+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

HACIA EL ABISMO

Ganas e ilusión ante todo

El técnico del Córdoba apela a estos valores ante las bajas de su plantilla para visitar al líder

 

Josema, Juan Merino y Jaime Romero. - CÓRDOBA

Francisco Gaitán Francisco Gaitán
01/12/2017

Dice un dicho popular que ‘si crees que algo puede pasar, pasará’. Eso es lo que puede estar pensando el técnico del Córdoba CF Juan Merino, pues su plantel se encuentra colista 54 días después de conseguir su último triunfo y este fin de semana afronta la visita más complicada posible en este momento: la del líder Huesca, un equipo que perdió la jornada anterior tras 10 fechas consecutivas sin caer. Para colmo, el principal talón de Aquiles de esta temporada, la defensa, tiene varios efectivos en la enfermería.

Sobre esta última cuestión, el preparador blanquiverde confirmó ayer en rueda de prensa lo que se preveía para este duelo. En primer lugar, tanto el central Josema como el extremo Jaime Romero tienen «muy difícil llegar por un tema muscular y puede que mañana (por hoy) hagan alguna prueba, pero lo tienen complicado», señaló Merino. En cambio, quiso dar esperanzas primero con Fernández, «que ya está entrenando con nosotros», así como con Caro, quien «ha entrenado al margen pero con muchas posibilidades, pues es más tolerante al dolor y es muy difícil que no tenga posibilidades de jugar». Son notas positivas, aunque la sesión de ayer la tuvo que completar con los jugadores del filial Sebas Moyano, Laro Setién, Víctor Mena --del que Jorge Romero aseguró también ayer «que podrá jugar este fin de semana con un vendaje»-- y el central Soler. Demasiadas adversidades para afrontar un choque «en el que tenemos mucho que perder, pues se trata de otra oportunidad más para conseguir tres puntos y salir de abajo cuanto antes», recalcó Merino.

CAPACITADOS

En las próximas 48 horas Merino tendrá que realizar más de un ajuste para presentar una convocatoria y, en consecuencia, un once de garantías en El Alcoraz. Dada la situación en la que se presentaría en defensa si se confirma la baja de Caro, Noblejas puede tener ante sí la ocasión de entrar por primera vez en una convocatoria de Liga. Pero de momento, Merino subrayó que «veo la gente que trabaja cada día y, en consecuencia, yo siempre intento elegir lo mejor en ese momento». Elección que busca una victoria «necesaria, sobre todo a nivel mental; cuando se está en puestos de descenso, y en especial nosotros que somos el colista, el equipo está mermado pues el jugador cree que no es capaz de aportar más», apuntó un Merino quien también quiso hacer defensa de sus pupilos ya que «cada día veo a los jugadores más animados y me transmiten en cada entrenamiento que estamos capacitados para ganar». Dicho argumento también lo justificó con la igualdad reinante en la categoría, pues «se han dado partidos en los que equipos que posiblemente no ganarían ante rivales complicados y lo han hecho ya sea en casa o fuera».

Resta justo un mes para que se abra el mercado de invierno y teniendo en cuenta el estado del equipo, se puede pensar en la posibilidad de reforzar el plantel. Como contrapartida, el preparador blanquiverde subrayó que «si el entrenador es el primero que manda el mensaje de que se necesitan refuerzos con partidos importantes aún por disputarse, se genera una situación difícil para los jugadores». Unos futbolistas que conforman un plantel que «ahora mismo es el mejor que tengo, es el que tiene que sacar los puntos que restan en las últimas jornadas y es el que nos va sacar de esta situación».

«CADA VEZ MÁS CERCA»

Merino también mostró su visión, entre otros temas, del último empate obtenido ante una Cultural Leonesa que igualó un 2-0 con 10 futbolistas. «Podría haber sustituido a un jugador ofensivo como Javi Lara y meter a Sergio (Aguza) o Edu (Ramos), pero el jugador puede quedarse extrañado al ver que has quitado una pieza ofensiva ganando 2-0 contra 10 y en casa». En ese sentido, el linense también reconoció sus errores, «no solo en los goles, pues dimos facilidades; concedimos una ocasión de un delantero rival contra cuatro defensores». Al respecto, Merino volvió a reincidir en que «30 goles en contra es una losa grande; hemos conseguido rebajar la media de tantos encajados y estamos más cerca de ganar». Puede estar todo en contra, pero se anteponen el trabajo y la ilusión.