+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

contracorriente

La escalera del cielo

Este monumento, situado en Cañete de las Torres, recibe el premio al mejor monumento del Concurso de Cementerios de España, de la revista Adiós Cultural

 

Una vista de la Escalera al Cielo, al atardecer, de Cañete, que ha recibido el premio al mejor monumento. - JUAN RUANO

Festividad del Día de Todos los Santos, junto al monumento. - CÓRDOBA

Rafael Castro Rafael Castro
09/10/2019

Más fotos

Una escalera hacia el cielo en Cañete de las Torres.

Ver galería completa

Una escalera hacia el cielo en Cañete de las Torres.

Ver galería completa

Una escalera hacia el cielo en Cañete de las Torres.

Ver galería completa

La revista Adiós Cultural entregará el día 29 de octubre, a las 11 de la mañana, en la Fundación Giner de los Ríos, los premios de la edición 2019 del Concurso de Cementerios de España, en el que La Escalera del Cielo, de Cañete de las Torres, ha obtenido el galardón al mejor monumento. Este reconocimiento se ha producido tras los votos realizados durante las últimas semanas en el email de dicha publicación y ha sido por aclamación popular.

El alcalde de Cañete de las Torres, Félix Romero, se mostró feliz y dichoso de este reconocimiento, y lleno de orgullo dijo ayer a este periódico que esta idea surgió en el año 2013 «al detectar la necesidad de generar un espacio de paz, de descanso y de reflexión en el interior del cementerio municipal San Rafael».

El monumento, que forma una estructura metálica de 5,5 metros de longitud, en forma de pirámide, con 2 metros de ancho en su base, se materializó en el año 2014, «elaborándose en Talleres Tapia, empresa de Cañete de las Torres». Está situado en una placita ubicada en el cementerio municipal, hasta el cual el Ayuntamiento también ha construido un paso elevado sobre la carretera A-306 para que los vecinos pueden acceder a él con mayor facilidad.

Asimismo, ha añadido que «este premio supone un reconocimiento a la labor que estamos realizando en el cementerio municipal, en particular, y en el municipio de Cañete de las Torres, en general, dotándolo de espacios únicos y atractivos que supongan un aliciente y un motivo más para visitar nuestro pueblo».

En este sentido, Romero manifestó que «desde que fuimos seleccionados finalistas del concurso ya hemos visto el interés suscitado por este monumento, que es una metáfora y un homenaje al diálogo permanente entre los vecinos presentes y los ausentes».

El regidor cañetero apunta que «ahora, el hecho de ser elegidos como Mejor Monumento de España, va a multiplicar el número de visitas turísticas, sin duda». En este sentido, aclaró que «desde el Ayuntamiento de Cañete de las Torres agradecemos al jurado de la revista Adiós Cultural el habernos seleccionado y a las más de mil personas que con su voto han hecho posible que Cañete de las Torres haya logrado el primer puesto, por lo que sin el respaldo de todos esto no hubiera sido posible». El premio está dotado de una cantidad de 1.000 euros en metálico. Romero concluye diciendo que «Cañete de las Torres es un pueblo por descubrir y por conocer y animo a ello».

Los segundos y tercer clasificados en esta categoría han sido los cementerios de Villaluenga del Rosario, Reus, Monturque y Castellón.

Por otro lado, el gran premio del jurado ha sido para el cementerio de Torrero de Zaragoza y el de mejor iniciativa medioambiental para el Museo cementerio laberinto de Abaurrea Alta, de Navarra, que también ha sido elegido por un jurado de expertos, presidido por el ambientalista y escritor Joaquín Araújo.

En cuanto a la votación popular, el mejor cementerio ha sido el de Olvera (Cádiz) y el cementerio de La Paz de Valencia en mejor historia y mejor actividad de puertas abiertas.

La revista Adiós Cultural convoca cada año este concurso con el objetivo de reconocer el interés histórico, social, medioambiental, artístico y patrimonial de los cementerios españoles, reivindicarlos como lugares llenos de vida y de recuerdo de la gente que los habitó.