Desde hace años, la compra de coches de segunda manocompra de coches se ha disparado equiparando e incluso superando a la de vehículos nuevos. Si la operación es con un concesionario oficial, incluso con casas de compraventa de contrastada reputación no suele haber riesgo, pero si es entre particulares los riesgos de ser estafado se disparan. Por ello si vas a comprar un coche de segunda mano debes de leer atentamente este artículo en el que repasamos los consejos que os ofrece el portal OcasionPlus.com, para evitar los engaños más comunes en este tipo de transacciones.

Trucar el cuentakilómetros

El timo más extendido es el del trucaje o ‘raspado’ del cuentakilómetros. Un coche con muchos kilómetros no es atractivo ya que denota su ‘vejez’ y a la vez advierte de que pronto puede sufrir un fallo mecánico grave debido al desgaste. Por ello los vendedores sin escrúpulos suelen reducir el número de kilómetros recorrido por el vehículo para facilitar la venta y subir el valor del coche.

Antiguamente esto se hacía de un modo ‘manual’ por los sistemas de medición empleados, pero en la actualidad se emplean sofisticadas máquinas para poder saltarse todos los sistemas de seguridad y poder trucar los kilómetros en las centralitas y la instrumentación digital del vehículo sin poder ser detectados por las autoridades.

Esta práctica es un delito que puede acarrear al vendedor hasta seis años de prisión (si el valor de lo estafado supera los 50.000 euros, tres si no alcanza dicha cuantía), además de una sanción económica variable en función de su capacidad económica.

Una manera fácil de no picar en esta estafa es comparar los kilómetros recorridos por el vehículo con el desgaste de sus elementos interiores, y principalmente los relaciones con el manejo del coche. Es imposible que el marcador refleje realmente 30.000 kilómetros si encontramos un volante ya brillante debido a las muchas horas que hemos tenido las manos sobre él, un pomo de cambio igualmente desgastado o con los número de indicación de las marchas borrados, unos pedales en el que las gomas de apoyo ya están lisas, o los apoyabrazos pelados y desgastados. Estos son indicativos claros de que el vehículo ha sido conducido durante muchas horas y por tanto muchos kilómetros.

Libro de mantenimiento falso

Otra estafa común a la hora de vender un coche de segunda mano entre particulares es la de presentar un libro de revisiones o mantenimiento falso. Los profesionales de esta práctica fraudulenta se han especializado en el arte de crear libros falsos en el que incluso estampan sellos de los concesionarios oficiales para simular que las revisiones se han llevado a cabo en la casa oficial, lo que supone la mejor garantía de un buen mantenimiento del vehículo.

Falsa identidad del vehículo

Nunca se ha de comprar un coche de segunda mano sin verificar antes sus antecedentes en tráfico. Con esto evitaremos una estafa muy habitual entre las grandes bandas organizadas como es la venta de vehículos robados. Estas mafias sustraen un coche de un país y lo venden en otro tras crear una identidad completamente falsa del mismo, lo que es totalmente inapreciable por el comprador particular ya crean una documentación falta muy creíble e incluso troquelan un nuevo número de bastidor. Sólo investigando sus antecedentes en tráfico es posible evitar este engaño.

Venta del coche por un titular fraudulento

Si no se conoce el vendedor se cae en el riesgo poder ser estafado con la venta por parte de un titular que no es el dueño del vehículo. Esta práctica es muy común entre empresas que pretenden cesar su actividad de manera fraudulenta y ponen en el mercado coches con cargas. De esta manera el comprado, sin saberlo puede estar adquiriendo un modelo que además de su coste de adquisición hace que se enfrente a todos los pagos que tiene pendientes, que en algunos casos pueden ser incluso superiores al valor de compraventa.

Evitar esta estafa es muy fácil ya que se puede pedir en tráfico una copia de la nota simple del vehículo, donde aparece todo su historial y posibles cargas, o también a través de empresas especializadas que ofrecen esta información con otros datos de interés incluidos en un menor periodo de tiempo y por un importe muy económico.

Estos son sólo algunos de los riesgos a los que se enfrenta alguien va a comprar un coche de segunda mano comprar un coche de segunda manoentre particulares, por lo que desde NeoMotor recomendamos siempre tomar las máximas precauciones posibles y asegurarse bien de la procedencia y estado del coche, aunque ello conlleve más tiempo y esfuerzo.