+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA CRÓNICA

Prueba de vida del Córdoba

La nueva etapa de León arranca con un triunfo sufrido, con aroma a flor y clara necesidad de reconstrucción

 

Sasa Jovanovic, uno de los destacados, pelea un balón ante el central del Albacete Chus Herrero, ayer en El Arcángel. - A.J. GONZÁLEZ

Ignacio Luque Ignacio Luque
21/01/2018

Hay formas y maneras de toparse con la cruda realidad. En los últimos tiempos, el Córdoba se había encontrado con la realidad de sopetón, recibiendo una colleja tras otra. La pasada temporada tuvo que salvarse en la penúltima jornada y en ésta, nada más comenzar la competición, ya se podía comprobar que no, que la cosa pintaba en bastos y tocaría sufrir. Tanto, que allá por octubre el equipo estaba muerto y sin síntomas de poder reaccionar. En las actuales circunstancias, este Córdoba hace lo que puede, que no es poco en cuanto a actitud, pero siempre será insuficiente en cuanto a aptitud.


Con ese panorama el Córdoba regresaba a El Arcángel después de un mes para comprobar que en lo externo mucho había cambiado. Para empezar, un nuevo inquilino en el palco. Jesús León accedió al mismo y la ovación recibida, respondida con un saludo por parte del nuevo presidente, recordaba a los saludos desde el tercio de Los Califas de Finito.


La disposición de la grada era brutal, no solo por el cambio en el que lleva el timón, sino de cara al equipo. Casi 13.000 almas, el doble de las que se dieron cita en el último encuentro, daban fe de que una nueva era había comenzado. Plena de motivación, de ilusión, de ganas de salvar un barco con múltiples vías de agua. Animación a tope, música en la previa digna de una sesión de motivación de grupo en unas vacaciones en un hotel de playa y hasta uno de los grupos de animación en su lugar tradicional, no escorados en donde nadie les podía escuchar.


Todo listo. ¿Todo? No. Ver ya la convocatoria generaba algo más que dudas. Se notaba la dicotomía entre todo lo que había alrededor del césped y lo que se podía ver sobre él. Y los peores presagios se cumplieron, sobre todo en la primera parte.
El Albacete hizo sufrir al Córdoba horrores. Presionó arriba, muy ordenado, obligando a los blanquiverdes a abusar del patadón sin sentido contínuamente y, en los balones divididos, en las disputas, tenía siempre las de ganar. Tiene dos virtudes individuales este Córdoba, Sergi Guardiola y Jovanovic, a las que el equipo en su conjunto buscaba -la mayoría de las ocasiones, de forma tosca-, sabedor de que la única sensación de peligro, de ataque, de hacer algo arriba pasan por sus botas. En el momento en el que serbio cogía la pelota se abría siempre una puerta a la esperanza. Cuando desaparecía al no llegarle ningún balón limpio, el Córdoba sufría atrás, ya que coger el balón el Albacete y encerrar a los locales en su área era todo uno. Caballero evitó el tanto visitante en el minuto 25 casi delante de la raya de gol y una jugada individual de Bela, dos después, se topó con un Kieszek que de nuevo fue el mejor de su equipo. En una primera parte ciertamente gris, lo mejor que les pudo ocurrir a los blanquiverdes era el resultado. Pese a todo, la puerta seguía a cero y la esperanza de puntuar se alargaba.


Nada más salir de vestuarios, Dani Rodríguez se topó de nuevo con el polaco, así como Zozulya, que todo lo que le permitieron los centrales blanquiverdes se lo prohibió Kieszek. Y de la nada al todo. En un balón largo a Jovanovic, el serbio dejaba el esférico para que Sergi Guardiola elevara con habilidad por encima de Nadal. Por si fuera poco, había que frotarse los ojos cuando Jovanovic forzaba un penalti tres minutos después. Todo estaba listo para la fiesta, pero Sergi Guardiola disparó al poste derecho del portero manchego. Estaba claro que tocaba sufrir, porque cinco minutos después, de nuevo Bela -un incordio para la defensa local en todo el encuentro- firmaba una gran jugada que finalizaba en saque de esquina de manera casi milagrosa.


De ese saque de esquina llegó un tanto, precioso, del Albacete. Un zurdazo de De la Hoz desde el borde del área que entró como un obús en la portería de Kieszek. Pero Pizarro Gómez señaló falta previa de Rafa Gálvez. Entrados en la última media hora de juego, el Córdoba planteaba, sorprendentemente, un juego al contragolpe. Extraño, porque para ese planteamiento (probablemente más obligado por el rival que elegido) hace falta una defensa seria, contundente y también porque faltaba aún excesivo minutaje para el final del sufrimiento. En el 67’, Jovanovic y Sergi Guardiola pudieron darle el susto definitivo al Albacete, pero les faltó claridad de ideas en los últimos metros. A pesar de las buenas hechuras que demostró Aguado, introducido por Caballero para intentar mantener el balón con cierto criterio, el Albacete se adueñó de la posesión y cercó de nuevo la portería de Kieszek. Zozulya no llegaba por milímetros a un centro de Bíttolo, que se instaló en la zona del lateral derecho blanquiverde durante casi todo el encuentro sin ser desalojado nunca por el Córdoba.


