+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

QUINTA PRELIMINAR / LA CRÓNICA

Coplas para aguardar el primer veredicto

Las últimas 12 agrupaciones que pisaron las tablas del Gran Teatro mostraron muchas reivindicaciones, algunas inéditas como el peso de la memoria histórico o la figura del pregonero, Miguel Amate, antes de que el jurado diera a conocer las agrupaciones semifinalistas

 

La comparsa de Pablo Castilla 'Puente de plata'. - F. GAITÁN

Francisco Gaitán Francisco Gaitán
24/02/2019

Más fotos

Concurso Agrupaciones Carnavalescas. Día 5.

Ver galería completa

Concurso Agrupaciones Carnavalescas. Día 5.

Ver galería completa

Concurso Agrupaciones Carnavalescas. Día 5.

Ver galería completa

La última función de preliminares arrancó a ritmo de tango con el coro de Marchena Como en el cine. Esta agrupación pisó por vez primera las tablas del Gran Teatro con tipo de director de cine que evoca a principios del siglo XX. Actuaron con un bajo en su presentación y en su tango declararon su amor a Córdoba. En sus cuplés trataron asuntos de actualidad como la exhumación de Franco del Valle de Los Caídos. Una primera actuación para que el Gran Teatro tomara color.

El coro de Marchena (Sevilla) 'Como en el cine'. FGC

La siguiente agrupación fue otra llamada por parte de la cantera. Así, la chirigota infantil de Gregorio Como perros y gatos mostró un tipo propio de las películas del Western de vaqueros e indios. En su primer pasodoble quisieron demostrar su amor por el Carnaval. Estos jóvenes chirigoteros pusieron, con su arte y desparpajo, más ambiente para la preliminar más larga.

La chirigota infantil 'Como perros y gatos'. FGC

Tras este canto de la cantera, llegó el turno de la primera comparsa de la noche. Desde Villaviciosa llegaron Los canallas. Estas ratas de las calles cordobesas mostraron en su segundo pasodoble las desigualdades “bajo la roja y gualda”, enseñando así su crítica al “reino de caciques” en el que se ha convertido este país y tienen sumisa “a una población con la venda en los ojos”. Su popurrí, al tipo, recordaron las diferencias sociales desde los estratos más bajos de la sociedad.

La comparsa de Villaviciosa 'Los canallas'. FGC

La primera chirigota adulta de la noche fue la femenina Las conquistadoras. Desde la galaxia más lejana, estas marcianas llegaron para conquistar el Gran Teatro. Su actuación comenzó con un piropo en forma de pasodoble a Córdoba, mientras que en su segundo mostraron su amor y compromiso por el Carnaval.

La chirigota de Córdoba 'Las conquistadoras'. FGC

La segunda comparsa de la noche fue el segundo premio del 2018. El grupo de Pablo Castilla Puente de plata se remontó al 1808 para evocar la batalla de Bailén, en la que Napoleón sufrió su primera derrota. Por ello, los 15 componentes de esta agrupación vestían uniformes de soldados franceses y españoles. Esta comparsa cantó con gran potencia vocal desde el principio. Tras su presentación, sus dos pasodobles mezclaron sentimiento y dura crítica. Así, en su primero mostraron su defensa de la mujer, aunque cerraron la letra con el recuerdo de Rosario Valle. Su segundo pasodoble fue otra defensa de la mujer, pero esta vez mostrando su repulsa a aquellos que las maltratan, “unos criminales”. Tras dos cuplés simpáticos y encadenados sobre la exministra Isabel Tejerina, su estribillo sorprendió al público, puesto que sus dos cañones de atrezzo lanzaron serpentinas al patio de butacas. Esta actuación la vio la concejala de Turismo de Bailén, María de las Nieves Rufillo.

