+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

AYUNTAMIENTO

Normalidad y algún que otro despiste con los nuevos horarios de carga y descarga

El tráfico disminuye ligeramente en el centro con la medida que se implanta hoy

 

Un repartidor realiza su trabajo en la calle Claudio Marcelo, este lunes. - SÁNCHEZ MORENO

Isabel Leña Isabel Leña
02/10/2017

Normalidad y algún que otro despiste ha sido la tónica general vivida esta mañana en el centro durante la aplicación de los nuevos horarios de carga y descarga. Desde hoy, los vehículos que habitualmente dejan o recogen productos en la zona centro solo pueden hacerlo entre las 6.00 y las 7.30 horas y entre las 9.15 y 12.00, durante la mañana, de forma que no coincidirán con los vehículos de los padres que acercan a sus hijos a los colegios existentes allí. Por tanto, desde hoy, entre las 7.30 y 9.15 horas ya no pueden transitar por el centro los vehículos de carga y descarga para evitar el tráfico que generan cuando se une al de los padres que acercan a sus hijos a los colegios. Hasta ahora el horario de carga y descarga era de 7.00 a 11.00.

La medida ha repercutido en el tráfico, que durante el horario en el que está prohibido el tránsito de la carga y descarga, ha disminuido ligeramente. A pesar de los avisos previos del Ayuntamiento, que tiene colgado en su web la información con los nuevos horarios, y de los carteles colocados en las entradas a las zonas de circulación restringida, ha habido más de un conductor despistado que ha entrado durante el horario de restricción. Varios agentes de la Policia Local, situados en las Tendillas (zona por la que pasa un gran número de vehículos de carga y descarga), han estado regulando el tráfico e informando a los vehículos que se dirigían a descargar a la calle Claudio Marcelo durante el horario en el que no está permitido. Ha habido casos también de conductores que han entrado a primera hora a descargar y que han seguido haciéndolo, pero con el vehículo estacionado, ya que no les daba tiempo en el primer plazo fijado por el Ayuntamiento. La medida que se implanta hoy afecta a todos los vehículos que entran por Valladares, Alfaros, San Pablo, Ramírez de Arellano-San Miguel.

Esta no será  la única medida que se aplica en el centro para restringir el tráfico aún más y que se encuadra dentro del plan de Capitulares. A partir de la semana que viene solo podrán entrar en el centro los vehículos que lleven tarjeta acire, o bien porque residan en ella zona o porque tengan autorización para dejar a sus hijos en los colegios ubicados allí. Desde el día 9, los vehículos que se dirijan a los colegios podrán hacerlo con tarjeta entre las 7.30 y las 9.15 y entre las 14.00 y las 15.30. Fuera de ese horario no podrán hacerlo y si lo hacen, serán sancionados. Durante ese tiempo, las cámaras permanecerán activadas, al contrario de lo que ocurre ahora, que se anulan para que transiten los vehículos que se acercan a los colegios.

Más adelante, cuando las medidas de carga y descarga y de los colegios hayan dado fruto, el Ayuntamiento dejará la calle María Cristina sin coches, como estaba antes, ya que ahora hay una cámara que controla el paso. Pero antes, el Ayuntamiento quiere poner en marcha otra medida, la eliminación de autobuses. En principio, desaparecerán dos líneas de  Aucorsa de las tres que circulan por la calle Alfaros, mientras que continuará la línea 1 hasta Las Tendillas. Esta mañana, durante el tiempo en el que no ha podido circular la carga y descarga, solo se percibía el tráfico particular, el de autobuses y el de taxis. Una de las imágenes de la mañana ha sido la de grupos de niños usando los caminos escolares seguros.

Temas relacionados