues no confundamos con demagogia o populismo o simplemente incompetencia.