+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

VIERNES SANTO / SOLEDAD

Con ese valor de la austeridad y la humildad franciscana

Acortó su recorrido de regreso a Santiago, pero no renunció a su estación de penitencia

 

El paso de María Santísima de la Soledad, a su paso por la calle Lineros. - MIGUEL ÁNGEL SALAS

Juan M. Niza Juan M. Niza
31/03/2018

Más fotos

La hermandad de la Soledad en carrera oficial.

Ver galería completa

La hermandad de la Soledad en carrera oficial.

Ver galería completa

La hermandad de la Soledad en carrera oficial.

Ver galería completa

La Virgen de la Soledad, quizá porque técnicamente su hermandad podría hacer frente a imprevistos con su único paso o quizá por su austeridad y sacrificio franciscano o ese espíritu de San Francisco que solo guarda amor tanto a los hombres como a la naturaleza (lluvia incluida), decidió salir. Sin embargo, conscientes de que las previsiones meteorológicas no andaban para bromas, especialmente en el horario al final del recorrido, anunció que recortaría su itinerario de vuelta. Las comprensibles ansias de procesionar no están reñidas con la prudencia.

Luciendo un calvario de flor variada con predominio de los tonos morados, La Soledad partió de su iglesia de Santiago camino de la carrera oficial, donde abrió una jornada incierta, y especialmente fría (muy fría) poco después de que Los Dolores anunciaran que suspendía su estación de penitencia. Su paso por la Catedral en silencio no pudo ser más conmovedor

Su regreso a Santiago estuvo a punto de ser accidentado, se concretaban las previsiones meteorológicas y la lluvia comenzó a hacer aparición cuando el paso de La Soledad encaraba, con algún problema, la puerta de la iglesia de Santiago.

Temas relacionados