Cuando tenemos un coche, hay multitud de pequeños detalles que debemos tener en cuenta, no solo si queremos mantenerlo en buen estado y con ello evitar riesgos innecesarios al volante, también si buscamos ahorrarnos una multa. Y es que, hay factores o aspectos que pasamos por alto de nuestro vehículo que pueden ser sancionables. Es el caso de este detalle del que mucha gente no se da cuenta y que llevarnos a pagar entre 100 y 200 euros de multa.

El detalle que pasa desapercibido

Un elemento tan necesario como que a veces pasa desapercibido, son las matrículas de los coches. Esta placa metálica que va tanto en la parte delantera como trasera del vehículo y que lo identifica, puede ser la causante de una sanción si no la tenemos bien cuidada.

Las matrículas son un aspecto a cuidar de nuestro coche. EFE

Y es que, según el Código de Circulación, tenerla en mal estado o directamente carecer de ella puede ser sancionable. Y es que, en su articulo número 10 se asegura que el conductor debe mantenerla en buen estado, verificando que "las placas de matrícula del vehículo no presentan obstáculos que impidan o dificulten su lectura e identificación, no estén deterioradas ni manipuladas". Tanto es así que puede incluso que el vehículo no pase la Inspección Técnica del Vehículo (ITV).

Casos concretos

Estas son las situaciones en las que tener mal la placa del coche puede conllevar una multa de entre 100 y 200 euros.

  • No esté colocada en su sitio
  • Algún número o letra está borrado
  • Polvo o suciedad que impide que se vea
  • No está iluminada
  • Doblada partida o rota
  • Tiene una pegatina o adorno que tapa la visión
  • Cuando se le ha añadido algún tipo de artilugio para engañar a los radares como, por ejemplo, cinta de embalar, aerosoles...