+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CORDOBESES DEL AÑO / EMPRESA

«Dicen que nadie es profeta en su tierra, pero ese no es nuestro caso»

Pablo López, presidente y cofundador de Silbon

 

Pablo López, en la oficina central de Silbon, ubicada en el Polígono Chinales, junto a personal de la empresa.. - FRANCISCO GONZÁLEZ

Laura Mármol Laura Mármol
24/04/2019

-Silbon nació en plena crisis y ha conseguido hacerse un hueco en una industria competitiva y en la que no es fácil triunfar. ¿Cuál es el secreto de su éxito?

-El secreto es una mezcla de varios factores, entre los que destacan el trabajo, la ilusión, el equipo humano y, sobre todo, haber tenido la capacidad de adaptarnos a los continuos cambios que ha tenido el sector y la sociedad desde que empezamos.

-Con una inversión inicial de 3.000 euros, Silbon se presenta en la actualidad con una facturación de ocho millones de euros. Imagino que habría dificultades al principio. ¿Es así?

-Por supuesto que había dificultades. La principal fue la financiera, sólo disponíamos de esos 3.000 euros para empezar, y nadie facilitaba un crédito. En ese momento, nuestra determinación e ingenio fueron claves para no rendirnos y poder seguir adelante.

-¿Qué consejos le daría a alguien que, como usted hace diez años, va a emprender ahora una aventura empresarial?

-Que analice muy bien todas las variables antes de tomar la decisión de emprender. Que ponga en común con gente con experiencia su plan de negocio y escuche sus consejos, y que siempre tenga presente la palabra prudencia.

-¿Qué les diferencia del resto de marcas del sector y qué les ha permitido triunfar de la manera en que lo han hecho?

-Nosotros creemos que la clave ha estado siempre en la apuesta por la digitalización que realizamos desde los inicios. En 2011 ya teníamos tienda online. Zara, por ejemplo, la abrió en 2010. A día de hoy, nuestro objetivo es alcanzar la omnicanalidad. Para ello ,estamos invirtiendo en la tecnología necesaria para ofrecer al usuario una experiencia de compra más completa, más intuitiva y casi a medida. En definitiva, hacer que nuestros clientes sean únicos, ya sea en el universo físico o en el online. Podemos decir que, en este aspecto, estamos al nivel de las principales multinacionales del sector. Otro elemento diferenciador es nuestra política de responsabilidad social corporativa. Silbon es una empresa solidaria, comprometida con su entorno y con unos valores basados en el esfuerzo y en el compañerismo. Y esto no solo lo decimos, lo hemos puesto en práctica y lo seguimos haciendo con numerosas campañas solidarias de las que nos sentimos muy orgullosos.

-¿Cómo ha evolucionado la marca desde sus inicios?

-Nuestra primera colección estaba compuesta por 30 americanas que principalmente estaban enfocadas a un cliente de perfil profesional, de entre 30 y 35 años. Las siguientes colecciones siguieron en esa línea. Tras los primeros años, vimos cómo la marca iba atrayendo también a un público más joven, y eso nos animó a ampliar nuestra gama de artículos, incluyendo prendas más sport en cada colección. El año pasado, respondiendo a las peticiones de nuestra comunidad, incorporamos la línea Silbon Kids, dirigida a niños de entre 4 y 12 años. Además, en los últimos meses, vio la luz nuestro servicio de sastrería a medida, con múltiples posibilidades de personalización. Se puede decir que nuestra evolución persigue el deseo de ofrecer al cliente el producto que demanda en cada momento, manteniendo siempre el sello propio de nuestra firma.

-Silbon está experimentando un ritmo de crecimiento imparable, con presencia física en un terreno como París y con la apertura de una tienda de referencia en el centro de Córdoba, entre otros muchos proyectos. ¿Cuáles son sus retos de futuro?

-Vivimos en un sector en constante evolución. Hace cuatro años las firmas de moda solo se interesaban por abrir tiendas físicas. Ahora, todos miran al mundo online. Uno de nuestros principales hitos del año pasado, a parte de los que indica, fue vender más de dos millones de euros en nuestra web. Una de cada cinco prendas vendidas se hizo a través de Internet. Un porcentaje muy por encima de la media del sector, que está en torno al 7%. En este contexto, nuestros esfuerzos están centrados en consolidar nuestra tienda online, tiendas físicas y puntos de venta con los que ya contamos, sin perder de vista la internacionalización de la empresa. Nos gustaría atacar pronto el mercado portugués, pero somos conscientes de la dificultad y no queremos correr un riesgo excesivo. Otro de los proyectos que estamos estudiando es exportar el modelo de tienda de Córdoba a otras capitales, ya que el éxito de esta ha sido rotundo, superando con creces todas las expectativas que teníamos.

-¿Cómo es el equipo que compone Silbon?

-Es un equipo muy profesional. En los últimos años hemos realizado incorporaciones clave a nivel directivo que, sin duda, tienen mucha culpa del buen momento que estamos viviendo. Pero si hay que destacar un denominador común en nuestro equipo, es la implicación en el proyecto y el plus de actitud que pone todo el mundo en la realización de sus tareas diarias. Ahí es donde reside gran parte del éxito de la Silbon.

-¿Qué supone para usted y su empresa el premio Cordobés del Año?

-Supone un tremendo orgullo. Ya sabíamos que la ciudad nos tiene muchísimo aprecio, se nos quiere mucho. Dicen que nadie es profeta en su tierra, pero ese no ha sido nuestro caso. Desde nuestro comienzo, Córdoba ha hecho suya la marca y no tenemos palabras para agradecer tanto cariño. Ahora, este premio viene a ser la guinda del pastel, ya que es un reconocimiento público e institucional de todo ese apoyo recibido.

Temas relacionados