+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Viernes Santo / Expiración

Una procesión desde San Pablo en un año con mucho que celebrar

 

Arriba, el Cristo de la Expiración sale de la iglesia de San Pablo. Abajo, un nazareno en un cruce de calles y la Virgen del Rosario, con la candelería apagada por el viento. - MIGUEL ÁNGEL SALAS

Arriba, el Cristo de la Expiración sale de la iglesia de San Pablo. Abajo, un nazareno en un cruce de calles y la Virgen del Rosario, con la candelería apagada por el viento. - MIGUEL ÁNGEL SALAS

J.M.N.
01/04/2018

En la decisión, complicadísima, de salir en una tarde tan inestable como la del Viernes Santo quizá pesaran razones puramente técnicas, como la cercanía de templos para encontrar refugios en caso de un imprevisto chubasco, o el relativamente corto itinerario. O quizá fue también que este año hay mucho que celebrar y mucho por lo que compartir esa alegría dentro y fuera de San Pablo. De hecho, es año jubilar con motivo del centenario de la refundación de la hermandad y el 25 aniversario de la coronación canónica de Nuestra Señora del Rosario, todo ello con un amplio programa paralelo de actos de culto y socio-culturales.

Así, La Expiración marchó hacia la carrera oficial con el Cristo de la Expiración exornado con iris morado y luciendo en el palio de la Virgen del Rosario clavel blanco. Todo ello sufriendo un aire impertinente y unas nubes que sobre las 11 de la noche cumplieron sus más negras amenazas. Afortunadamente, el cortejo había adelantado mucho su marcha ante los avisos del empeoramiento del tiempo, y el palio entró cuando arreciaba un significativo chaparrón. En todo caso, la hermandad de La Expiración logró compartir con el pueblo de Córdoba lo mucho que hay que celebrar de su historia y legado este año.

Temas relacionados