+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ENTREVISTA

"Queremos reapropiarnos de la palabra coño y darle un punto de poder, de fuerza"

Isa Duque y Cristina Chinchilla traen la 'chochocharla' a Eutopía (Lunes 15 de octubre, 20.30 horas, Mercado Victoria)

 

Isa Duque y Cristina Chinchilla. - CÓRDOBA

Araceli R. Arjona Araceli R. Arjona
11/10/2018

–¿Quién es la Psicowoman y con quién vendrá a Córdoba este lunes?

–La Psicowoman es Isa Duque, una psicóloga sexóloga y youtuber que lleva quince años investigando sobre todo lo que tiene que ver con las vulvas, desde la psicología, la sexología y la experiencia personal y a Córdoba iré acompañada de Cristina Chinchilla que es la directora de la parte audiovisual y que está tanto a los mandos técnicos como en distintas intervenciones. Juntas somos las Coños.

 -¿Quién no debería faltar a la chochocharla ‘Empoderándonos desde el coño’ que ofreceréis a las 20.30 en el Mercado Victoria, dentro de Eutopía?

-No debería faltar toda aquella persona que tenga ganas de pasar un buen rato, de divertirse, de reírse, pero también de adquirir información sobre las vulvas desde la mirada de la sexología feminista, información que no nos llega en una sociedad patriarcal como la nuestra. Está abierta a personas de todos los géneros. Sí que lo recomendamos a mayores de 16 años, no tanto por el contenido sino porque hacemos algunos guiños y sketches que quizás una persona que ha nacido a partir de los 90 igual no lo pilla tanto. Y muy importante, la charla será accesible para personas sordas, será interpretada en lengua de signos española.

 -A vosotras os gusta llamar a las cosas por su nombre ¿no?

-Estamos en una sociedad con una doble moral sexual muy fuerte, en la que no hay una educación integral sexual, parece que no se pueden decir según que palabras, pero, sin embargo, el acceso al porno comercial es superfácil. Queremos romper esa doble moral y usar con naturalidad todas esas palabras relacionadas, no por casualidad, con la sexualidad femenina que parece que son innombrables. En este caso, al elegir la palabra coño queremos reapropiarnos de una supuesta palabra malsonante y darle un punto de vista de poder, de fuerza.

 -¿Cuáles son los principales tabúes que habéis detectado en torno a la mujer y su sexualidad?

-Hay mucha vergüenza, miedo, desconocimiento y muchas personas que nos dicen en las chochocharlas que hay cosas de las que no tenía ni idea. No hay que sentirse culpable por ello, Lo que pasa es que no nos llega esa información porque el sistema patriarcal no nos la facilita esa información. Por eso, debemos coñocer nuestros genitales, hablar abiertamente de lo que nos pasa a nivel sexual, genital, saber cómo es el clítoris y dejar de hablar de orgasmo vaginal versus orgasmo clitoriano, que es algo que se desmontó en los 80. Los orgasmos son un temazo porque las estadísticas dicen que en los encuentros heterosexuales el 95% de los hombres tiene orgasmos, pero en el caso de las mujeres, solo el 65%.Otro mito es el tema del coitocentrismo que nos han metido en la cabeza. Esa supuesta norma que dice que primero, preliminares, y luego sí o sí, la cosa tiene que acabar en coito con penetración vaginal porque si no, no es sexo completo.  Y la menstruación, de la que tampoco nos habla nadie abiertamente ni se investiga, todo es tabú. 

-¿Qué efecto tienen las redes sociales en la construcción de las relaciones sexuales?

-Más que de redes sociales hablaría de medios de socialización, que nos han socializado en sexualidad, desde el silencio que se hace en casa cuando sale un tema de sexo o cambiar de canal, esto ya educar indirectamente en sexualidad. O las películas. En nuestro imaginario hay encuentros sexuales de películas que han arrasado. El efecto más preocupante es que nos creemos que una relación sexual «normal» tiene que ser como la que sale en las pelis y cuando no siento, no vivo, no experimento como en las pelis, pienso que me pasa algo. Por eso es tan importante una educación sexual sana donde te cuenten que hay tantas formas de entender y vivir la sexualidad como personas y que todas están bien siempre y cuando te respetes y respetes a la otra u otras personas.

 -¿Y el porno? ¿Qué estereotipos está asentando entre los jóvenes, que ahora acceden a él a edades cada vez más tempranas?

 -Seguimos sin tener una educación integral sexual y, por otro lado, el porno comercial, que es un tipo de porno (porque hay otros como el porno ético, el porno feminista, el postporno), al que se tiene más fácil acceso, a veces incluso sin querer… es un tipo de porno que, entre otras cosas, da una imagen bastante desacertada de los cuerpos, de lo que se supone que gusta a las chicas y a los chicos y, en muchas ocasiones, con una gran violencia hacia las mujeres, una cosificación muy potente, el placer de la mujer queda totalmente relegado, las mujeres como sujetos pasivos a quienes se supone que lo que más les pone es lo que le ponga a las otras personas. No aparecen como sujetos de deseo sino como objetos de deseo. Por otro lado, hay que decir que si no te crees una película de ciencia ficción, esto es ciencia ficción. Ponen planos con la cámara para que parezca que eso es un superpene, hacen mogollón de cortes… En fin, que todo es mentira. Y si piensas que eso es la sexualidad y no viene alguien que te dice “oye, que esto no hay que creérselo”, pues pasa lo que está pasando.

