+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SERÁ EL PRÓXIMO LUNES, EN EL SAGRARIO DE LA CATEDRAL

Una misa homenaje a Donato y a todos los invisibles

Un compatriota vecino de la Judería promueve la iniciativa

 

Un hombre duerme en la calle. - RICARD CUGAT

Araceli R. Arjona Araceli R. Arjona
23/03/2019

Marco Conzi, un guitarrista genovés afincado en Córdoba, conoció en Fleming a Donato. Así lo llamaba la gente aunque él le contó que su nombre era Antonio Ricci, que su padre era napolitano y que su madre era «de aquí». En el barrio, lo conocía todo el mundo aunque hay quien estaba harto de él. «No era un hombre fácil, bebía como un cosaco y en ocasiones hacía sus necesidades en la calle, pero pocas veces he visto a un hombre tan solo y tan desesperado, a pesar de su nombre tan bonito, que significa donado, regalado, del latín donare», explica.

Se cruzó con él un día antes de que apareciera muerto en un cajero. «Estaba sentado en las escaleras frente al Callejón de la Luna, al sol, tenía un aspecto que daba miedo, muy hinchado», recuerda. En el barrio dicen que era un exboxeador y Marco asegura que alguna vez lo vio haciendo estiramientos con el cuello de buena mañana. Cuando leyó en el periódico que había muerto, le estremeció que muriera «como un perro, bueno, hoy los perros viven mejor que él», y decidió hacer «algo simbólico, una misa quizás, para reunir a personas del barrio y hacer un pequeño homenaje a modo de funeral por un hombre desconocido, como representante de tantas personas invisibles con las que nos tropezamos cada día», comenta. Este periódico ha intentado sin éxito saber de fuentes judiciales qué será del cuerpo de Donato, si ha sido reclamado en Italia o tendrá sepultura en Córdoba. Sus datos están bien protegidos. El próximo lunes, el Sagrario de la Catedral acogerá una misa a las 19 horas, abierta a todo el que lo desee. «Aunque la gente no sea mucho de iglesia, una misa es algo que nos reúne alrededor de cualquier muerte, el espacio para compartir el dolor por una pérdida», dice, convencido de que Donato estará ahora mejor que antes.

   
1 Comentario
01

Por gañán de Fernán Núñez 17:27 - 23.03.2019

Lo de las misas, está muy bien. Pero habrá que hacer algo más mientras entregamos el alma a Dios. Por ejemplo, exigir de los poderes públicos que, doten de los medios necesarios a los servicios sociales, para poder atender a las personas que necesiten de ayuda para la alimentación,el vestido o la habitación. A lo mejor para atender estas necesidades reales habrá que dejar de atender tanta demagogia como se practica. Tantas críticas al partido contrario y ponernos a trabajar por una sociedad más justa.