+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPORTAJE

Un compañero distante

Desde su primera toma de contacto en el 2007, Huesca y Córdoba han ido prácticamente de la mano // A partir de su encuentro en el 2015, solo un triunfo blanquiverde en cuatro partidos

 

Decenas de aficionados del Córdoba celebran el ascenso del Córdoba a Segunda del 2007 en Huesca. - AJ GONZÁLEZ

El exblanquiverde Deivid, desolado tras perder 3-1 en El Alcoraz al igual que sus compañeros en el Córdoba de la 16/17. - LOF

Francisco Gaitán Francisco Gaitán
02/12/2017

La vida de cualquier persona está llena de amistades y personas conocidos con los que se comparten anécdotas, proyectos, viajes y un sinfín de pequeñas historias que pueden engrandecer las relaciones entre personas. Pero dichos lazos, por muy buenos que sean, pueden desenredarse dadas las circunstancias laborales, por pertenecer a diferentes círculos de amigos o, simplemente, el cambio del lugar de residencia.

Esta es la relación que han mantenido Córdoba y Huesca. Ambos tuvieron su primera toma de contacto un 19 de junio del 2007, en aquella histórica eliminatoria de ascenso a Segunda División para el cordobesismo. La victoria blanquiverde por 2-0 en El Arcángel puso en cierta medida al Huesca la dimensión que estaba adquiriendo su nuevo compañero. Siete días después, Arteaga frenó en seco las esperanzas oscenses de conseguir el ascenso y de paso, devolver a la afición cordobesa la ilusión perdida dos campañas antes. Aunque el conjunto azulgrana también ganó con aquella derrota, pues justo un año después, en el 2008, promocionó a la división de plata después de eliminar al Écija de Pepe Díaz y Nolito. Aunque quiso lanzarle un guiño a su verdugo en la temporada anterior durmiendo la noche previa a su gesta en la capital cordobesa.

UNA VENGANZA INMEDIATA

Trascurrieron cuatro meses desde la llegada del Huesca a la división de plata 55 años después y aquel 1 de noviembre del 2008 el cuadro aragonés, con el cordobés Chechu Dorado, quiso herir un poco más la salud de un Córdoba que se encontraba en descenso tras una temporada anterior en la que tuvo que tirar de un desfibrilador marca Abraham Paz para salvarse. Vencieron 3-1. En la vuelta, el cuadro blanquiverde tomó aire con una victoria por 1-0. Al final, ambos conjuntos se salvaron con 53 puntos.

La suerte de la 14/15 fue bipolar: el Córdoba abandonó Primera y el Huesca ascendió a Segunda

En la temporada siguiente y también con la permanencia para ambos conjuntos, el Córdoba de Lucas Alcaraz golpeó primero tras ganar 2-1 merced al agónico tanto de Agus. El combate de la segunda vuelta no tuvo golpes (0-0). Una campaña después, el Huesca ya no tenía a Dorado y si en la ida cayeron 2-0 en El Arcángel, en la vuelta ganaron por idéntico resultado al Córdoba en casa. Sería su último triunfo antes de descender a 2ªB en la 12/13, ya que en las dos primeras temporadas de la era González obtuvieron un empate y tres derrotas. En ese periodo los cordobeses Clavero (11/12) y Rubén Párraga (12/13) dejaron su sello en el norte aragonés.

DOS AÑOS SIN VERSE

En la 13/14, el Huesca acabó séptimo en la categoría de bronce con los cordobeses Manolo Sánchez, Gaspar y Atienza, mientras que el Córdoba peleaba en Segunda ascendió a Primera. La 14/15 fue de suerte dispar para ambos. Mientras que el Córdoba se hundió en el descenso a 2ª, el Huesca ascendía sin Atienza pero con Javi Cabezas.

Dos años en 2ªB que cambiaron la suerte de los encuentros entre Huesca y Córdoba, ya que los blanquiverdes solo ha doblegado una vez a los azulgranas y lo hizo en la ida de 15/16. Desde entonces, un empate y las dos derrotas de la 16/17. Hoy se verán desde los polos de la tabla dos compañeros distantes, pero que siempre están ahí.