+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

TRAS LA DENUNCIA DEL COMITÉ DE EMPRESA DE LA DELEGACIÓN

Ordenan el traslado de un interno de la Residencia del Figueroa por acosar a una enfermera

La Dirección General de Mayores ordenan como medida cautelar el cambio mientras la Delegación investiga los hechos y el comité pide dimisiones

 

Miembros del comité de empresa de la Delegación de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de Córdoba. - A.J. GONZÁLEZ

Juan M. Niza Juan M. Niza
14/06/2018

Fuentes de la Delegación de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de Córdoba han confirmado a este periódico la decisión de la Dirección General de Mayores de ordenar, como medida cautelar, trasladar a un interno de la Residencia de Mayores del Parque Figueroa por haber, presuntamente, acosado sexualmente a una trabajadora del centro, una enfermera que se encuentra actualmente de baja.

La decisión se conoce después de un comunicado de Consejería de Igualdad, en el que confirma que se están investigando estos hechos tras una denuncia de la trabajadora por escrito y del propio comité de empresa de la Delegación de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de Córdoba, presidido por Carina Trueba. De hecho, estas reacciones se han producido después de que la representación de los trabajadores hubiera denunciado en la mañana de hoy el presunto caso de acoso sexual por parte de un interno que el 20 de marzo “acosó, persiguió y amedrentó en su trabajo” a una enfermera, antes de que la Delegación haya reconocido, también esta misma mañana, estar investigando estas circunstancias

Según la representación de los trabajadores, la enfermera afectada decidió poner los supuestos hechos "en conocimiento del director de la residencia, el cual intenta quitarle importancia al asunto e insiste en que no trascienda, sin tomar ninguna medida de protección para la trabajadora”, informa el comité en un comunicado. “Ante esta situación, la trabajadora expone por escrito el calvario padecido y, dado que no recibe la ayuda necesaria (informa el comité en la nota), se encuentra desde entonces en situación de baja laboral, pues es la única vía que le queda para estar protegida”.

Al comité de empresa “le parece insultante que no se hayan establecido las medidas oportunas para proteger la integridad física y moral de esta trabajadora”, más aún en el seno de una Delegación de la Junta, la de Igualdad, “que debe velar con mayor ímpetu por cuestiones de acoso de esta índole”.

PIDEN DIMISIONES

Ante esta situación, Carina Trueba, pidió públicamente y en primer lugar el traslado del residente que supuestamente acosó a la trabajadora como medida cautelar (un hecho que se materializará en breve) y, en segundo término, el “cese inmediato” del director de la residencia “por el intento de encubrir dicho acoso y por faltar a la verdad”, así como el de la delegada de Igualdad y Salud, María Ángeles Luna, con la que mantuvieron una reunión ayer mismo por la tarde en la que, afirma la presidenta del comité, la máxima responsable de la Delegación dijo no conocer en ningún momento los hechos.

LA DELEGACIÓN DE IGUALDAD INFORMA

Sin embargo, y aún reconocidiendo en la gravedad de los hechos, la visión que se da desde la Delegación es muy distinta. Así, en este segundo comunicado la Delegación, informa de que en la reunión entre el comité de empresa y la delegada, Luna se comprometió a facilitar a la representación de los trabajadores "todos los pormenores del caso", siguiendo siempre los procedimientos administrativos establecidos y con la debida confidencialidad que el caso merece".

El comunicado afirma que la Delegación Territorial "ha activado el protocolo pertinente al caso a instancias de la dirección del centro", en base a la orden de 21 de junio de 2006 "desde el mismo día que la trabajadora lo comunica por escrito el día 6 de junio".

Además, informa que "en todo momento se ha actuado por parte de la Delegación Territorial con celeridad y siguiendo los cauces administrativos oportunos velando por el interés y los derechos de la trabajadora y por los derechos del usuario", a lo que le sigue en el comunicado una relación cronológica detallada de las actuaciones realizadas, en primer lugar, por la dirección de la residencia de mayores y, en segundo término, por la propia Delegación desde que tiene conocimiento del supuesto caso de acoso, unos hechos que "ya habían sido comunicados por el director del centro en su informe del día 8 de junio de 2018 al departamento jurídico de la Delegación", abriéndose un "procedimiento administrativo" que "está en curso, siguiendo los cauces que marca la normativa vigente".

Temas relacionados