El ecuador de la función lo puso la chirigota de Vanesa Álvarez Los de la B12. Estos chirigoteros acudieron a Urgencias después de una larga noche de fiesta para que le quitasen la borrachera. “Por mi salud, me han puesto una B12 que no veas tú”. Su tanda de pasodobles comenzó con un piropo a la mujer cordobesa, a la que “no puedo cantar desde mi pensamiento”. Su segundo pasodoble tuvo su crítica hacia la situación de los pensionistas. “Compañeros pensionistas, no nos dejemos pisar”, ese fue el mensaje que quiso lanzarles a todos aquellos “abuelos coraje”. La segunda parte comenzó con cuplés encadenados sobre su “gato que se puso con un San Bernardo” y que hicieron reír al respetable. Ambos fueron rematados con un estribillo en el que querían que les pusieran la B12, pero “en vaso de tubo, con dos hielos y un Coca Cola”.

La chirigota 'Los de la B12'. FGC

La segunda parte de la función comenzó con la comparsa de Pepe Martínez La voz del alba. Estos repartidores de periódicos propios de principios del siglo XX se presentaron en el Gran Teatro. En su primer pasodoble hicieron una declaración de amor a Córdoba, por esas calles por las que reparten periódicos como la “calle Montero, Pozanco o San Juan de Letrán”, calles de la zona clásica del Carnaval cordobés. En su segundo lanzaron una dura crítica, pero llena de poesía, hacia la clase política. Tras dos cuplés simpáticos sobre el VAR y Chavelita, su popurrí tuvo mensajes reivindicativos sobre la libertad de expresión, una de las premisas que conforman la razón de ser. También contaron parte de la historia de España reciente a través de las páginas de prensa, que documentan fehacientemente la historia.

La comparsa de Pepe Martínez 'La voz del alba'. FGC

Cañete de las Torres volvió a estar presente en esta preliminar con la chirigota de Los Nenes. Con el tipo de La Superwoman, esta abuela todoterreno pisó las tablas del Gran Teatro mientras cuidaban de sus dos niños. En su primer pasodoble este grupo reivindicó el papel de aquellas mujeres que, aunque han trabajado durante toda su vida por su familia, “tienen que arrastrarse por conseguir 35 jornales”. Lo hicieron a través de una supuesta conversación entre una señora y funcionario del INEM. “Tengo un máster en infancia, 5 estrellas Michelín, soy costurera y peluquera, pero como todo eso no consta aquí, entonces ponga usted ama de casa·. En cambio, en su segundo pasodoble tocaron un tema inédito como es la Memoria Histórica a través de la historia de un hombre que debe ver a su hermano en una cuneta durante la Guerra Cibil “y no tenga sitio para llevarle flores”. En su primer cuplé desatacaron que el VAR le vendría bien en su casa porque “todavía hay un cajón de calcetines sin lavar”, mientras que en el segundo hablan sobre los anuncios de compresas y “su felicidad, de la que estoy harta”. Su estribillo enganchó al público porque estas abuelas están locas entre “pipi, papa, popo… me tienen hasta el mismo pepe”. Cerraron su popurrí con golpes de humor vinculados al público y que calentaron el ambiente.

La chirigota de 'Los Nenes' de Cañete de las Torres 'La Superwoman'. FGC

El cuarto y último cuarteto en pisar el Gran Teatro en estas preliminares fue Salimos de la rutina. Tres jubilados y un párroco se embarcaron en un viaje a la isla de Mallorca. Pero fue tal su espera que les dio tiempo para contar chistes durante la parodia. Sus dos cuplés hicieron reÍr al respetable y estuvieron rematados por un estribillo coreado por el público: “un buen viaje siempre perdío”. Su popurrí habló de lo que se van a encontrar en la isla balear. Fueron despedidos con un reconocido aplauso por parte del público. Como dato anecdótico, entre los cinco miembros del cuarteto suman 347 años, 13 hijos y otros tantos nietos. Llevados con mucha energía, quisieron despedirse a ritmo de la canción Córdoba de Medina Azahara y de A quién le importa, puesto que “aunque nos digan qué hacemos en un cuarteto, nosotros queremos disfrutar y no nos importan los premios”.