 -Como youtuber, tenéis vídeos que demuestran que los jóvenes están también muy faltos de información, pese a vivir rodeados de ella ¿qué respuestas os han impactado más en vuestras encuestas callejeras?

 -Una de las cosas que caracteriza el canal es que, en contra de todo lo que se habla mal de la juventud actual, nosotras los denominamos “la generación encontrada”. Ya nos hubiera gustado hacer a su edad las cosas que hacen y manejar tantísima información como tienen. Hay muchos vídeos en el canal donde mostramos qué opinan los jóvenes sobre sexualidad que son muy buenos. Hay mucho acceso a la información, pero hay que aprender a discernir qué fuentes son de más calidad. Y si hablamos de sexo, hay muchísimos canales, mucha gente que se dice sexóloga, que no tienen por ejemplo perspectiva de género o feminista. Hay que saber de qué información nos fiamos. No es la gente joven la que menos sabe cuando preguntamos por la calle. Al revés, si te fijas, la gente adulta está igual o más desinformada que la gente joven. Y cosas que nos han sorprendido de las respuestas… pues del último vídeo de los orgasmos por ejemplo, quizás, cómo sigue estando el modelo coitocéntrico en nuestras cabezas, que tiene que ser así y al final, cuando hablas con la gente y mayoría de la gente, nadie coincide con ese modelo de que lo que más gusta es la penetración vaginal y que así tienes unos superorgasmos…

 -¿Quién está más pegado en estos temas, los hombres o las mujeres?

-El desconocimiento es un asunto de la sociedad en general . La sexualidad ha sido y sigue siendo un gran tabú. Es un asunto pendiente para los dos sexos. Y sí que hay mucho interés porque nosotros hacemos talleres de muchas cosas y son los de estos temas los que más nos demandan. No tenemos un sistema educativo que abogue por trasladar una información integral sexual en lugar de un taller de dos horas donde solo se habla de miedos y de infecciones de transmisión sexual.

 -Queréis romper con los tópicos, pero una de vuestras coletillas es Todaslocas. ¿No ayuda eso a perpetuar el tópico de que quien habla tan abiertamente de sexo es una colgada y no es una persona seria?

Es justo al revés. Todaloca es el sello y la identidad de la Psicowoman. Hay un vídeo que explica el por qué de Todaloca. Viene desde una reflexión profunda que nos suele atañir a las mujeres de nuestra generación, a nuestras madres y abuelas y que nos apropiamos así. El manifiesto dice que cada vez que nos salimos fuera del sistema patriarcal nos llaman locas, histéricas, histriónicas. Bien, pues si permitirnos vivir libres en una sociedad machista significa que estás loca, yo todaloca.

 -Trabajáis mucho en los institutos, ¿cómo es la realidad sexual de los adolescentes de hoy? ¿Hay mucho machismo, cómo gestionan la diversidad creciente?

-Hemos notado que en los últimos cinco años, la juventud nos da muchas vueltas en cuanto a empoderamiento de la mujer a nivel sexual y en el trato y vivencia de todo lo que tiene que ver con la diversidad sexual: Expresión de género, orientación sexual, identidad. Nosotras aprendemos muchísimo de los y las adolescentes y por eso, en el canal hablan ellos y ellas, para demostrar esto. No creemos que los adolescentes sean más machistas que antes. Hay un vídeo que desmonta esa frase. Y algo que pone de manifiesto esto es que desde hace unos años se han empezado a crear asambleas feministas en institutos lideradas por chicos y chicas de trece a 17 años que empiezan juntándose para leer textos feministas y terminan dando clases al profesorado sobre feminismo, cultura de la violación. Los hemos ido a entrevistar y también están en el canal.

-La diversidad sexual y de género conlleva un montón de palabras nuevas: binario, pansexual, intersexual, cisgénero, género fluido, genderqueer. El lenguaje no nos lo pone nada fácil a la hora de aclarar las cosas.

-La realidad es muy diversa y las etiquetas, que ojalá no tuvieran que existir, sirven para denunciar, por ejemplo, delitos de odio. Todos los que vivimos en esta sociedad y acompañamos a otras personas, nos tenemos que poner las pilas para respetar todos los sentires, identidades, orientaciones. Y como hay mucha gente que se bloquea con tanta palabra, el año pasado trabajé en un proyecto para familiarizar a esas personas de forma muy sencillita y se pongan al día. Lo pueden consultar en esta web: www.adolescenciasycuerpos.org