+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CRÓNICA

Al mal tiempo, buena cata

El vino Montilla-Moriles atrae a cientos de cordobeses enamorados de esta cita pese al cielo enladrillado. Varias bodegas presentan novedades en vinos que pegan fuerte fuera de Córdoba

 

Foto de familia de autoridades cortando la cita inaugural. - A. J. GONZÁLEZ

Araceli R. Arjona Araceli R. Arjona
25/04/2019

Más fotos

La Cata abre el mayo cordobés.

Ver galería completa

La Cata abre el mayo cordobés.

Ver galería completa

La Cata abre el mayo cordobés.

Ver galería completa

Los cordobeses tienen ganas de fiesta, de risas y vino. En pleno mes de abril, con el mes de mayo a la vuelta de la esquina, ninguna borrasca va a impedir que la Cata del Vino se llene de público. Con esa premisa abrieron ayer sus puertas las 29 bodegas y los 10 restaurantes que este año tienen estand en la explanada de la Diputación. A la hora del corte de la cinta inaugural, ya había cola esperando para cruzar el umbral. Este año, varias bodegas traen novedades. Es el caso de Los Raigones, de Montilla, que presentan el vino joven denominado El Caballo Cordobés, elaborado con un coupage de tres variedades de uva, según José Antonio Jiménez, «un homenaje al caballo Lagartijo, que compartió media vida con el fundador de la bodega». Los paladares más expertos pueden probar el fino Lagar del cerro, «del que salen 300 botellas en primavera y 300 en otoño», un fino de lujo «que se extrae de la mejor bota de la bodega, la preferida del abuelo Santiago». No se la pierdan. Según Jiménez, el mal tiempo «no es problema para la cata» y, además, «este año vamos a tener tiempo bueno, malo y regular, hay donde elegir».

Pilar Bujalance, de la bodega Toro Albalá, recomienda probar el 2 claveles, otro vino joven que lleva en el mercado desde el 2016 y está arrasando en Madrid y Barcelona, donde este tipo de vinos se consideran «un producto chic» presente «en las mesas del público más foodie», esos que buscan la exquisitez gastronómica y la encuentran en productos como «el palo cortado». En su estand encontrarán también la botella de Eléctrico en forma de bombilla, una delicia que además «se vende muy bien como regalo», según Bujalance.

Pero beber sin picar algo no es cosa buena. En la taberna Los Chicharrones lo saben bien y se esmeran en ofrecer «calidad y precio». Según Juan Pérez, «en la cata la gente es muy aficionada al pescaíto frito, que amortigua muy bien el vino, al jamoncito, los molletitos y la tortilla de patatas, que es nuestra especialidad junto al clásico chicharrón de Cádiz». ¡Qué hambre!

Temas relacionados
 
   
2 Comentarios
02

Por otras posibilidades 8:32 - 25.04.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Ni la lluvia (aunque conlleve viento) es el "mal tiempo", ni una "buena" cata es saludable. Los médicos están poniendo en duda la famosa (falsa) creencia que sí lo es con "moderación". Simplemente porque el vino contiene alcohol, y éste nunca es saludable. Mismo a pequeñas dosis. Pues, otro inconveniente del cino y del alcohol es que son adictivos. Es decir, que el cuerpo te pide que le des lo que te pide (por diferentes razones, y que se cree que esto es bueno). El mental se las apaña para convencerse de cualquier cosa. Aquí la Cata está para vender y que la gente beba el máximo de cantidad. Y en estas exposiciones se busca "igualdad", es decir que las mujeres beban tanto como los hombres. Las estadisticas de las 35.000 muertes prematuras en España al año, determinan que el 70 % son hombre y el 30 % mujeres. Se busca un equilibrio, una falsa igualdad. Porque también se podría intentar, que los hombres "bajen" al nivel de consumo de las mujeres y beban menos.

01

Por Juan Gutiérrez 8:18 - 25.04.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Buen tiempo y mala cata es el titular de mi periódico particular. Buen tiempo porque cada gota que cae vale un duro, ahora se dirá un euro, y mala cata porque lo que se hace en Córdoba es una especie de competencia presuntamente desleal a la restauración ya implantada donde todos los cordobeses tenemos a nuestra disposición todo el año flores, risas y vino; desde el Doblas fresquito y el Eléctrico que yo bebo, prácticamente todos los días, hasta el Caballo Cordobés o el fino Lagar del Cerro para los que más pueden; y tapas y tapitas tenemos las que no consumimos: pescaíto frito, tortilla, jamón de Los Pedroches el que quieras,…Ya quisiera yo a estos presuntos empresarios dar a catar sus caldos en Écija, por ejemplo, a un paso de Montilla y no son capaces de introducir estos vinos que ya tenemos archicatados en la ciudad. Un empresario que va sobre el camino andando no emprende; o sea no es empresario emprendedor.