El cuarteto cordobés del Pepón 'Salimos de la rutina'. FGC

El último tercio de la función comenzó con la actuación de la chirigota Cuca de Almodóvar del Río Un, dos, tres… El maestro Van-Derpitu ofreció una de sus sesiones de hipnosis en el Gran Teatro acompañado de personas de distinta índole como obreros, un político, un heavy, un rapero o una señora, entre otros. Su primer pasodoble quiso dedicarlo al público presente en el Gran Teatro, porque lo consideran su mejor lugar para actuar pese a “los numerosos teatros que he llenado en mi carrera”. En cambio, su segundo pasodoble tuvo como protagonistas a los abuelos que “luchan por su pensión” mientras “la ultraderecha llena pabellones y se sienten pisoteados”. Simpáticos cuplés, sobre todo el segundo sobre Andreita y su denuncia a una chirigota de Sevilla en el pasado COAC de Cádiz. “Yo le hubiera dicho que tiene la cara de la madre o sus labios son como los de Carmen de Mairena”. En cambio, en su estribillo estos chirigoteros pedían al maestro Van Derpitu que los hipnotizara ante tantos problemas como los de la sociedad actual, ya que no duermen ni “cerrando los ojos”.

La chirigota 'Cuca' de Almodóvar del Río 'Un, dos, tres...'. FGC

La penúltima agrupación de la noche fue la comparsa de Pozoblanco de Los tunantes. Tras dos años de ausencia, este grupo regresó al Gran Teatro con Las tablas de la ley. Como si se tratara de Moisés en el monte Sinaí, estos predicadores del Carnaval recitaron los diez mandamientos para amar a la fiesta de Don Carnal. Iniciaron su tanda de pasodobles con una letra muy sensible sobre la igualdad y reivindicando la figura de la mujer cordobesa, pues “a ver si te das cuenta de que las mujeres nunca han sido personas de segunda”. También mencionaron la figura de Julio Romero de Torres. En su segundo pasodoble quisieron ensalzar el valor arquitectónico y el legado histórico de una “maravilla para toda la humanidad” como es Medina Azahara. Simpáticos cuplés para arrancar la segunda parte de su actuación. En el primero hicieron su comparación de su disfraz con las faldas escocesas. “Ahora entiendo a los escoceses, aunque eso con el roce ‘Escocia’ un rato; por eso tengo cuidado porque por ahí abajo puede asomarse el Becerro de Oro’. Mientras que el segundo trataron polémicas de la política nacional como las palabras de Tejerina sobre los niños andaluces o los másters de la universidad Juan Carlos I. Su popurrí cayó de pie entre el nutrido público que aguantaba en su butaca debido a la dulzura con la que estos predicadores cantaron las letras de sus cuartetas.

La comparsa 'Los tunantes' de Pozoblanco, 'Las tablas de la ley'. FGC

El último grupo de la noche y, por consiguiente, de las preliminares, fue la chirigota de la peña Los Indecisos. Bajo la dirección de Antonio Navajas El Pelos, la chirigota Calle Melancolía reflejó las historias de típico personaje que siempre están en la misma farola y cuenta las mismas historias día tras día, aunque en su segundo pasodoble quisieron reivindicar la figura de Miguel Amate, el pregonero de este año y “el maestro del embrujo”. Golpe de humor en el segundo cuplé, ya que “el auge de las derechas parece a la de los Gremlins”. Ellos deducen que se debe a que “a Aznar le han dado de comer por la noche”. Ambas coplas fueron rematadas con un estribillo corto: “lo mejor de mi pasado, es todo lo que está pagado”. Con esta actuación se cerraron las preliminares.

La chirigota cordobesa 'Calle Melancolía'. FGC

Las coplas de Carnaval volverán al Gran Teatro el próximo lunes con la primera de las tres sesiones de semifinales a partir de las 20.30 horas.

Temas relacionados