+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Foro romano

Calor en Córdoba, el infierno en la Tierra

 

Los jardines de Vallellano parecen ahora un oasis. - A.J. GONZÁLEZ

Manuel Fernández Manuel Fernández
12/07/2020

Menos el confinamiento y la mascarilla obligatoria todo estaba inventado. Hasta la lucha contra el calor veraniego, que en Córdoba es como el infierno en la Tierra, casi peor que esos campos de siega de los pueblos donde vivían los santos inocentes de Delibes.

Todo estaba inventado. Aparecía el calor y los cuñaos que dibujaba Vic se iban a la parcela de la hermana a bañarse en la piscina y, si se podía, hasta pasar la noche por esos terrenos que crecieron en las afueras de la ciudad sin acogerse a ley alguna. Y de paso cenar y echar algún cubata.

El autocar dominguero o de un día de entresemana hacia la playa, «preguntar por Marina», era otra de las soluciones rápidas que aprovechaban los barrios de Córdoba que tenían sombrilla pero no chiringuito donde meterse en el agua. En esos días de madrugones que luego satisfacían se montaban los playeros camino de Cádiz, Málaga o Huelva donde al llegar unos cogían tumbona y levantaban algo parecido a una casa y otros trazaban una línea continua entre la arena, el chiringuito y la mesa donde servían pescado ensartado, auténticos espetos.

A estas horas, poco más de las cinco de la tarde, caminar por Vallellano es como conjurar a los árboles a que borren toda sombra de este entorno y desaten una tormenta de lenguas de fuego sobre estos caminantes despistados que deben aprender que en Córdoba la siesta es una obligación si se quiere sobrevivir. Otros cordobeses con más días de vacaciones y más dinero se iban al propio apartamento, normalmente en las playas malagueñas de Fuengirola, Torremolinos, Nerja, Torre del Mar o Benalmádena, donde pasaban casi todo el verano, provistos, como iban, de una gran lista de acopios, quizá imposibles por aquellos pagos. Quienes pasaban el verano mojados en las aguas de las playas de Cádiz, donde lucían los cuerpos al sol, no eran propietarios de apartamentos sino veraniegos que pretendían alquilar una parte del paraíso, como los Caños de Meca, o las playas de los Alemanes o de Bolonia de Tarifa.

Las piscinas eran el espacio que los cordobeses que se quedaban en la ciudad tomaban como la esencia del verano, aunque oliesen demasiado a cloro. Desde las ya cerradas históricas del Fontanar, de las Hermandades del Trabajo, hasta las de la calle Marbella, la Fuensanta y el Santuario, Las 2 columnas, Assuan o las del Figueroa, las piscinas de Córdoba ciudad han sido desde siempre esa frescura que había que proporcionarle al cuerpo, excesivamente caldeado.

Los pueblos, esos espacios donde nacimos y de los que los padres nos enseñaron a prescindir si queríamos buscarnos la vida –de ahí sus tan descritas ausencias--, tienen un atractivo que engancha a quienes viven en otras regiones cuando el sol se pone pesado. Es el milagro de los espacios pequeños, condenados a ese malditismo, aunque poético, de la falta de trabajo, pero que conservan la autenticidad de las calles, puertas y casas de cuando vivíamos allí. Un pueblo con piscina municipal y con terrazas nocturnas donde aparca el aire fresco es un lujo para ese verano casi familiar donde reconoces tu juventud en la barra de los bares, aunque el coronavirus haya borrado este año todas las casetas de feria.

A estas horas, casi las diez de la noche, es hasta aconsejable caminar por los jardines de Vallellano porque, a pesar de las críticas que hubo en su tiempo, ahora parecen un oasis que nace donde pisan los perros y sube hasta casi el firmamento, en medio de una verde estela de sombra llena de adelfas, cedros, eucaliptos, fresnos, magnolios, mimosas y yucas.

Me ha atraído el anuncio de cine de verano del C3A, esa construcción contemporánea sobre el arrabal de Saqunda, al lado del futuro auditorio de Miraflores, donde iba a construirse el Palacio del Sur, en el que Córdoba ha demostrado que es fiel a su historia. Llevamos caretas, las sillas están tan separadas como el altar mayor de la Catedral de los fieles, pero el entorno nos concita: enfrente, la brisa del Guadalquivir, y detrás, la Sierra y la Mezquita. Quizá no todo estaba inventado contra el calor.

 
 
3 Comentarios
03

Por otras posibilidades 9:10 - 12.07.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Un último apunte, que se ha quedao en el "tintero". En un oasis, la arboleda es el primer principio de protección, que se construye alrededor de un pozo o de un caudal acuífero. Córdoba NO tiene por el momento problema de abastecimiento de agua. Pero como con la arboleda, tampoco los dirigentes municipales han acertado con proponer a la ciudadanía maneras diferentes de desahogo contra el "horno" ambiental. Resultado, tal vez la mitad de la población ha emigrado hacia otras latitudes soportables, lo que supone una pérdida enorme en la economía local. Y los que se quedan, la mitad NO tiene otra opción que aguantar lo que hay. Y ahí estamos desde hace una "eternidad", sufriendo las consecuencias nefastas de una mala gestión ambiental. Curioso, que tales dirigentes incompetentes NO se hayan inspirado de los patios. NO para hacer de la ciudad un "patio", sino para comprender e integrar el principio que los anima. Y que nos viene de aquellos que llegaron del desierto (real). Tal incomprehensión y no integración también las "pagamos". Y NO porque la Aemet ponga "aviso naranja" en vez de ROJO es tal la realidad vivida en la ciudad misma. Así nos va.

02

Por otras posibilidades 8:57 - 12.07.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Y las diversas contaminaciones de unos y otros, "suben" alrededor de cinco grados la impresión térmica. Por lo que los dirigentes municipales en vez de reducir las temperaturas natu rales, las aumentan. Ese es nuestro infierno. También de ver cómo maltratan a nuestros mejores aliados, que son los árboles, con podas salvajes y a destiempo, sin regarlos en periodos extremos, ETC ETC. Y NO esorque pongan mucho césped por doquier que necesita mucha agua, palmeritas, olivitos, naranjitos y florecitas por doquier que cumplen con sus deberes de reeucir las temperaturas. La ciudad NO es un patio. Y después de dos milenios de existencia nuestros dirigentes aún NO han integrado que el mejor aliado contra el calor es la arboleda, pero adecuada con un volumen y una masa que sepa como un parasol natural rehusar los rayos solares, y como premio transforman un gas toxico en un gas necesario a nuestra existencia, el OXÍGENO. Nongunear esto, así nos va.

01

Por otras posibilidades 8:50 - 12.07.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Las altas temperaturas de nuestra Córdoba, que nos viene de ese inmenso Sahara 18 veces mayor que nuestra España, NO es una fatalidad, sino naturales. Cada cual con sus creencias, pero nuestro infierno urbano NO es el calor sino la ignorancia e incompetencia de nuestros dirigentes municipales desde hace 7 décadas. Observemos el contraste entre esa aberración de avenida Vallellano con 9 carriles con alquitrán que sube hasta los 60° y en los laterales unos jardines extraordinarios con 10-15° menos. En el siglo pasado tales dirigentes hicieron del coches el rey. Con miles de kilómetros cuadrados en alquitrán que captan el calor de manera excepcional. La enorme cantidad de coches aparcados al sol que consiguen llegaren el interior a 50°. A esto se le añade los miles de aparatos de aire condicionado, las falladas de edificios con ladrillos vistos que captan mucho el calor hasta la madrugada. Y para colmo, la mitad de la arboleda inapta a tales altas temperaturas.