+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA CONTRACRÓNICA

Llamada a la ilusión desde Tenerife

La primera victoria a domicilio en esta temporada permite al Córdoba creer en la permanencia. Los nuevos fichajes suben el nivel del equipo, que se reengancha a la pelea y convierte el partido ante el Granada en un nuevo paso para la remontada

 

Yann Bodiger, centrocampista del Córdoba, cabecea un balón el pasado sábado, ante el Tenerife. - LOF

Más fotos

El Tenerife Córdoba CF en imágenes.

Ver galería completa

El Tenerife Córdoba CF en imágenes.

Ver galería completa

El Tenerife Córdoba CF en imágenes.

Ver galería completa

Pocas veces una victoria supo tan bien como la conseguida ayer ante el Tenerife. El Córdoba se reengancha a la pelea por la permanencia y lo hace tras ganar fuera de casa en Liga por primera vez esta temporada. La aportación de los nuevos fichajes -en especial de Chus Herrero, Álex Menéndez y Miguel Flaño- hace creer en una nueva remontada. La llamada a la esperanza es clara, lanzada en un partido en el que el equipo rayó a un nivel notable. El teléfono queda descolgado a la espera de que El Arcángel se convierta la próxima jornada en un fortín ante el Granada, en un derbi regional que debe ser de gran intensidad en el campo y en la grada. Los nazaríes traerán consigo a cientos de aficionados y la afición blanquiverde habrá de estar a la altura para que la presión ambiental sea máxima.

Si alguien destacó especialmente ayer fue Chus Herrero, todo pundonor el central zaragozano. Su aspecto físico no engaña. Bravura, garra y contundencia tanto en ataque como en defensa, al menos en lo demostrado ayer. Se lanzó en plancha como un toro en un córner botado en el minuto 38, rescatando un balón que llegaba al segundo palo y poniendo por delante a su equipo. Su implicación fue máxima hasta que se lesionó mediada la segunda parte, precisamente por ir con todo a un rechace en una falta del Tenerife. Se llevó las manos a la rodilla y muchos aficionados del Córdoba temblaron, aunque hasta hoy no se sabrá el alcance de sus molestias.

Pero también resaltó Álex Menéndez, subiendo constantemente por la banda izquierda y con criterio, dejando buenos centros y también pases interiores que, cuando los rematadores anden más afinados, pueden llevar mucho peligro a los porteros rivales. Y Miguel Flaño, que se subió el brazalete de capitán al pecho y estuvo a gran nivel en el centro de la zaga.

Una final adelantada

En cinco días el Córdoba juega una final adelantada ante el Granada. Con la permanencia a cuatro puntos reales y con el objetivo a tiro de piedra. O de piedras, las que debe seguir acumulando, en forma de victorias, en las próximas jornadas. 

Temas relacionados