+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Desescalada en Córdoba: el apagón del ocio nocturno

El sector hostelero de la noche intenta salir de la crisis del covid-19 de la mejor manera posible. Cumplir con las distancias de seguridad y el límite del aforo es una de sus principales preocupaciones

 

Reunión ayer en la terraza de Sojo Ribera. - SÁNCHEZ MORENO

Antonio Raya Antonio Raya
30/05/2020

El sector del ocio nocturno ha sido uno de los más castigados durante la actual crisis del coronavirus. Algunos de sus locales no han abierto todavía incluso, por las dificultades que les crea cumplir las medidas sanitarias de protección fijadas por el Gobierno.

Rubén Ribero es el gerente de las discotecas Góngora y Babylonia, además del representante de los locales de ocio nocturno en la Junta Directiva de Hostecor. Este empresario asume con resignación que «nosotros lo tenemos más complicado que nadie para volver a funcionar. Lo de menos es que tu aforo baje de 600 a 300 personas, por ejemplo. Lo peor es cómo controlar que en una discoteca mantengan dos personas la distancia de seguridad de dos metros».

Coronavirus en Córdoba | Últimas noticias en directo

«Todavía no he abierto ninguno de mis dos locales, pues no sabemos realmente qué es lo que podemos hacer».

El dueño de Góngora y Babylonia es pesimista sobre el tiempo que tendrá que esperar para recuperar la normalidad en su negocio. «Los conciertos y las discotecas no podremos abrir al menos hasta septiembre, y ojalá podamos abrir al menos entonces», apunta.

Una de las quejas que tiene Rubén Ribero es sobre el recibo de la luz. «Dijeron en uno de los decretos que nos permitirían bajar la potencia de la luz durante esta crisis para bajar el recibo, pero no ha sido así. No hacen más que ponerme problemas y la realidad es que pago 800 euros al mes de luz con el local cerrado».

Francisco Mulero es el gerente del Mercado Victoria, un referente de la restauración desde su apertura, pues por allí se puede pasar a lo largo de casi todo el día, incluso para tomar una copa de madrugada.

Mulero abrió hace ya tres semanas y lo primero que hizo fue «encargarle a un arquitecto un diseño local adaptado a esta situación para saber con cuántas mesas iba a poder contar».

Mulero ha adaptado el servicio con medidas como la de llevar las consumiciones a las mesas para evitar que los clientes vayan a la barra. «Tenemos el local lleno de indicaciones en las que además apelamos a la responsabilidad de la gente», dice. «El bar de copas es ahora una cafetería más, pues se sirve todo sentado en las mesas», recalca.

Francisco Jiménez es el director técnico del Grupo Sojo, que gestiona cinco locales en Córdoba, de los cuales ya ha abierto cuatro. «Nosotros lo que que queremos es que la gente esté a gusto. Hemos dispuesto dos metros de distancia entre las mesas, pero contando de respaldo a respaldo de las sillas. Cuando llenamos no dejamos entrar a más gente hasta que no vuelve a haber una mesa libre. Ha llegado el momento de que la gente se habitúe a las antiguas costumbres».

Temas relacionados
 

Pulsa aquí

Pulsa aquí

NUEVO SERVICIO PARA LOS LECTORES

Únete al canal de Telegram de Diario CÓRDOBA y entérate de la actualidad antes que nadie

Este sistema gratuito de notificaciones se suma a la difusión de información en las redes sociales de Diario CÓRDOBA ...

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

    Buscar tiempo en otra localidad

     
     
    2 Comentarios
    02

    Por vecino 11:09 - 30.05.2020

    DENUNCIA ESTE COMENTARIO

    Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

    Muchos más problemas han tenido los pequeños comerciantes de los barrios. Estos del ocio nocturno ganan dinero negro a mogollón

    01

    Por 2001 10:28 - 30.05.2020

    DENUNCIA ESTE COMENTARIO

    Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

    Mucho cuidado con el ocio nocturno. Es la forma de enriquecerse unos pocos, muy pocos, a costa de poner en riesgo la salud física y mental de la sociedad. Cuando se restringía a la noche del sábado o domingo era más o menos controlable y sus efectos sobre el sueño propio y de los demás (los ciudadanos) se diluían en la semana. De unos años ahora han proliferado locales que abren hasta muy tarde todas las noches provocando la adicción a la noche de los más débiles, los adolescentes y jóvenes, provocando, como las drogas, una necesidad imperiosa de no volver a casa hasta la madrugada, lo que acaba con la vida personal, profesional y familiar de un porcentaje nada despreciable y que se ceba con los más indefensos, los de familias rotas, monoparentales (no porque el único progenitor lo haga mal sino porque no puede repartir la educación y especialmente la parte más desagradable con un compañero y termina con enfrentamientos continuos). Los poderes públicos que tanto se jactan de querer lo mejor para los ciudadanos (aunque para ello solo somos votantes, clientes) deberían poner freno a esta lacra en vez de fomentar esta peligrosa droga social.