Martín renovó su delantera y, aunque continuó dominando, se agradeció la salida del campo de Bela. Por su parte, la lección de pundonor, de entrega y de garra por parte del conjunto blanquiverde fue encomiable. Porque más allá de esa aptitud de la que se hablaba al inicio, lo que no puede ser negociable es la actitud. Y baste como ejemplo lo ocurrido con Bíttolo y Loureiro. Al gallego se le queda justa la categoría y tuvo que trabajar -en muchas ocasiones sin éxito- durante los 90 minutos. Pero nunca desfalleció. Y como él, todo el equipo. Algo que es justo reconocer y alabar, sobre todo por las numerosas bajas sufridas. Una prueba de vida de este Córdoba, que suma su segundo partido consecutivo en El Arcángel con triunfo y con la portería a cero, un dato más que remarcable, ya que las limitadas opciones de salvación pasan, precisamente, por los encuentros que restan ante su afición. Pero esa prueba de vida de este Córdoba necesitará de una transfusión que le ayude a terminar de levantarse de la cama. Mientras llega, el Córdoba lucha por pelear la permanencia. 

   
7 Comentarios
07

Por Ciudadano Cordobes 21:34 - 21.01.2018

Ayer se pudo comprobar que la mano negra de los GONZÁLEZ hacia daño hasta los jugadores. Es verdad y de urgencia fichar jugadores y sobre todo en defensa, que curiosamente en el B también ocurre y si alguien quiere comprar solo tiene que ir a verlo o leer la crónica en el diario sea el que sea. Empezamos una nueva etapa y los aficionados tenemos que poner nuestro granito de arena asistiendo al campo y llenado la gradas. AUPA CÓRDOBA CF.

06

Por ACastroG 12:58 - 21.01.2018

... Aunque la premisa principal para que se pueda lograr la permanencia -además de las anteriormente expuestas- es la del fichaje de tres o cuatro jugadores para puestos claves. Pero esto ya es más difícil porque, primero -según manifiesta el nuevo accionista mayoritario-, la demora en firmar la venta, a propiciado que el mercado se vaya quedando vacío de jugadores idóneos y, segundo, porque ni sabemos si fichar es posible por ese tema farragoso del límite. Así que lo mejor es no hacerse ilusiones sobre este importantísimo punto de los fichajes y limitar nuestras ilusiones a que, con lo que tenemos, el equipo reaccione y lo de ayer haya sido el punto de inflexión para cambiar la dinámica pesimista y, paso a paso, vayamos escalando las posiciones imprescindibles para alejarnos del pozo de la B.

05

Por ACastroG 12:29 - 21.01.2018

... Pero esa distancia no es insalvable si se ponen a contribución del logro tres argumentos fundamentales. Primero, que siga el apoyo de la afición, tomando como ejemplo a seguir el de ayer. Segundo que los buenos resultados tengan continuidad, porque lo de ayer, siendo buenísimo, perdería casi todo su valor si en el próximo encuentro en Zaragoza no se pesca algo positivo. Y tercero que los competidores para eludir el descenso no obtengan buenos resultados, porque si consiguen los mismo que el Córdoba, prevalecerá la diferencia actual y todo habrá sido nadar para morir en la orilla. Esperemos que todas estas circunstancias favorables a nuestro equipo se den y al final de la temporada podamos respirar tranquilos y ver como el Córdoba se mantiene en la categoría que -como mínimo- le corresponde.

04

Por ACastroG 12:23 - 21.01.2018

... Dicho esto, los aficionados -sin que abandonemos la dosis de optimismo que ayer nos proporcionó el equipo- debemos ser precavidos a la hora de repicar campanas, porque no se ha logrado nada, sólo supervivir bajo la tempestad que sigue cerniéndose sobre el Córdoba. Y que nadie piense que decir esto es ejercer de agorero, sino sólo dejar las cosas en su lugar. Un lugar que sigue siendo muy peligroso, porque son siete puntos los que nos separan de la salvación, lo que supone ganar dos partidos y empatar uno más que el equipo que marca la línea divisoria de esta Segunda y el abismo...

03

Por ACastroG 12:15 - 21.01.2018

... Todo buenas noticias: cambio de dueño, mejor asistencia (aunque subvencionada, eso sí) y, sobre todo, excelente resultado que suponen tres puntitos para la buchaca de la esperanza. Todos contentos por ello, porque supone un balón de oxígeno y, además, porque ayer la fortuna no volvió la espalda a nuestro equipo y permitió que la victoria se quedara en El Arcángel. Porque nadie crea que fue algo fácil, ya que el Albacete mostró buenas maneras y bien pudo llevarse mejor resultado. Otros equipos con menos atributos y méritos han sacado tajada de nuestro estadio. Lo cual no quiere decir que los blanquiverdes no merecieran el triunfo. Lo lograron en buena lid y a base de entusiasmo a pesar de algunas carencias que siguen latentes. El caso es que todo fue bien para el equipo, la afición y la directiva...

02

Por ACastroG 12:10 - 21.01.2018

COMPÁS DE ESPERA...

01

Por Tomichi 11:55 - 21.01.2018

Así es, ha vuelto la ilusión después de la marcha de los mafiosos blancos ladrones, pero urgentemente necesitamos 4 o 5 jugadores de calidad atrás, sino así no nos salvamos por mucho que luchemos. Vamos Córdoba, aun estamos a tiempo.