+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CONCURSO DE AGRUPACIONES

La primera semifinal, de homenajes

El comienzo de la fase intermedia del concurso tuvo el reconocimiento a los pioneros de la fiesta en Córdoba

 

La chirigota 'Con la verdad por delante'. - F. GAITÁN

Foto de familia de los homenajeados con la alcaldesa Isabel Ambrosio y la concejal de Promoción Ciudadana, Carmen González. - MIGUEL ÁNGEL SALAS

Francisco Gaitán Francisco Gaitán
02/02/2018

Comienza una nueva fase del concurso y pocas cosas han cambiado. Una de esas cosas diferentes fue el homenaje que recibieron los pioneros de una fiesta popular que echó a andar en el 1.983, precisamente en el teatro Góngora. La entrada fue floja durante toda la sesión.

Chirigota 'Los ángeles de Paqui'.

El telón se alzó con la chirigota de Cañete de las Torres Los ángeles de Paqui. Estos niños de 8 años continuaron con sus travesuras en su segundo día de excursión para desesperación de su “seño Paqui”. Su primer pasodoble tuvo como componente principal el amor contado desde su niñez y “ojalá de 30 febreros pueda cantarte un pasodoble para decirte te quiero”. En el segundo criticaron el papel de la actual monarquía a través de un cuento que les contaba su padre. Un cuento en el que le rey emérito le contaba al actual que “no hiciera nada, solo firmar y salir en las fotos con cara de payaso”. En la segunda parte de su repertorio destacó su primer cuplé sobre el buying que “habrían sufrido” la actual clase política. A Susana Díaz le habrían llamado ‘carayegua’ o a Oriol Junqueras ‘señor Potato, mientras que Rajoy “lo llamarían ‘caraculo’ porque cuando habla solo suelta aires”.

Tras esta actuación se procedió al mencionado homenaje. Estos integrantes fueron los homenajeados:

--José Cobos Valenzuela ‘Pepón’

--Fernando Castilla ‘Sandi’

--José Martínez

--Manuel Marti ‘Sarapio’

--José Carrillo

--Pepe Caballero ‘Cateto’

--Antonio Cobos ‘El comisario’.

--José Prieto Cobos ‘Bosé’

--Antonio Reina

--Juan y Antonio Soto Alcázar

--Miguel Amate

--Pablo Castilla

--Rafael González

--Rafael Jódar

--Ángel Moya Luque

--Francisco Luque

--Bernardo Moragas

--Javi Fernández ‘Tito Javi’

--Francisco Javier Blázquez ‘El Maestro’

--Cristóbal Salazar ‘El Bobas’

Tras este reconocimiento, hubo una serie de cúmulos que reflejan la desorganización que marcó la jornada de ayer. Después de la no comparecencia de la comparsa de Madrid Así en tu tierra, como en mi cielo debido a la solidaridad que brilla en este concurso, el jurado de chirigotas retrasó 15 minutos la continuidad de la función.

Chirigota 'El modernito del XIII'

Después de todo, la chirigota de Antonio Navajas El Pelos El modernito del XIII actuó en semifinales menos de 48 horas después de su estreno en preliminares. En su puesta en escena, estos trovadores les mostraron al jurado sus miradas desafiantes por la espera. Siguiendo con el tono humorístico de sus pasodobles, el primero trató sobre su móvil, una “paloma mensajera Nokia 3310”. Con este “instrumento, para mandar un mensaje largo hay que mandarlo enrollado en una pata y vuela mareada”, aunque moderno es “que se te rompa un móvil de los chinos a las dos semanas y sin garantía”. El segundo trató sobre la sanidad en el siglo XIII, donde “la Iglesia trataba todas las enfermedades y tragedias”, pues “un espidifen era un pasaje a los infiernos”. Además, “si tenías un derrame te ponían sanguijuelas, pero moderno es que en el siglo XXI a la sanidad la esté sangrando una sanguijuela”. En su segundo cuplé recordaron sus baños de pequeño en el único pilón de la villa “donde todos se bañaba y lo vaciaban una vez al mes”. Pero a día de hoy “con tanta higiene, el otro día me ligué a un bombocito y cuando le quité el tanga me recordaron a mis tiempos de chico”.

Cuarteto 'Madre mia'.

El ecuador de la función lo puso el cuarteto Madre Mía. Tras una parodia con una sesión de hipnosis que tuvo detalles simpáticos, sus cuplés y tema libre contó las peripecias de este “cuarteto de medio ambiente”. El personaje de la madre naturaleza (David Reyes) se quedó con las ganas de contarle algo al jurado, aunque “alomejor hasta el próximo día se me ha ocurrido algo”. Antes del final, el propio Reyes agradeció la presencia de los pocos aficionados “de verdad con ganas de Carnaval”. Por último, lanzaron su proclama para no dejar morir al cuarteto.

La segunda parte de la función comenzó con la chirigota astigitana Oju que penita de patio. Estos niños volvieron a escaquearse de la clase de Educación Física con un primer pasodoble crítico sobre los recortes en educación, “pues mi padre se queda hasta las tantas para que su hijo no sea la vergüenza de ser único con las cosas sin hacer”. Pero “si mi padre tiene que sacrificarse, para qué está la escuela”. Su segundo pasodoble recordó a aquellos niños de acogida que “cada 6 de enero esperan sus reyes”, de los que “no quiero juguetes, sino unos padres y hermanitos con los que jugar”. Su segunda parte tuvo golpes de humor, sobre todo en sus cuplés.

Chirigota 'Oju que penita de patio'.

La penúltima actuación de la noche corrió a cargo de la única comparsa de la sesión y, por consiguiente, la primera comparsa de las semifinales. Desde Puente Genil, los mendigos de Cuando cae la noche volvieron a cumplir con Don Carnal su mandamiento de "la lluvia de papelillos" . Su tanda de pasodobles mezcló crítica hacia los abusos a menores destapados en el seno de la Igleisa, mientras que su segundo fue una carta de amor a su "linda madre".

Comparsa 'Cuando cae la noche'.

El cierre de la primera semifinal lo puso la chirigota de Andrés Losada. En su primera participación en este fase del concurso, estos chivatos de Con la verdad por delante volvieron a mostrar su sinceridad siguiendo su estilo humorístico, propio de una chirigota. Su primer pasodoble tuvo como temática la ley aprobada en Suiza que prohíbe cocer los langostinos. La chirigota reflexionó sobre esta medida y pensó que a un cerdo, antes de matarlo, "había que llevarlo a la feria a bailar sevillanas" o un toro no podía morir "sin una buena corrida". Su segundo pasodoble fue interactivo, pues el público tenía unos mandos para mutar aquellas palabras que podrían herir la sensibilidad a raíz de la denuncia de Belén Esteban a una chirigota de Sevilla por una letra sobre Andreita. Hizo reír al respetable presente, al igual que su tanda de cuplés para redondear una gran actuación.

Temas relacionados