+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CRÓNICA DE LA MUERTE DEL HISTÓRICO DIRIGENTE

Muere en Córdoba Julio Anguita, el 'Califa Rojo'

El exalcalde y excoordinador de Izquierda Unida ha fallecido a los 78 años en la capital cordobesa. La capilla ardiente estará instalada en el Ayuntamiento, pero no puede visitarse

 

Julio Anguita, exalcalde de Córdoba. -

Irina Marzo Irina Marzo
16/05/2020

Más fotos

Despedida de Julio Anguita en el Ayuntamiento de Córdoba.

Ver galería completa

Despedida de Julio Anguita en el Ayuntamiento de Córdoba.

Ver galería completa

Despedida de Julio Anguita en el Ayuntamiento de Córdoba.

Ver galería completa

Coherencia, honestidad, integridad, valentía, honradez. Julio Anguita González (Fuengirola, 1941-Córdoba 2020) ha fallecido este sábado 16 de mayo en el hospital universitario Reina Sofía de Córdoba, después de que su corazón, maltrecho desde los años 90, resistiera durante una semana a la parada cardíaca que sufrió en su casa el pasado sábado 9 de mayo, donde fue atendido por profesionales del 061 antes de ser ingresado en la UCI del centro hospitalario cordobés. Su corazón rojo --al que dedicó un libro titulado así después de su primer infarto: «una palabra muy fea, vil», dejó escrito-- se paró poco antes de las 11 de la mañana.

Muere Julio Anguita | reacciones y últimas noticias

La ciudad de la que fue alcalde durante siete años, entre 1979 y 1986, despedirá a su Califa Rojo, un apodo que recibió por ser el primer regidor comunista de la democracia en una capital española, pero que confesó a este periódico que no le gustaba: «Era una exageración», contaba en 2016 este maestro que estudió Historia «porque quería conocer el presente» y al que la Historia pondrá ahora en el sitio que merece. Córdoba le dirá adiós con tres días de luto oficial, banderas a media asta y la impotencia de no poderle ofrecer, al menos de momento, una despedida a la altura de su talla política, intelectual y humana por la actual situación de pandemia provocada por el coronavirus. Como anticipo, muchos cordobeses han aplaudido a las 9 de la noche en recuerdo del histórico dirigente y otros tantos han trasladado a las puertas del Ayuntamiento, donde han cantado la Internacional

La capilla ardiente se instaló a eso de las seis de la tarde en el Ayuntamiento, pero solo su familia más cercana pudo despedirse de él en el salón de plenos, un salón que él mismo inauguró allá por 1985, poco antes de trascender el plano local en su aventura política. Primero, en Sevilla (dejó la Alcaldía en manos de Herminio Trigo en 1986 para ser candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía) y más tarde, en Madrid (donde marchó una década más tarde para presentarse como candidato de Izquierda Unida al Gobierno de la Nación).

Capilla ardiente en el salón de plenos

A la llegada del féretro con sus restos mortales al Consistorio, (una estampa que, de no haber estado de alarma ni pandemia, hubiese sido multitudinaria), las personas y camaradas que se habían acercado a despedirlo irrumpieron en un emocionado aplauso. Los exalcaldes de Córdoba Herminio Trigo, Manuel Pérez, Rafael Merino, Rosa Aguilar, José Antonio Nieto e Isabel Ambrosio, junto al actual regidor, José María Bellido, y miembros de la Corporación actual de todos los signos políticos, incluido Vox, esperaron a las puertas del edificio municipal al ataúd, que entró al Ayuntamiento bajo mazas.

Julio Anguita, de gesto adusto pero corazón apasionado, es considerado una figura clave de la Transición, defensor convencido de una España federal y republicano fervoroso, fue un incansable artífice de la permanente refundación de la izquierda, por lo que muchos lo consideran también uno de los padres de Podemos. Fue secretario general del Partido Comunista de España (PCE) entre 1988 y 1998, y fundador y coordinador general de Izquierda Unida entre 1989 y 2000. «No soy comunista ‘de misa y olla’, reivindico mi parcela de libertad de pensamiento», afirmó este comunista de espíritu ácrata. El español lúcido del siglo XX que prolongó el marxismo al siglo XXI.

El Ayuntamiento ha puesto a disposición de la ciudadanía un libro de condolencias y ánimo a la familia de Anguita, que agradeció las numerosísimas demostraciones de cariño y admiración expresadas a lo largo de esta dura semana y en el día de ayer. «Toda la fuerza que en estos días habéis enviado a Julio, nos acompaña y reconforta ahora a nosotros. Gracias, de corazón», aseguró ayer su familia en un comunicado dirigido a los medios.

Anguita estaba casado con Agustina Martín Caño, compañera en la docencia del instituto cordobés Blas Infante, donde regresó cuando, previa renuncia a la paga vitalicia que le hubiera correspondido como exdiputado, abandonó por problemas de salud la vida pública, que no la política ya que nunca se desligó de la actualidad (solo se abstuvo siempre, por respeto, de comentar la política municipal) y se mantuvo activo al frente de plataformas como Frente Cívico Somos Mayoría o Colectivo Prometeo. Tuvo cuatro hijos de dos relaciones anteriores. Juan Antonio, Ana --que le dio una nieta, Sara-- y Julio, su primogénito que murió como corresponsal en Irak en 2003, con su primera mujer, Antonia Parrado; y Carmen, de su relación con Juana Molina.

La política española, de luto

Las redes se llenaron de muestras de respeto hacia el cordobés, que llegaron de todos los lados del espectro político y de la sociedad en general. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha lamentado la muerte de Anguita y elogió de él que defendiera «de manera incansable la igualdad y la justicia social». Por su parte, el vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha señalado que el político cordobés «se atrevió siempre a señalar al poder» y dijo «las más crudas e incorrectas verdades con todo en contra y hasta el final», con lo que «indicó el camino que algunos quisimos seguir». «Hemos perdido al más grande. Nuestro amigo, camarada. Te echaremos tanto de menos. Has sido y serás la inspiración de muchos. Gracias por tu ejemplo. Seguimos tu lucha», ha dejado escrito el líder de IU y ministro de Consumo, Alberto Garzón. Las condolencias también llegaron desde la derecha con las palabras del presidente andaluz, Juanma Moreno, o del líder del PP, Pablo Casado, que ha dicho: «ha defendido sus ideales con pasión en la España democrática, plural y abierta que todos queremos».

«Me moriré siendo rojo», dijo y lo cumplió. Julio Anguita, el hombre que ha logrado que las palabras coherencia, honestidad, integridad y honradez puedan definir a un político español y que todos los españoles estuvieran de acuerdo. 

La inhumación está prevista el domingo a las 18.30 horas en el cementerio de Nuestra Señora de la Fuensanta.

Temas relacionados
 
Documentos relacionados

Pulsa aquí

Pulsa aquí

NUEVO SERVICIO PARA LOS LECTORES

Únete al canal de Telegram de Diario CÓRDOBA y entérate de la actualidad antes que nadie

Este sistema gratuito de notificaciones se suma a la difusión de información en las redes sociales de Diario CÓRDOBA ...

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

    Buscar tiempo en otra localidad