+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

REPORTAJE

Menos CO2 desde las granjas de vacuno

Covap participa en el proyecto ‘Life Beef Carbon’, que busca reducir los gases de efecto invernadero un 15% en las explotaciones de bovino de carne

 

La mayoría de las emisiones de gases de efecto invernadero de las explotaciones viene de la alimentación animal. - A.J. GONZÁLEZ/EFE

Hipólito Fernández
01/03/2020

En la lucha contra el cambio climático, desde ciertos sectores europeos se está poniendo últimamente el foco en el papel que la actividad ganadera juega en la emisión de gases de efecto invernadero. Un papel que, según algunos expertos, no es tan importante como el que tienen otros sectores productivos, aunque en todo caso desde el sector primario también se viene trabajando por la sosteniblidad medioambiental.

Ejemplo de ello es la cooperativa ganadera del Valle de Los Pedroches (Covap), una de las cooperativas cordobesas que durante los últimos años viene desarrollando diferentes iniciativas relacionadas con el cuidado del medioambiente. No en vano, sus recientes 27ª Jornadas Técnicas celebradas la pasada semana, bajo el título Ganadería y Sostenibilidad, son muestra de su compromiso «con un modelo de producción ganadera eficiente en la utilización de los recursos naturales, la energía y la gestión de los residuos, así como sostenible en todos los eslabones de la cadena alimentaria», según indica la cooperativa.

Entre las distintas iniciativas, Covap participa actualmente en el proyecto Life Beef Carbon, cuyo objetivo es reducir un 15% las emisiones de gases de efecto invernadero en el sector del vacuno de carne en el 2025, unas 120.000 toneladas menos de CO2, mediante la identificación y difusión de buenas prácticas innovadoras en las explotaciones.

Este proyecto, financiado con el programa Life de la UE, se está llevando a cabo en Francia, Irlanda, Italia y España -los cuatro principales países europeos productores de vacuno de carne-, y está coordinado en nuestro país por la Asociación Española de Productores de Vacuno de Carne (Asoprovac), en colaboración con ganaderos y cooperativas como Covap.

Con su participación, esta entidad cordobesa busca el objetivo de reducción de emisiones no solo en la comarca de Los Pedroches, sino también en las comarcas limítrofes de Castilla La Mancha y Extremadura que también forman parte de su radio de acción. Para ello, actualmente participan en este proyecto tres ganaderías innovadoras, situadas en los municipios cordobeses de Alcaracejos y Pozoblanco, y en Cáceres, cuyos ganaderos son socios de la cooperativa, y forman parte de las 127 granjas que participan en este proyecto en todo el país, 15 de ellas consideradas innovadoras.

«Con esta participación nuestros socios quieren aportar su experiencia para conseguir una actividad ganadera lo más compatible posible con el medio ambiente», explican desde la cooperativa. No en vano, el proyecto tiene la intención de promover sistemas novedosos de producción animal «y prácticas asociadas a asegurar la sostenibilidad económica, medioambiental y social de las granjas de vacuno», según explican sus promotores.

Entre los objetivos de este proyecto, y además de la citada reducción del 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero en el sector, está la construcción de una metodología de evaluación de gases de efecto invernadero en las explotaciones, que permita la medición y comparación. En este sentido, y según datos de Asoprovac, en una granja de vacuno de carne tipo de España, la responsabilidad de las emisiones se distribuye en un 61% en los piensos utilizados para la alimentación animal, en un 26% en la fermentación entérica de los animales que produce metano, en un 9% en el estiércol, en un 3,6% en el forraje para alimentación, y el 0,4% de las emisiones restante corresponde a los combustibles utilizados para la gestión de las explotaciones, con lo que las modificaciones y mejoras en la alimentación son clave para reducir las emisiones de CO2.

De igual manera, Life Beef Carbon busca la formación de 150 asesores nacionales y regionales, así como la creación de un observatorio de unas 2.000 granjas de vacuno piloto que participan en estas acciones de evaluación de carbono.

Todo ello junto al fomento de una conciencia nacional y europea y una movilización basada en un red de productores de bovino de carne que permita intercambios entre ganaderos y asesores de los 4 países participantes.

En definitiva, otro ejemplo más de innovación desde el sector primario cordobés para contribuir a la lucha contra el cambio climático.

Temas relacionados