+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

RESPUESTA DE LA OFICINA DE JESÚS MAETZU

El Defensor Andaluz investigará los centros de protección de menores

Admitida a trámite una queja de Ustea sobre irregularidades en su funcionamiento. La oficina de Maetzu reclama un informe a la Junta sobre su situación

 

Imagen del exterior de uno de los centro de protección de menores de Córdoba. - MIGUEL ÁNGEL SALAS

Araceli R. Arjona Araceli R. Arjona
31/10/2018

El Defensor del Pueblo Andaluz comunicó ayer al sindicato Ustea su decisión de admitir a trámite la queja formulada en relación con la situación de los centros de protección de menores de Córdoba, por lo que la oficina de Jesús Maetzu abrirá un expediente para investigar las deficiencias e irregularidades denunciadas. Ustea elevó su queja el pasado mes de junio, señalando una serie de carencias en estos centros provocadas «en unos casos por la saturación de los mismos, ante la necesidad de dar respuesta a las necesidades perentorias del sistema de protección» y en otros casos «por la inadecuación de sus instalaciones y de los medios materiales y personales con los que cuentan para atender a los mejores allí alojados, con una serie de necesidades complejas y muy específicas». El sindicato también reclamaba en su escrito la creación de una comisión entre la administración y las centrales sindicales para abordar la cuestión con representación del personal. El Defensor del Pueblo Andaluz considera que la queja reúne los requisitos para abrir una investigación y ayer mismo solicitó la emisión de un informe a la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales.

Según María Josefa Cantarero, miembro del comité de empresa de Salud, Igualdad y Políticas Sociales por Ustea en Córdoba, «los centros están desbordados por la llegada masiva de menores extranjeros no acompañados y la Junta no está tomando medidas para resolver el problema». Según su testimonio, a eso se suma que «los centros están destrozados, hace años que no se reforman ni se adaptan a las necesidades actuales, tampoco se respetan las ratios de menores establecidas ni se han reforzado las plantillas para atender correctamente tanto a los menores extranjeros como a los españoles, que conviven juntos, sin distinción de edades ni de sexos, ni de necesidades especiales según los casos». Desde Ustea, señalan que la Junta está haciendo «dejación de funciones», pese a tratarse de un colectivo muy vulnerable.

Temas relacionados