+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

APDH pide el rechazo de administraciones a las declaraciones "discriminatorias" del obispo sobre reproducción

 

EUROPA PRESS
29/12/2015

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (Apdha) ha pedido este martes al Ayuntamiento de Córdoba, la Diputación de Córdoba y la Junta de Andalucía que "realicen un posicionamiento institucional público de rechazo" ante el documento 'Navidad y familia' del obispo, Demetrio Fernández, con contenido "discriminatorio" sobre la reproducción asistida, así como que valoren las posibles medidas que respecto al mismo puedan llevar a cabo en el marco de sus respectivas competencias.

   En una nota, la entidad ha criticado y pedido una rectificación al obispo por sus declaraciones en dicho documento, donde calificaba como "aquelarre químico de laboratorio" la utilización de cualquier tipo de técnica de reproducción asistida, acusando a las personas que acuden a ella de "que piensan en el derecho a tener un hijo, como si el hijo fuera un objeto".

   Así, desde la Apdha destacan que defienden "la libertad ideológica, religiosa y de expresión, que por supuesto dan cobertura para mantener distintos posicionamientos sobre esta materia", pero consideran que el obispo "ha superado ampliamente los límites de estas libertades y que el contenido discriminatorio de sus declaraciones atentan contra la dignidad de los padres y madres que han utilizado estas técnicas y a los hijos concebidos a través de las mismas".

   Al respecto, recuerdan al representante de la Iglesia Católica en Córdoba que "la reproducción asistida se realiza de forma regulada y tasada en el marco establecido por la Ley 14/2006 sobre técnicas de reproducción humana asistida, aprobada por las instituciones democráticas", y que, "dentro de lo establecido por el orden constitucional y los tratados internacionales, determina unos límites claros para prevenir cualquier tipo mal uso de las mismas".

   De este modo, apuntan que "no las llevan a cabo hechiceros en el bosque a la luz de la luna llena, sino profesionales médicos en centros autorizados sometidos a estrictos controles", de manera que agregan que el obispo puede "discutir desde su perspectiva moral la conveniencia o no de la actual normativa en la materia, pero calificar genéricamente a la reproducción asistida de 'aquelarre' supone un menosprecio gratuito a profesionales, padres/madres e hijos que trabajan, utilizan o han tenido la oportunidad de existir a través de estas técnicas".

   En la línea de lo anterior, recuerdan al representante eclesiástico que la convención de la ONU sobre los Derechos del Niño (1992), la Ley Orgánica 1/1996 de Protección Jurídica del Menor y la Ley andaluza 1/1998 de los Derechos y Atención del Menor establecen "una especial protección a los menores frente a cualquier acto proveniente de actores públicos o privados que menoscabe su dignidad o represente una situación discriminatoria que ponga en riesgo el interés superior del menor --principio básico que prevalece en cualquier contexto en el que esté implicado un menor de edad--".

   Por tanto, entienden que "afirmar que un niño es producto de un 'aquelarre químico' y que sus progenitores lo han considerado un 'objeto' es un claro ataque a su dignidad como personas y son declaraciones de contenido discriminatorio". También, creen que debería sopesar que "la distribución documentos de este tenor incluso podría ser constitutivo de un delito contra el ejercicio de los derechos fundamentales previsto en el artículo 510 del Código Penal".

   En cualquier caso, advierten de que dicha carta "contiene afirmaciones en materia de género de difícil encaje con el principio de igualdad consagrado, entre otros, por el artículo 14 de la Constitución y por la Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva de hombres y mujeres, como 'Cuanto más varón sea el varón, mejor para todos en la casa. Él aporta particularmente la cobertura, la protección y la seguridad. El varón es signo de fortaleza', mientras que 'La mujer tiene una aportación específica, da calor al hogar, acogida, ternura' y 'Cuanto más mujer y más femenina sea la mujer, mejor para todos en la casa'".