+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

REPORTAJE

Sector agrario en Córdoba: un año marcado por el covid

Las campañas de recogida de aceituna y cítricos, las que cuentan con más peso en la provincia, se enfrentan a un nuevo escenario provocado por la situación sanitaria

 

Un trabajador recoge naranjas en la Vega. - A. J. GONZÁLEZ

Teresa Muñiz Teresa Muñiz
13/09/2020

La crisis del coronavirus ha provocado un cambio en la forma de trabajar de todos los sectores, incluido el agrícola. La situación sanitaria plantea ahora, al comienzo de las grandes campañas de la provincia, nuevos retos y nuevos escenarios a los que enfrentarse en los próximos meses.

El presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, considera que el covid perturba todo el mercado porque cualquier incidencia que se pueda producir por el contagio de coronavirus podría llevar a «desvirtuar los tajos», dado que en estas situaciones algunos trabajadores pueden dejar de acudir a ellos o «irse a otro sitio».

En este sentido, el presidente de Asaja en Córdoba critica que el Gobierno andaluz no haya contado con el sector para elaborar las normativas de seguridad en las explotaciones agrícolas y ganaderas, según declara, ya que este trabajo tiene sus propias peculiaridades. Señala que para cumplir con la normativa hay que contar «con un acto de buena voluntad» por parte de los trabajadores, y mandar a los empresarios un mensaje para que «no se desanimen» ante las posibles adversidades. Con todo, el presidente de Asaja ve el comienzo de las campañas «con preocupación» y destaca que «hasta que esto ruede habrá que contemplar razonablemente situaciones» para poder «enderezarlas».

Por su parte, el secretario general de UPA, Miguel Cobos resalta que el covid aumenta los costes de producción, ya que «tenemos que separar cuadrillas», hacer un plan de contingencia del covid que se añade al plan de riesgos laborales que tenemos, o suministrar material higiénico y sanitario para garantizar la seguridad de los trabajadores. Eso se traduce, indica, «en más costes y más burocracia», ya que, por ejemplo, «hay que «comunicar cada día los trabajadores que tenemos en la explotación» o registrar las incidencias. Por ello, señala que «lo ideal sería que esos gastos extraordinarios que tenemos se nos compensasen en el precio», porque entre otras cosas «han subido la mano de obra, el precio de los fitosanitarios y los abonos» y hay que hacer frente a los «gastos covid».

Mientras, la secretaria provincial de COAG, Carmen Quintero, subraya que, «obviamente, hay que trabajar para que los trabajadores tengan las medidas de seguridad necesarias, pero debido a las peculiaridades del trabajo en el campo se hace un poco complejo».

El secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT, Pedro Tellez, recuerda que «igual que los empresarios están obligados a hacer una formación en riesgos laborales», también «están obligados a dotar a todos los trabajadores del material individual y colectivo necesario» en estos momentos. En cualquier caso, Téllez considera que «el sector agrario» en la provincia de Córdoba «está lo suficientemente consolidado y articulado como para resistir el daño por la pandemia».