+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPORTAJE

Un gol de 'Pío' con magia

El Mago Alúa tiene el secreto del gol de Piovaccari, que supuso la victoria el sábado, contra el Almería, primera en esta temporada / «Me ha dicho de volver a vernos, y aunque estoy liado con Avanti siempre le haré hueco", comenta

 

Ignacio Luque Ignacio Luque
10/10/2018

Más fotos

Piovaccari, el pasado sábado, se retira con la carta en la mano. - SÁNCHEZ MORENO

No es esta una información para muggles o para aquellos que no creen en la seducción del ilusionismo. Federico Piovaccari anotó su segundo gol esta temporada, que supuso la primera victoria del Córdoba en esta temporada. Durante el partido, los fotógrafos apreciaron que llevaba en la espinillera una carta de la baraja francesa, un nueve de diamantes, en concreto, que sacó el delantero después de anotar el gol. Y esta es la historia.

El Mago Alúa (o José Manuel Rodrigo, para los no mágicos) conoce a Piovaccari «desde mayo, me lo presentó Javier Poveda, pero anteriormente, el año que subió el equipo a Primera actué para ellos. He tenido que venir yo para hacer magia y que suba el equipo a Primera», comenta con una sonrisa. «Mantuve el contacto con algunos jugadores, que me llamaban para contratarme para algunos eventos o fiestas, cumpleaños y cosas así. Jugadores como Luso Delgado, Saizar, Carlos Caballero, Xisco, Héctor Rodas...».

En el caso particular del italiano y de su gol, o más bien de los dos goles que lleva anotados en esta temporada, todo surgió de manera natural. «Un día tapeando le hice unos juegos de magia y casualmente cogió en dos ocasiones la misma carta, el nueve de diamantes. No le dimos mucha importancia, pero cuando volvimos a quedar, al siguiente día marcó, contra el Oviedo. Y me dijo: ‘me has traído suerte, la semana que viene quedamos antes del partido’», recuerda el Mago Alúa. Sin embargo, «no hubo ocasión de volver a vernos por motivos laborales míos. Volvimos a quedar después y, casualmente, cogió de nuevo el nueve de diamantes». Hasta el italiano se sorprendió: «Mira, como la otra vez», comentó al Mago Alúa, que le comentó que «esta carta quiere decir algo, te la voy a regalar porque te va a traer suerte. Y cuando metas el gol tienes que enseñar la carta». El delantero le contestó que por supuesto, pero no sabía dónde guardarla. «En el pantalón», le sugirió el Mago Alúa. «No, mejor en la espinillera; ahí estará más segura», le contestó el delantero del Córdoba.

En el minuto 74 (ver vídeo que acompaña a esta información en diariocordoba.com) Piovaccari anotó el segundo tanto de esta temporada y que suponía la primera victoria blanquiverde. Pero el Mago Alúa estaba lejos. «No pude ver el partido porque actuaba en el Festival Nacional de Magia de Ceuta. Miré el móvil para ver el resultado del Córdoba y vi que había marcado Piovaccari, pero no miré más allá. Lo dejé para después». Sin embargo, a la hora de la cena «Piovaccari me mandó un vídeo celebrando el gol y enseñando la carta, la que le había regalado esa semana. Y me dio las gracias». Le gustaría acudir en más ocasiones a El Arcángel (no en vano jugó en los infantiles del Córdoba), pero a José Manuel Rodrigo no le salva ni la magia de tanta tarea por delante. «Tenemos pronto aquí, en Córdoba, el 13º Festival de Magia Imagilusión, del 8 al 12 de noviembre», comenta sobre un mundo al que lleva dedicado profesionalmente casi una década y del que recibió en el año 2014 el Premio Nacional de Magia, en su Congreso Nacional de Cáceres. Pero desde pequeño le llamó la atención el ilusionismo. «Mi abuela me regaló una copa con una bolita, que era un truco de magia. No tuve el famoso Magia Borrás. Mi padre me enseñó un juego de palillos, mi madre me hizo otro con unas cartas... A partir de eso me llevaba al colegio las cartas, los palillos y fui investigando un poco más de juegos de magia hasta ir comprando mi primer libro. Mis padres no sabían nada de magia, sólo esos trucos y se me quedó grabado. Cada vez que veía al maestro Tamariz en la tele me pegaba a ella y le recuerdo, de pequeño, cuando salía en el programa Un, Dos, Tres».

José Manuel dejó un trabajo fijo, en una cadena de supermercados de alimentación muy conocida, para dedicarse profesionalmente a su vocación. Actualmente forma parte de Avanti. «Píovaccari me ha dicho de volver a vernos", aunque el mago tiene una agenda a tope. "Tenemos en Avanti una escuela de teatro, otra de música, otra de danza y cómo no, una escuela de magia. También de payasos. La escuela de magia es a partir de 14 años, nos vienen padres con niños de 10, pero a veces aprenden un par de juegos y lo dejan, porque hay que ensayar y practicar mucho. La magia lleva mucha práctica, mucho ensayo para que luego, cuando lo hagas ante el público salga perfecto». El 21 de octubre estrena espectáculo junto a Flain que te Flain «y mi compañera Clara, que es la profesora de la escuela de danza». Se llama H2Ooooh… La magia del agua.

Pero tiene claro que tendrá que ver al delantero blanquiverde. «Me preguntó una vez qué comía y cuando le dije que eran espaguetis me dijo que tenía que ir a su casa para comer espaguetis de verdad», comenta entre risas el guardián del secreto del primer triunfo blanquiverde en esta Liga, obra de ‘Pío’, con algo de magia. 

Temas relacionados