+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ASTROFÍSICA

Un cordobés descubre un nuevo sistema solar que incluye el planeta habitable más próximo a la Tierra

El joven investigador trabaja como estudiante de doctorado en el Instituto de Astrofísica de Canarias

 

Araceli R. Arjona Araceli R. Arjona
01/08/2019

Más fotos

Recreación de planetas . - CÓRDOBA / ARCHIVO

Se llama Rafael Luque, es de Priego de Córdoba y aún no ha cumplido 30 años pero ya tiene en su cartera de descubrimientos como astrofísico una lista de hallazgos entre los que hace apenas unos meses ha incluido un sistema solar nuevo compuesto por una estrella roja enana y, de momento, tres planetas. Aún es posible que en el futuro se añadan más. Cuenta lo que ve a través del telescopio como quien relata una historia cotidiana aunque para su interlocutor suene como quien intenta explicar lo que esconden los posos de un café. El descubrimiento se produjo en abril, poco antes de Semana Santa, gracias al trabajo intenso de un equipo de más de 70 personas que ha estado liderado por el cordobés Rafael Luque, estudiante de doctorado del Instituto de Astrofísica de Canarias gracias a una beca de Caixabank, autor principal del artículo que dio cuenta del nuevo sistema solar publicado esta semana en la revista Astronomy and Astrophisics. El estudio de Luque está supervisado por el astrofísico Enric Pallé, coautor del estudio.

Desde el año 1998, se venía observando la misma zona donde ahora han detectado este sistema, aunque la primera alarma sobre la posibilidad de que existiera un planeta que girara en torno a esa estrella enana, denominada GJ 357, no se ha producido hasta ahora gracias al nuevo telescopio espacial TESS, lanzado en julio del año pasado, que ha permitido descartar que se trate de simple "ruido". Según Luque, "la misión TESS, controlada por el MIT y NASA, tiene una gran componente para la comunidad científica, contempla el cielo completo en un año y cada vez que termina de observar, los datos obtenidos se hacen públicos". A partir de ahí, los datos se cotejan con algoritmos para buscar planetas y los mejores candidatos se anuncian como alertas que deben confirmar los investigadores con distintos métodos.

El planeta más interno del sistema solar nuevo fue detectado por TESS en abril y el equipo de Luque buscó datos de archivos previos hasta de 1998 tomados en observatorios terrestres de esta estrella para intentar buscar planetas. Gracias a esa alarma, en solo cuatro días, fue posible confirmar el descubrimiento y completarlo con la presencia de dos planetas más. 

El planeta GJ 357 d

Según la información publicada por el Instituto de Astrofísica de Canarias, de los tres planetas descubiertos, el más lejano, llamado GJ 357 d, es el más interesante para los investigadores. El planeta orbita la estrella cada 55,7 días a una distancia de cerca del 20 por ciento de la distancia de la Tierra al Sol, y pesa, al menos, 6,1 veces la masa de nuestro planeta. Aunque su tamaño y composición son desconocidos, un mundo rocoso con esta masa oscilaría entre una y dos veces el tamaño de la Tierra. "GJ 357 d está situado dentro del borde exterior de la zona habitable de su estrella, donde recibe casi la misma cantidad de energía estelar que Marte del Sol", explica la coautora Diana Kossakowski del Instituto Max Planck de Astronomía en Heidelberg. 

Situado a unos 31 millones de años luz, este sistema solar sería uno de los más cercanos a La Tierra, según Luque. Alrededor de la estrella, gira un pequeño planeta "achicharrado" por su proximidad al calor, que supone el tercero transitante más cercano al sol, uno de los más próximos de los que se tiene constancia. La órbita es tan pequeña que un año dura solo cuatro días.

Además, el tercero y más alejado de GJ 357, según los datos que se tienen hasta el momento, constituiría el planeta "habitable" más cercano a nosotros. ¿Habitable? Según el astrofísico, aunque mucho más grande que nuestro planeta, este podría ser el mejor candidato a habitar por el ser humano en caso de necesidad una vez superado el problema de la distancia. La razón es que no está tan próximo a la estrella como para que el agua se evapore ni muy lejos como para que el agua se congele por lo que las condiciones atmosféricas podrían ser muy parecidas y quién sabe si no esté habitado ya. La historia de este sistema no ha hecho más que empezar. 

Temas relacionados