+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Los colectivos ciudadanos reclaman que paren la licitación y se negocie

Rechazarán hablar si el proceso sigue adelante porque «no somos asesores»

 

Participantes, ayer, en la sesión del Consejo del Movimiento Ciudadano. - SÁNCHEZ MORENO

Juan M. Niza Juan M. Niza
23/11/2016

Acuerdo unánime del consejo del Movimiento Ciudadano (CMC): el proyecto de mejora del aparcamiento del Reina Sofía es «positivo» y agradecen que se les invite a hablar del mismo con la Consejería. Pero, eso sí, «el plan se ha pervertido porque utiliza a un usuario cautivo para financiar una obra de un edificio», explicaba anoche tras tres horas de sesión del CMC su presidente, Juan Andrés de Gracia.

Ante esta situación, todas las federaciones de colectivos y consejos de distrito, representados en el máximo órgano de participación ciudadana del municipio, aprobaron una declaración en la que reclama que se paralice la licitación del proyecto, aprovechando que aún ninguna empresa se vería perjudicada por el parón, y se abra una auténtica negociación entre la Consejería y los colectivos ciudadanos. Si no se paraliza el proceso de licitación, los colectivos no se sentarán a debatir. «No somos asesores de empresas», sentencia De Gracia, y «no se trata de orientar a los licitantes, sino de planificar juntos un buen proyecto».

Más aún, el presidente del CMC considera que el proceso puede haberse viciado de partida porque primero habría «que decidir qué tipo de aparcamiento y tarifas tendría este servicio» y, a partir de ahí, «estudiar la vía de gestión que podría tener». Sin embargo, con el actual planteamiento y contemplándose la construcción de un edificio, lo que hay que esperar es que las tarifas del párking, como mínimo, «sean altas y muy superiores a las deseables».

ORDENANZAS FISCALES / El Consejo del Movimiento Ciudadano, tras una comparecencia de la teniente de alcalde de Hacienda, Alba Doblas, también estudió el proyecto de ordenanzas fiscales, en el que se han aceptado «muchos de los puntos que habíamos propuesto en el dictamen, algo que no ha sido ni mucho menos habitual los últimos años», explicaba anoche Juan Andrés de Gracia. Así, el nuevo documento ha obtenido el visto bueno del CMC, aunque la renuncia a subir el IBI, en principio una buena noticia, se ve con cierta inquietud por lo que puede suponer de parón a las inversiones previstas en los barrios y en la ciudad en general.

TRES DEMANDAS / Además, el CMC insiste en tres reclamaciones que no se han satisfecho este año y que se quieren negociar los próximos meses: que todos los precios públicos de todas las empresas municipales se sometan al dictamen del CMC (ya lo hace Sadeco), estudiar un proyecto de fiscalidad específica en el 2018 para el Casco Histórico (contemplando a los patios tradicionales) y renegociar un nuevo modelo de pago de la tasa de ocupación de suelo público que ayude a resolver el conflicto de los veladores.

Temas relacionados