+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EL ANÁLISIS DEL RIVAL

Calidad en busca de rigor

El Sevilla Atlético es uno de los equipos de mayor nivel técnico de toda la Segunda División B / La falta de concentración defensiva, un lastre para los de Gallardo

 

Xavi Molina, durante la última visita del Sevilla Atlético a El Arcángel. - FRANCISCO GONZÁLEZ

Ignacio Luque Ignacio Luque
19/11/2020

Pura calidad. Si algo define al Sevilla Atlético, próximo visitante de El Arcángel y rival del Córdoba CF, es el nivel técnico de sus jugadores, a los que no se les mira el carnet de identidad. En realidad, sí, porque el club hispalense ha dado una vuelta de tuerca en su primer equipo formativo y dio salida el pasado verano a futbolistas que superaran los 21 o 22 años, aunque su calidad fuera y es contrastada. Por ejemplo, cedió a Lara al Deportivo de la Coruña, permitió el adiós de José Mena, que se marchó al extranjero y ni tan siquiera peleó por Diabate, cedido por el Mallorca, con interés de varios equipos -entre ellos, el Córdoba CF- y por el que, finalmente, los rojiblancos no hicieron el más mínimo esfuerzo por reincorporarlo en forma de cesión o, directamente, por traspaso.

El Sevilla Atlético es un equipo que deposita todo su plan en la calidad individual de sus futbolistas, aunque ello le cueste en demasiadas ocasiones mantener el control del encuentro. En esa energía en ataque y la búsqueda del área rival el filial sevillista suele perder el control del partido, de mantener la posesión con cierto criterio, manteniendo el tiempo de partido o utilizándola para defender. Por el contrario, el filial rojiblanco apuesta por el ataque frontal y sin muchos rodeos, por lo que no suele someter al rival desde la posesión e intenta hacerlo desde el empuje continuo de tres cuartos de campo hacia delante. Por ello, suele cometer demasiados errores defensivos o de contención, aliñados por la propia inexperiencia del plantel.

De hecho, Paco Gallardo, técnico del Sevilla Atlético, tiene en sus filas y en el once titular a varios juveniles. El más destacado, que además se puede considerar como figura del joven equipo sevillista, es Carlos Álvarez. Con solo 17 años, el de Sanlúcar La Mayor cumple su segunda temporada en el filial sevillista, que ha de ser la de su asentamiento a pesar de su corta edad. Actúa generalmente detrás de un punta de referencia, aunque en realidad es el único jugador del esquema de Gallardo que tiene total libertad de movimientos. Su zurda, visión de juego, velocidad y peligrosidad de cara al arco rival se han ganado el visado a su juego sin ataduras. Evidentemente, será un elemento que el Córdoba CF deberá anular si no quiere tener problemas, ya que el atacante sevillista tiene capacidad, pese a su juventud, para decantar un encuentro.

Juveniles con protagonismo

Esa apuesta redoblada del Sevilla por la juventud en su filial también se refleja en el lateral derecho, ocupado por Juanlu Sánchez, con 17 años también. En realidad es extremo, pero la apuesta de Gallardo por el juego de ataque le ha hecho caer a la zaga, en la que demuestra su capacidad para incorporarse al ataque con soltura y peligro, aunque sufre defensivamente. En el centro de la zaga suelen actuar habitualmente Kibamba como central zurdo y Eliseo como central derecho, un jugador recuperado del filial nazarí para aportar experiencia, a sus 23 años, a un equipo generalmente demasiado bisoño. Como lateral zurdo es titular Javi Vázquez, hijo del que fuera delantero sevillista Ramón Vázquez, un futbolista que también se descuelga en ataque con asiduidad.


Carlos Álvarez, estrella

En el centro del campo Adri Peral es un hombre clave. Mediocentro alto y con calidad que es el encargado de intentar mantener el equilibrio en un equipo dado a cierto desorden por su voluntad clara que irse al ataque. Paco Fernández es la cuota de calidad en la medular, aunque no le acompaña en exceso el físico. En las bandas tiene alternativas Gallardo, aunque es habitual verle dejar caer al luxemburgués Johansson (en realidad, un mediocentro de 19 años) en la derecha, mientras que en la izquierda es habitual Simo. Otra variante es prescindir de Johansson, desplazar a Simo a la izquierda y meter por la derecha a Zarzana, eléctrico y con desborde, aunque este último será duda al haber mantenido contacto estrecho con Carlos Fernández, que dio positivo por covid-19.

En ataque, el Sevilla Atlético lo tiene claro: Carlos Álvarez y otro más. El joven atacante monopoliza el juego ofensivo del filial hispalense y puede estar acompañado por Casas, con más envergadura, o Luismi Cruz, de un perfil físico parecido al de Sanlúcar la Mayor y que podrá estar ante el Córdoba CF tras cumplir sanción con el Recreativo Granada. En este caso, el Sevilla Atlético jugaría sin punta de referencia, por lo que el Córdoba CF debería estar atento a los movimientos de sus propios centrales, Bernardo y Djetei.

Si hay una palabra que define a este Sevilla Atlético esa es dinamismo. La calidad que atesora le ayuda a la hora de que su juego combinativo de ataque tenga pocos errores en el pase, mientras que su punto flojo se encuentra en la defensa en particular y en el sistema de contención, en general. Son frecuentes los desajustes y las faltas de concentración, algo que deberá explotar al máximo el Córdoba CF. 

Temas relacionados