+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

MEDIO AMBIENTE | CAMBIO CLIMÁTICOS

El Reina Sofía, referente en gestión ambiental

El hospital universitario cordobés también reduce sus emisiones de CO2 mediante un mejor control de sus consumos, entre otras iniciativas

 

Este año el hospital instalará más placas fotovoltaicas, además de las ya disponibles. - A.J. GONZÁLEZ

Hipólito Fernández
15/03/2020

El Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba está acreditado en gestión ambiental desde el 2007. Esta acreditación garantiza que en el desempeño de la actividad sanitaria también se protege el medio ambiente, mediante el desarrollo de una política ambiental que es común al Servicio Andaluz de Salud (SAS) y que es «un compromiso con todos los ciudadanos de trabajar en la protección y minimización de los impactos ambientales del centro», como explica Clara Eugenia Luján, coordinadora de Gestión Ambiental del hospital.

En este sentido, desde hace más de una década el hospital viene trabajando en varias áreas y poniendo en marcha iniciativas diversas, con objetivos y metas anuales.

Entre las últimas, a lo largo del 2019 la dirección del centro, a petición del comité de gestión ambiental con el que cuenta el hospital, nombró en cada servicio médico un referente ambiental, conformando un equipo de 52 profesionales -la mayoría de ellos del colectivo de enfermeros-, cuyo objetivo fundamental es velar «a pie del cañón por la correcta actuación ambiental en los distintos servicios, así como informar al personal nuevo del tipo de residuos que hay en cada planta o servicio y cómo se gestionan», con el apoyo de la propia Unidad de gestión ambiental, indica Luján.

Por lo que respecta a las grandes líneas de actuación de la política ambiental del Reina Sofía, en primer lugar se encuentra el control y reducción de los consumos, fundamentalmente de electricidad, agua, gasoil, gas natural y propano. Para ello, el centro viene instalando placas fotovoltaicas y plantas de diálisis nuevas; y dispone de una nueva central térmica alimentada con gas natural, que ha permitido minimizar el uso del gasoil, que desde hace años sólo se utiliza en grupos electrógenos. Esta bajada en los consumos se traduce en una reducción de emisiones de CO2. En concreto, la reducción del 9% del consumo eléctrico total en el complejo supuso el pasado año una reducción de emisiones de casi 781 toneladas de CO2 en relación al 2018, por la instalación de placas fotovoltaicas en el techo de los aparcamientos del personal. Y la bajada de un 18% del consumo de gas natural en el 2019, respecto al ejercicio anterior, ha representado una disminución de más de 620,5 toneladas de CO2, con la puesta en marcha de la citada central térmica, entre otros datos facilitados por el hospital.

En segundo lugar, se realiza una labor de gestión de los residuos, tanto peligrosos como no peligrosos. Para estos últimos, «los separamos para su entrega a gestores que alarguen la vida útil de estos. Disponemos de un punto limpio de gran capacidad con 4 compactadoras, 2 cubas de 30 metros cúbicos y varios almacenes». En el 2019 el hospital generó más de 2.209 toneladas de estos residuos. Por lo que respecta a los residuos peligrosos, se tratan adecuadamente los infecciosos, citostáticos -generados en los tratamientos contra el cáncer-, químicos e industriales. El pasado año se gestionaron casi 129.500 kilos.

Paralelamente, el hospital realiza un control de los ruidos, vertidos y emisiones que se generan en las distintas instalaciones.

Por último, también se busca la sensibilización de los usuarios, a los que el hospital ofrece consejos ambientales sobre ahorro de luz, de agua y uso del transporte público y fomento de la movilidad sostenible, que se publicitan en las redes sociales del hospital, en las pantallas de ascensores y vestíbulos, y en su página web.

En esta línea, los mostradores de las distintas dependencias y las habitaciones de los pacientes disponen de trípticos con consejos ambientales, y el hospital cuenta con 2 jaulas para 32 bicicletas y patinetes para profesionales, y otros 5 párkings de bicis para el público en general.

Por otro lado, y entre las próximas iniciativas que se pondrán en marcha este año, se instalarán más placas fotovoltaicas en el párking del hospital Provincial, y se construirá un nuevo párking de bicis y de patinetes. Además, se prevé la instalación de 5 flybanner en el párking de los usuarios y otros 5 en el párking de personal con un mensaje concienciador para que no se vaya al hospital en coche, y la producción de un vídeo que muestre la gestión ambiental y la segregación selectiva de residuos en el centro.

Temas relacionados