+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA REMONTADA (I)

Zanahoria para Jovanovic

Los antecedentes de Sandoval y su poca confianza en Erik Expósito dan ventaja al serbio

 

De izquierda a derecha, Erik Expósito, Sasa Jovanovic y Andrés Martín, ayer, durante el entrenamiento. - FRANCISCO GONZÁLEZ

Ignacio Luque Ignacio Luque
07/11/2018

La expulsión de Federico Piovaccari, el pasado sábado ante el Extremadura, abre un nuevo frente en la línea de ataque del Córdoba, ya que ayer se hizo oficial su sanción de un partido para el próximo domingo, en Son Moix y, por añadidura, está apercibido de sanción, por lo que el duelo de Mallorca se plantea también como una nueva puesta en escena que tendrá repetición en las siguientes jornadas próximas, cuando el italiano vea su quinta amarilla y cumpla un nuevo encuentro de castigo.


Piovaccari saltó el sábado a El Arcángel como titular por séptima ocasión consecutiva en esta temporada, justo después de que ni tan siquiera viajara a Málaga, Sandoval apostara por Andrés Martín como nueve titular y la imagen del equipo fuera más que pobre. Desde entonces, y con aquella sustitución en Granada en el minuto 19 por medio, Piovaccari ha sido la apuesta del de Humanes para el frente de ataque, a pesar de que no apuntaba de inicio a titular y sí a un complemento durante los encuentros. Esa apuesta definitiva por el transalpino tuvo un damnificado directo, Erik Expósito, y otros dos secundarios, Andrés Martín y Sasa Jovanovic.


El canario ha sido, de largo, el jugador con el que menos paciencia ha tenido Sandoval, en contraposición, por ejemplo, a Miguel de las Cuevas, petición del técnico y al que espera, dándole continuidad cada semana. Es más, podría dudarse incluso si dio opción, vistos los números y las convocatorias del de Humanes blanquiverde. Nada más llegar, Erik Expósito fue titular en el duelo de El Arcángel ante el Alcorcón (0-0), en el que le concedió 65 minutos. En la siguiente jornada ya fue al banquillo, disputando 33 minutos contra el Málaga, cuando el partido ya estaba decidido. En las siguientes siete jornadas, hasta la del duelo ante el Extremadura, solo dos convocatorias y 71 minutos jugados en Granada (4-2) es todo el margen que ha concedido Sandoval a un Erik Expósito que, evidentemente, ha transmitido en el campo todos los síntomas de un futbolista conocedor de que su entrenador no cuenta con él en absoluto. De hecho, sus pírricos 169 minutos jugados en Liga solo suponen 25 más que los disfrutados por otra alternativa, Andrés Martín. Sandoval no ha ocultado su fe y predilección por el chaval de la cantera, que vivió su momento álgido en Liga con el gol que supuso el empate ante el Dépor en el tiempo de descuento. En el lado opuesto, el sufrimiento que debió pasar el sevillano cuando su entrenador le dejó como hombre de ataque en La Rosaleda, ante todo un Málaga, lo que evidenció que, a pesar de sus cualidades y de la fe de su técnico -por encima que con el resto-, ni era el momento y, probablemente, tampoco la zona adecuada para su juego. Tanto Erik Expósito como Andrés Martín serían las opciones que, en principio, podrían pensarse para el relevo de Piovaccari en Son Moix, pero hay una no sólo no descartable, sino que hoy por hoy es más que posible.


Aunque no con todos, Sandoval impuso desde las primeras jornadas el palo y zanahoria en forma de suplencia (incluso grada) o titularidad en función del resultado del equipo en cada jornada. Vaivenes en el once que afectaron a la mayoría de los jugadores y que también sufrió Sasa Jovanovic, verdadero héroe de la segunda victoria liguera del Córdoba, el pasado sábado e «invisible» para alguno hasta ese día. En menos de media hora, el serbio anotó dos goles y dio una asistencia y actuó, sobre todo, en la posición en la que lo hizo en el inicio de liguero y en pretemporada, cuando no había delanteros centros y él se adaptó a actuar en esa demarcación. Salvo el gol desde fuera del área, en realidad un centro-chut, tanto el primero de los tantos como la asistencia a Jaime Romero para el cuarto gol del equipo llegaron desde la zona de influencia del eje de ataque blanquiverde, por lo que un regreso a esa zona para mantener en las bandas a Jaime Romero y a De las Cuevas no sería, ni mucho menos, descartable. Máxime teniendo en cuenta que los centrales del Mallorca en las últimas semanas tienen virtudes, pero no son especialmente rápidos, mismo problema que sufrían los del Extremadura: Xisco Campos (36 años) y el cordobés Raíllo.
Dada la poca confianza de Sandoval en Erik Expósito y la implícitamente reconocida bisoñez de Andrés Martín, combinadas ambas con el sistema de premio/castigo impuesto por Sandoval, Jovanovic bien podría saltar de inicio en Son Moix como delantero centro. 

Temas relacionados