+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPORTAJE

Chequeo a Fray Albino

Vimcorsa inicia el trabajo de campo para conocer la situación del barrio, que están recorriendo varios equipos que ya han detectado problemas de grietas y humedades en algunas casas visitadas

 

María del Carmen Peligro y Amparo Ruiz entrevistan a Rosario Ávila. - SÁNCHEZ MORENO

Equipo de jóvenes que están recorriendo Fray Albino. - SÁNCHEZ MORENO

Isabel Leña Isabel Leña
17/01/2018

Vimcorsa ya ha iniciado el chequeo al barrio de Fray Albino. Ocho jóvenes, contratados a través de los planes Emple@Joven y Empleo 30+, que financian la Junta y el Fondo Social Europeo, distribuidos por parejas, recorren desde ayer las calles de Fray Albino para recabar información sobre sus moradores y sobre el estado de las viviendas en las que habitan. Ya desde la primera toma de contacto, han detectado grietas y problemas de humedades en algunas de las casas visitadas.

Ana Isabel Hernández, Encarni González, Ruth Aparicio, Samuel Lorenzo, Inmaculada Castañeda, María del Carmen Peligro y Amparo Ruiz -falta una compañera que está de vacaciones- recorrieron durante la mañana varias viviendas, en las que se encontraron con «grietas y humedades, filtraciones por los tejados y por los tabiques» y hasta «una cocina que tuvo que ser reformada entera porque se vino abajo», según relatan. María Rojas es la mujer que vive en la casa en la que se derrumbó el techo de la cocina. María recuerda que ocurrió «hace tres o cuatro años», cuando «se abrieron unas rajas» porque «las casas las hicieron en lo alto de los arroyos y no echaron bastante hormigón».

Durante la revisión, han encontrado de todo. «Hay quien responde la encuesta en la puerta y otros que te meten hasta en el baño», señalan, aunque «algunos ni abren» y otros «son reacios a dar sus datos personales». En la primera inspección no todo han sido casas con grietas. También han visto viviendas reformadas, como la de Rosario Ávila, que la compró hace treinta años y la tumbó para construirla de nuevo. Aún así, en este primer chequeo los equipos han hallado «más viviendas estropeadas que arregladas y las que han arreglado es porque han tenido problemas antes», señalan.

Con el diagnóstico que Vimcorsa llevará a cabo en las 3.000 viviendas que integran el barrio, la empresa pretende tener datos sobre la realidad social, económica y urbanística de Fray Albino para después abrir un debate sobre la regeneración que necesita el barrio. Vimcorsa piensa que para acabar con los problemas que arrastra Fray Albino desde hace años hay que actuar de raíz tirando inmuebles y construyéndolos de nuevo con las cimentaciones adecuadas. Sin embargo, es consciente de que la solución será costosa y a largo plazo.

Temas relacionados