+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La ciudad está en el programa de Orientación Laboral del SAE

 

J.M.ALVAREZ
06/11/2014

Cabra junto a Baena, La Carlota, Córdoba, Lucena, Montilla, Montoro, Palma del Río, Peñarroya-Pueblonuevo, Pozoblanco, Priego de Córdoba y Puente Genil, son los municipios que la Junta de Andalucía a priorizado en el nuevo programa de Orientación Laboral del Servicio Andaluz de Empleo.

Así se expresa en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía del pasado 2 de octubre, donde se publicaron las dos nuevas órdenes que regulan y convocan para el 2014 los programas de orientación laboral de la Junta, que incluyen mejoras como una distribución más equitativa en todo el territorio de las unidades de orientación y avances en la atención a los colectivos sociales más vulnerables y con especiales dificultades de inserción laboral.

Las nuevas normas desarrollan los programas de Orientación Profesional, Itinerarios de Inserción y Acompañamiento a la Inserción del servicio Andaluz de Empleo, además de aprobar las bases reguladoras de las subvenciones, a lo que el SAE destinará durante 2014 y 2015 unos recursos financieros de más de 3 millones de euros en Córdoba, a pesar que el recorte en fondos destinados a orientación laboral , en comparación con el año 2011, se sitúa ya en un 85% desde que gobierna el PP.

El delegado de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, José Ignacio Expósito explicó que a lo largo del 2014-2015 la red contará con un total de 119 técnicos, "lo que significa que la Junta mantiene el empleo a pesar del recorte del Gobierno Central para estas políticas". El responsable territorial ha destacado que estos orientadores se repartirán en función de las necesidades de orientación, "63 técnicos para atención a desempleados en general, 33 para la atención del programa Emple@joven, 6 técnicos para la atención de personas demandantes en riesgo de exclusión y 14 técnicos para la orientación profesional y acompañamiento a la inserción de las personas con discapacidad, ya que se ha diversificado las unidades específicas dedicadas a la discapacidad en tres tipos: física y orgánica; intelectual y psíquica y sensorial".

La nueva normativa define, por un lado, nuevos criterios de valoración que garanticen una concurrencia competitiva de las solicitudes, y por otro, garantiza la implantación de unidades de orientación en todo el territorio.