+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Hoy

Nuestro adviento

 

Nuestro adviento es la esperanza de los que optamos cada día por el amor, por la vida y por la luz, para nosotros y para los demás, porque elegimos como Dios al Padre de la luz, de la vida y del amor. La esperanza es nuestro camino. Un año más nuestro Padre nos recuerda que su Hijo bajó al mundo con su regalo de paz y de alegría. Un niño en el pesebre de un establo; una lucecita que brilla en la tiniebla y la tiniebla no puede ni podrá nunca apagarla; la fuerza del amor, la mayor fuerza del universo o la mayor debilidad si no cuenta con el amor del otro. Algo incomprensible e irrisorio para los poderosos de este mundo, cuyo dios es su poder para negar la vida. No nos dejemos cegar por el brillo de su jactancia y su seguridad, pues su prepotencia y su soberbia están basadas sobre la muerte de sí mismos, y por eso engañan y dominan. Su señor es la tiniebla, y algún día este señor acudirá a cobrar la deuda por haberles dado lo que le pidieron para triunfar sobre los otros. No nos dejemos engañar por ese fulgor de falsedades: no pertenece a quien lo emite; pertenece a su señor, al señor de la tiniebla. La muerte viene cada día a explicarnos que sólo salvaremos de ella el amor que hayamos entregado a la vida y a nosotros mismos. Todo lo demás, todo, será polvo, silencio, olvido; ¡nada sobre nada! Que no nos engañen la falsa seguridad y las certezas falsas de los que se nos muestran tan seguros dominando nuestras vidas y azuzando nuestros miedos, para que les entreguemos nuestra alegría y nuestra libertad, tentándonos a querer ser como ellos. El amor es la verdad que no comprenden los poderosos de este mundo, y que sólo se muestra a los humildes de corazón que tienen a Dios por rey. Ésta es la humilde verdad del regalo de las Bienaventuranzas; es la bondad de cada corazón que quiera promover la vida. Nosotros elegimos al Dios de esa verdad; él nunca nos engaña ni nos traiciona, porque somos sus criaturas. No perdamos nunca la esperanza; sin ella no poseemos nada verdadero y caemos en el dolor insoportable de vivir en el vacío. No nos confundamos ante los que vemos triunfar cada mañana; son la servidumbre de la oscuridad. Vendrá un día en que ellos tengan que mirarse en la verdad, y su dios de muerte los recompensará con su reino de la muerte. 

 
* Escritor

Opinión

Galletas

Antonio Agredano

Tres años

Joaquín Pérez Azaústre

Las que sobraban

María Olmo

A redropelo (y 3)

José Manuel Cuenca Toribio

Nuevo año

Juan Andrés Molinero Merchán

Unas elecciones clave para Europa

Nicolás Pascual de la Parte

Córdoba, los jóvenes y el geriátrico

Diego Martínez Torrón

Lectores
MÁS SOBRE EL COVID

Nos vamos a enterar

Sí, nos vamos a enterar de lo que vale un peine, como decía mi abuela, a la que tanto extraño, ...

Pobreza energética

La electricidad se dispara

Hace tiempo la OMS alertó de que, debido al agravamiento de enfermedades previas, la pobreza ...

PANDEMIA

Datos del coronavirus por países

Si analizamos el porcentaje de contagiados en países vecinos, encontramos, por cada cien mil ...

POLÍTICA

Dios nos coja confesados

Este 2021 empieza con un Abascal que simpatiza con los asaltantes del Congreso de los EEUU, un ...