+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPORTAJE

El 'corazón' de Tierra de Hombres

Esta fundación quiere elevar el número de familias de acogida para traer a más niños de países con menos recursos y que estos puedan ser operados en el Reina Sofía H Cristina y Paco están a cargo de un niño de Marruecos, intervenido de una cardiopatía

 

Cristina Camacho y Francisco Ruiz, con sus dos hijas y el pequeño Islam, que tienen ahora mismo acogido. - MIGUEL ÁNGEL SALAS

M.J. Raya M.J. Raya
21/01/2018

Cristina Camacho y su marido, Francisco Ruiz, no tienen una casa gigante ni una enorme fortuna, pero poseen un corazón lleno de cariño, que decidieron abrir en el 2016 a la fundación Tierra de Hombres y a su programa Viaje hacia la vida, convirtiéndose en familia de acogida de niños de países con menos recursos que vienen a España a ser operados de graves enfermedades. Tierra de Hombres, fundación nacida en Suiza en 1960, tiene como principal objetivo tramitar el desplazamiento y estancia de menores de países desfavorecidos para que sean operados en hospitales como el Reina Sofía de Córdoba. Los niños que llegan a Córdoba o a otra ciudad mediante el programa Viaje hacia la vida vienen solos, sin sus familias de origen, y las familias de acogida saben que jamás podrán adoptar a ese menor. La fundación se sustenta, sobre todo, de las ayudas privadas y donaciones de socios. Cuenta con voluntarios para acompañar a los niños que vienen a operarse y para organizar eventos benéficos.

Cristina y Francisco tienen acogido actualmente al pequeño Islam, de Marruecos. Este niño de 16 meses, que presentaba una tetralogía de Fallot, llegó a Córdoba en septiembre del año pasado y está a punto de marcharse, después de haber sido intervenido con éxito en el Reina Sofía y recibir el alta del hospital. Y antes de este chico, esta pareja también tuvo en acogida a otros dos menores, a Riyad, de Togo, que vino con 15 meses en octubre del 2016 y se marchó con 20 meses, tras ser intervenido de una CIV (conexión intraventricular) y también de vegetaciones. Y el primero de todos fue Mohamed, de Senegal, que tenía entonces 2 años, padecía igualmente una CIV y se marchó en julio del 2016, tras resultar su operación positiva.

«Nuestras hijas tienen 14 y 16 años y fueron las primeras que se mostraron a favor de acoger a estos niños, ya que lo ven como algo normal. Decidimos dar este paso tras conocer a otra familia de acogida y pensamos que podíamos intentarlo. Para ser familia de acogida hay que tener tiempo, porque la estancia de estos pequeños puede alargarse. El niño que tenemos ahora ha empezado a andar estando en Córdoba y no dejo de acordarme de sus padres, que se han perdido sus primeros pasos. Cuando se marchan te quedas un poco vacía y crees escucharlos llorar, reír o hablar, aunque ya no estén. Sin embargo, sabes que tienen que volver y te queda el consuelo de que se marchan bien de salud y con todo tu cariño. Los primeros días, cuando llegan, están bloqueados, pero pronto se adaptan e incluso regresan a su casa sabiendo español», relata Cristina.

«Desde el 2010, que se constituyó la delegación de Tierra de Hombres en Córdoba, hemos conseguido que sean intervenidos unos 30 niños en el Reina Sofía y la mayoría presentaba graves cardiopatías. Los pequeños proceden de países como Marruecos, Senegal, Mauritania, Benin o Togo», apunta Raquel Melero, tutora de los niños que vienen a Córdoba mediante el programa Viaje hacia la vida.

El reto

Melero destaca la importancia de poder contar con más familias de acogida para incrementar el número de niños que podrían operarse en Córdoba, «ya que podrían beneficiarse diez chicos por año de este programa, pero por ahora el número máximo de pequeños a los que hemos ayudado en un año ha sido 6, como en el 2017, por no disponer de personas suficientes para el acogimiento de los pequeños. También sería interesante disponer de familias de acogida de reserva para cualquier eventualidad que surja».

«Cuando una familia está interesada en colaborar con Viaje hacia la vida estudiamos el lugar dónde vive y su disponibilidad de tiempo para estar con el menor, pues el proceso de abordaje de estas enfermedades y la recuperación puede prolongarse varios meses. Por otro lado, le explicamos lo enriquecedor de colaborar con esta misión, lo que hace que muchas familias repitan experiencia, pero también los riesgos, ya que son niños con enfermedades graves, patologías que suelen superar tras ser operados, pero puede ocurrir que algo no salga bien. Pero, en todo momento las familias de acogida contarán con el apoyo de Tierra de Hombres y de sus voluntarios», añade Raquel. Para más información sobre este programa se puede llamar al 662133352.